Fri­da

La Tercera - Más Deco - - Buscador - PINTEREST.COM/ AN­TO­NIA MO­RO @ANTONIAMOROW

Hoy ten­go un pro­fun­do or­gu­llo que no me per­mi­te es­cri­bir de otra co­sa; ven­go lle­gan­do de un ho­me­na­je que le hi­cie­ron a mi abue­la. En es­tric­to ri­gor fue un fu­ne­ral, pe­ro ella es­tu­vo du­ran­te 70 años de­di­ca­da por com­ple­to a la fi­lan­tro­pía, a re­cau­dar fon­dos, a fun­dar y apo­yar de­ce­nas de obras be­né­fi­cas, en vi­da re­ci­bió ho­no­res de las Na­cio­nes Uni­das y car­tas del pre­si­den­te Oba­ma, asis­tió a marchas co­mo la de Mar­tin Lut­her King y es­cu­chó de su pro­pia bo­ca de­cir “I ha­ve a dream”, lo que sin du­da mo­ti­vó aun más a una mu­jer que lle­va­ba años de­fen­dien­do los de­re­chos de los afro­ame­ri­ca­nos y de los que tie­nen me­nos voz. Me acuer­do de la cri­sis de la uva chi­le­na, mi abue­la des­de su ca­sa en Was­hing­ton D.C. hi­zo una co­mi­da con per­so­na­jes in­flu­yen­tes y les dio ju­go y pos­tre de uva chi­le­na para que de­ja­ran de te­mer y a sus even­tos más elegantes iba siem­pre en­jo­ya­da en la­pis­lá­zu­li para pro­mo­ver lo chi­leno. Sin im­por­tar cuál fue­ra la cau­sa, su com­pro­mi­so ja­más tu­vo lí­mi­te; no to­ma­ba un no por res­pues­ta, siem­pre con son­ri­sa, au­da­cia y una in­sis­ten­cia nun­ca vis­ta lo­gra­ba que em­pre­sa­rios die­ran ci­fras mag­ní­fi­cas para sus fun­da­cio­nes. El año pa­sa­do la acom­pa­ñé, en su si­lla de rue­das y sus no­ven­ta y nue­ve años, a su ru­ti­na de to­dos los miér­co­les por la no­che: dar­les co­mi­da en la igle­sia a más de 40 per­so­nas sin ho­gar, ges­tión que ella ha­bía or­ga­ni­za­do ha­cía ya más de diez años. Es­pe­ra­ba los miér­co­les im­pa­cien­te, pi­dién­do­le a la en­fer­me­ra que la pei­na­ra bo­ni­ta y le pu­sie­ra la­bial para ir a acom­pa­ñar­los a ce­nar a la igle­sia; to­dos la abra­za­ban y ella abra­za­ba y be­sa­ba de vuel­ta a ca­da uno lla­mán­do­lo por su nom­bre. Fri­da, mi abue­la, en to­do mo­men­to so­lo veía lu­ces de amor. Es­te fue el tex­to que pi­dió pu­sié­ra­mos para su des­pe­di­da. “Haz to­do el bien que pue­das, en to­das las for­mas que pue­das, en to­dos los lu­ga­res que pue­das, en to­dos los mo­men­tos que pue­das, a to­da la gen­te que pue­das, por el ma­yor tiem­po que pue­das”. Ella lo hi­zo du­ran­te cien años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.