A 80 KI­LÓ­ME­TROS

La Tercera - Más Deco - - Espacios -

de Pal­ma, en Ma­llor­ca, es­tá Ca­la Rat­ja­da, aso­mán­do­se al mar des­de el ex­tre­mo más le­van­tino de la is­la pa­ra ha­cer sen­tir el go­ce de vi­vir la pla­ya y los atar­de­ce­res del Me­di­te­rrá­neo a sus vi­si­tan­tes. Des­tino po­pu­lar, las vis­tas y atar­de­ce­res de es­ta ca­la lla­man ca­da ve­rano a cien­tos de tu­ris­tas, prin­ci­pal­men­te ale­ma­nes, que se de­jan se­du­cir por lo gra­to del am­bien­te, el cli­ma tem­pla­do y, sin du­da, por la ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca de la zo­na. “Por­que la fe­li­ci­dad se en­cuen­tra en las pe­que­ñas co­sas”, co­mo se anun­cia el Eu­fo­ria, “un nue­vo con­cep­to de ta­peo en Ma­llor­ca con vis­tas al mar”. Un que­so de ca­bra en al­men­dras a la miel, unos ca­la­ma­res a la plan­cha, unos ca­ma­ro­nes en bacon con alio­li, acom­pa­ña­dos de unas ‘ca­ñi­tas’ o unas ‘sum­mer san­grías’ de fru­tas, ca­va, fre­sa, mi­ran­do el mar con bue­na mú­si­ca de fon­do es la pro­pues­ta. ¿Se pue­de pe­dir al­go más en la vi­da? La cons­truc­ción don­de se le­van­ta hoy el Eu­fo­ria, con sus 680 m², ya era pre­via­men­te un res­tau­ran­te en sus ini­cios, pe­ro el ar­qui­tec­to Ra­món Es­te­ve lo re­mo­de­ló, trans­for­mán­do­lo en uno de di­se­ño, con me­jo­res pres­ta­cio­nes, crean­do un am­bien­te e iden­ti­dad pa­ra él. “Con el ob­je­ti­vo de ade­cuar la ima­gen y per­cep­ción del res­tau­ran­te a la van­guar­dia y sin per­der la esen­cia del lu­gar, se pro­pu­so un equi­li­brio en­tre no­ve­dad y tra­di­ción. El pro­yec­to con­sis­tió en la reha­bi­li­ta­ción y trans­for­ma­ción de un res­tau­ran­te de ta­pas pre­exis­ten­te con el fin de otor­gar­le iden­ti­dad y adap­tar­lo a su reali­dad ac­tual”, di­ce Es­te­ve. Se tra­ta­ba ori­gi­nal­men­te de dos es­pa­cios ad­ya­cen­tes, cons­truc­cio­nes tra­di­cio­na­les tí­pi­cas, con sus te­chos a dos aguas, cu­bier­tos de te­jas y ca­da uno con su pa­tio in­te­rior que, en el pro­yec­to de Es­te­ve, se trans­for­ma­ron pa­ra po­ten­ciar las vis­tas al mar y apro­ve­char me­jor los es­pa­cios. La ba­rra, por ejem­plo, se ex­tien­de a to­do lo lar­go pa­ra co­nec­tar los dis­tin­tos am­bien­tes y organizar el re­co­rri­do to­tal del lu­gar. Es­ta, jun­to a la te­rra­za pa­san a ser las zo­nas ca­lien­tes del res­tau­ran­te, don­de hay ma­yor flu­jo de per­so­nas si se las com­pa­ra, por ejem­plo, con los pa­tios o la plan­ta ba­ja. Ló­gi­co, se en­fren­tan ca­ra a ca­ra con el hip­no­ti­zan­te azul ín­di­go del ma­re nos­trum. “La fa­cha­da prin­ci­pal se trans­for­ma abrién­do­se al mar con gran­des pa­ños de vi­drio com­bi­na­dos con dos mar­que­si­nas de ma­de­ra que ta­mi­zan la luz diur­na y al­ber­gan la ilu­mi­na­ción del por­che”, des­cri­be el ar­qui­tec­to.

En Eu­fo­ria to­do es al­bo co­mo la cal que re­fres­ca de los po­ten­tes ra­yos del sol a los pue­bli­tos del Me­di­te­rrá­neo. La ma­de­ra blan­quea­da en pa­re­des, te­chos y en la ba­rra se vuel­ve li­via­na, su­til; los tos­cos blo­ques de pie­dra de los pa­tios, ás­pe­ros, re­cuer­dan la are­na de la pla­ya. Sus sue­los gris cla­ro y de­ta­lles tur­que­sa en la de­co­ra­ción re­mi­ten tam­bién al océano, por­que acá, co­mo di­cen los ar­qui­tec­tos, “lo que el mar arras­tra a la ori­lla, en la ori­lla se que­da”, dan­do a en­ten­der que en es­ta pro­pues­ta ese es el pun­to de par­ti­da, el mar, y de ahí la elec­ción de las ma­te­ria­li­da­des. “El ace­ro cor­ten, la ma­de­ra blan­quea­da, el vi­drio y el ra­tán son el re­sul­ta­do de la re­co­lec­ción de res­tos que nos po­dría­mos en­con­trar en la ori­lla de la pla­ya, re­in­ter­pre­ta­dos y trans­for­ma­dos en ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos”, co­mo los de­ta­lles del ace­ro en la ba­rra y te­rra­za. La de­co­ra­ción tam­bién ha­bla del mar. La pa­le­ta agua­ma­ri­na co­lo­rea, aquí y allá, lám­pa­ras, co­ji­nes, ma­ce­tas, de­ta­lles so­bre el fon­do blan­co en el que los ma­te­ria­les co­mo el ra­tán, la ma­de­ra o el vi­drio im­pri­men al lu­gar un ca­rác­ter dis­ten­di­do. Una re­in­ter­pre­ta­ción más con­tem­po­rá­nea de los tra­di­cio­na­les te­ji­dos de fi­bras ve­ge­ta­les ma­llor­qui­nos que tam­bién hi­zo el es­tu­dio de Ra­món Es­te­ve, a car­go del di­se­ño de mo­bi­lia­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.