CUAN­DO AL­GÚN

La Tercera - Más Deco - - Espacios -

tra­ba­ja­dor de Adi­das Group Chi­le lle­ga a sus ofi­ci­nas vis­tien­do mo­ca­si­nes o ta­cos tie­ne que aguan­tar una llu­via de bro­mas. Es­tá cla­ra­men­te es­ti­pu­la­do en sus con­tra­tos: la te­ni­da de­be in­cen­ti­var el de­por­te. Los co­la­bo­ra­do­res –que son 200 en las ofi­ci­nas cen­tra­les y al­re­de­dor de mil in­clu­yen­do las tien­das pro­pias– tie­nen per­fec­ta­men­te cla­ros los ni­ve­les de li­ber­tad con los que cuen­tan, así co­mo sa­ben que el fo­co de la ge­ren­cia es­tá pues­to en ellos, en un tra­to ama­ble ha­cia el ca­pi­tal que con­si­de­ran fun­da­men­tal, el hu­mano. Por eso sus opi­nio­nes fue­ron re­co­gi­das cuan­do se pen­só en có­mo se­rían las ofi­ci­nas que ocu­pan des­de ha­ce tres me­ses en el edi­fi­cio MGV (Vitacura). JLL –la em­pre­sa in­ter­na­cio­nal que ad­mi­nis­tra los con­tra­tos in­mo­bi­lia­rios de Adi­das Group en el mun­do– se en­car­gó de co­no­cer las ofi­ci­nas de ar­qui­tec­tu­ra que se ade­cua­ban me­jor a esas ne­ce­si­da­des. Así, cuan­do fue­ron es­co­gi­dos, OARQUITECTOS te­nían cla­ros los usos reales de sa­las de reunio­nes, que la gen­te que­ría trans­pa­ren­cia y lu­mi­no­si­dad, es­pa­cios co­mu­nes am­plios y, so­bre to­do, li­ber­tad pa­ra sa­lir y ha­cer de­por­te. La es­tra­te­gia que se­gui­rá Adi­das de aquí al año 2020 se ba­sa en tres pi­la­res fun­da­men­ta­les: Speed, Open Sour­ce y Key City. “To­do el di­se­ño de la ofi­ci­na te­nía que ali­near­se con esa es­tra­te­gia que ves pre­sen­te en las grá­fi­cas de los pa­si­llos”, cuen­ta Héc­tor Nú­ñez, fa­ci­li­ties and ser­vi­ce ma­na­ger, bá­si­ca­men­te líder del pro­yec­to. “Otra de las grá­fi­cas abun­dan­tes es la his­to­ria de Adi­das. La gen­te que lle­ga se im­preg­na y di­ce ‘wow, es­to par­tió con un hom­bre que em­pe­zó ha­cien­do bo­tas pa­ra el ejér­ci­to’. Tam­bién se des­ta­can hi­tos na­cio­na­les co­mo el Mun­dial del 62 o el oro olím­pi­co de Mas­sú y Gon­zá­lez. To­dos ves­ti­dos por Adi­das”. Adi­das Group –jun­to a Ree­bok, mar­ca que ad­qui­rió en 2006– ocu­pa la to­ta­li­dad de los pi­sos 2 y 3 del edi­fi­cio MGV, ade­más del 70% del -1. Re­co­rrien­do las ins­ta­la­cio­nes con el hom­bre que las desa­rro­lló, Pa­blo Re­don­do, so­cio di­rec­tor de OARQUITECTOS, nos en­con­tra­mos con mue­bles de di­se­ño y fa­bri­ca­ción es­pe­cia­les pa­ra es­te pro­yec­to, co­mo el que con­tie­ne la gran co­lec­ción de pe­lo­tas que ha he­cho Adi­das pa­ra mun­dia­les y cham­pions. El me­són de re­cep­ción de la ge­ren­cia, he­cho en Co­rian, ade­más de cum­plir con un fin es­té­ti­co, obe­de­ce a la ne­ce­si­dad de se­pa­rar am­bien­tes. To­dos los mue­bles de lí­nea, co­mo es­cri­to­rios ar­chi­va­do­res, son de Fer­nan­do Ma­yer. Pa­blo nos pi­de ob­ser­var que por el cie­lo, don­de to­das las ins­ta­la­cio­nes eléc­tri­cas es­tán ex­pues­tas, pa­san tres puen­tes me­tá­li­cos lle­van­do ca­bles. “Ne­ce­sa­ria­men­te son dos. No­so­tros agre­ga­mos la ter­ce­ra co­mo un gui­ño a las tres ra­yas de Adi­das”, di­ce. Ex­cep­to por la prin­ci­pal, con una lar­ga me­sa, ca­da una de las sa­las de reunio­nes es­tá cal­cu­la­da pa­ra una can­ti­dad de per­so­nas re­du­ci­da. “To­das tie­nen un te­ma re­la­cio­na­do a la mar­ca: Ori­gi­nals, Speed, Wo­men, Fút­bol. En to­das hay una pa­red pi­za­rrón, una gráfica dis­tin­ti­va y un di­se­ño de al­fom­bra di­fe­ren­te. Ade­más creamos sa­las ais­la­das acús­ti­ca­men­te y ca­bi­nas te­le­fó­ni­cas que cuen­tan con el mis­mo ma­te­rial ais­lan­te jun­to al vi­drio. En di­ver­sos pun­tos de la plan­ta hay es­pa­cios abier­tos pa­ra reunio­nes in­for­ma­les, con en­tra­das pa­ra que co­nec­ten sus compu­tado­res y dis­cu­tan con­te­ni­dos”, ex­pli­ca Pa­blo. Jun­to a los ven­ta­na­les, en va­rios pa­si­llos se ob­ser­van co­ji­nes pe­que­ños pa­ra sen­tar­se y dis­fru­tar de una fru­ta, atrac­ti­va­men­te dis­pues­tas. En otras par­tes más dis­cre­tas hay co­ji­nes enor­mes que in­vi­tan a re­cos­tar­se. Las ofi­ci­nas de Adi­das Group cuen­tan con to­dos los avan­ces en es­pa­cios con­tem­po­rá­neos de tra­ba­jo. Pe­ro ade­más, y es al­go en lo que re­pa­ran cons­tan­te­men­te las vi­si­tas ex­tran­je­ras, tie­nen una preocupación es­pe­cial por los de­ta­lles, co­mo una abs­trac­ción del ma­pa as­tral re­pre­sen­tan­do la cruz del sur so­bre la re­cep­ción prin­ci­pal o el ma­pa de San­tia­go en re­lie­ve de fon­do en el mis­mo es­pa­cio. “La lí­nea azul que recorre to­das las al­fom­bras tie­ne que ver con la no­ción de la ve­lo­ci­dad –el con­cep­to ‘speed’ in­clui­do en las es­tra­te­gias– que se per­ci­be en el es­pa­cio. Shaw, una em­pre­sa norteamericana, nos pro­ve­yó del ma­te­rial y no­so­tros hi­ci­mos es­tas com­bi­na­cio­nes que dan un es­pe­cie de mo­vi­mien­to”, fi­na­li­za Re­don­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.