“TRA­TAR A TO­DOS CON GE­NE­RO­SI­DAD AR­QUI­TEC­TÓ­NI­CA,

REDESCUBRIR MO­TI­VOS DE ES­PE­RAN­ZA E IN­CLU­SO DE OP­TI­MIS­MO, CON­CI­LIAR EL RIT­MO DE LA VI­DA CON­TEM­PO­RÁ­NEA CON LA NE­CE­SI­DAD DE RE­CUR­SOS: son te­mas real­men­te im­por­tan­tes”,

La Tercera - Más Deco - - Muestra - EN EL MAC PAR­QUE FO­RES­TAL HAS­TA EL 22 DE ENERO.

su obra, ade­más de su ex­cep­cio­nal ca­li­dad es­té­ti­ca, que aún me­re­cen nues­tra aten­ción. El pri­me­ro es el de­seo, cons­tan­te­men­te re­afir­ma­do por el ar­qui­tec­to, de tra­tar a to­do ser hu­mano, cual­quie­ra que sea su con­di­ción so­cial, con igual dig­ni­dad. Pa­ra Le Cor­bu­sier to­do el mun­do te­nía de­re­cho a vi­vir en una ar­qui­tec­tu­ra de al­ta ca­li­dad. Na­da es más re­ve­la­dor en ese as­pec­to que el cui­da­do con el que di­se­ñó el pa­be­llón del jar­di­ne­ro en la Vi­lla Sa­vo­ye. Por su­pues­to, era un pro­yec­to mu­cho más pe­que­ño que la vi­lla mis­ma, pe­ro tan­to la fa­mi­lia Sa­vo­ye, una di­nas­tía bur­gue­sa pre­emi­nen­te, y su do­mes­ti­ci­dad me­re­cían una gran ar­qui­tec­tu­ra a los ojos de Le Cor­bu­sier. Un se­gun­do as­pec­to es el op­ti­mis­mo que irra­dia su obra. Su ar­qui­tec­tu­ra, su ur­ba­nis­mo, pe­ro tam­bién sus es­cri­tos, pin­tu­ras y es­cul­tu­ras se co­lo­can ba­jo el am­pa­ro de una fir­me creen­cia en el hom­bre y la mu­jer, y lo que pue­den lo­grar. Por úl­ti­mo, pe­ro no me­nos im­por­tan­te, una re­la­ción con los fun­da­men­tos de la exis­ten­cia, con el tiem­po y la na­tu­ra­le­za pa­ra em­pe­zar. Le Cor­bu­sier es­ta­ba ob­se­sio­na­do tan­to por la ace­le­ra­ción pro­vo­ca­da por la mo­der­ni­dad, por el au­to­mó­vil en par­ti­cu­lar, co­mo por la ur­gen­cia de po­der de­di­car tiem­po pa­ra po­ner­se en con­tac­to di­rec­to con la na­tu­ra­le­za, pen­sar e in­clu­so me­di­tar. Tra­tar a to­dos con ge­ne­ro­si­dad ar­qui­tec­tó­ni­ca, redescubrir mo­ti­vos de es­pe­ran­za e in­clu­so de op­ti­mis­mo, con­ci­liar el rit­mo de la vi­da con­tem­po­rá­nea con la ne­ce­si­dad de re­cur­sos, son te­mas real­men­te im­por­tan­tes. La ac­tua­li­dad de Le Cor­bu­sier no es so­lo una cues­tión de in­te­rés his­tó­ri­co y de va­lor es­té­ti­co. No es­ta­mos reuni­dos pa­ra ce­le­brar un gran ar­qui­tec­to y ar­tis­ta del si­glo XX. Es­ta­mos aquí pa­ra re­afir­mar la im­por­tan­cia de un cier­to nú­me­ro de va­lo­res so­bre los que se fun­da­men­ta la ar­qui­tec­tu­ra.

LA CA­SA ERRÁ­ZU­RIZ, en Za­pa­llar (1929-30), di­se­ña­da pa­ra Ma­tías Errá­zu­riz Or­tú­zar, em­ba­ja­dor de Chi­le en Ar­gen­ti­na, fue otro de los pro­yec­tos que nun­ca se cons­tru­yó

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.