‘¿CUÁL

La Tercera - Más Deco - - Espacios - TECNOFASTHOME.CL SOLELABDISENO

es la en­tra­da prin­ci­pal?’, ‘¿por qué en­tras a tu ca­sa por la te­rra­za-quin­cho?’, ‘¿por qué tu la­va­de­ro es­tá en­tre la sa­li­ta y las pie­zas?’ son pre­gun­tas que So­le­dad Car­de­mil ha es­cu­cha­do de mu­chas per­so­nas que ha in­vi­ta­do a su ca­sa. Pe­ro le­jos la pre­gun­ta más fre­cuen­te es ‘¡¿cómo pue­des vi­vir to­do el año en una ca­sa de playa?!’. Pa­ra to­das la res­pues­ta de So­le­dad siem­pre es ‘¿por qué no?’. Ella di­ce que fue una lu­cha la que dio jun­to a su ma­ri­do, por dos o tres años, pa­ra lo­grar un pro­yec­to dis­tin­to, una ca­sa de arquitecto, mu­cho más so­fis­ti­ca­da, con do­bles al­tu­ras y dis­tin­tos pi­sos. Pe­ro el pre­su­pues­to nun­ca al­can­zó. Se es­ca­pó de las ma­nos. Así de sim­ple. “Tu­vi­mos que to­mar una de­ci­sión: o bus­cá­ba­mos una al­ter­na­ti­va o ven­día­mos el si­tio y re­mo­de­lá­ba­mos al­go en San­tia­go. En­ton­ces en­con­tra­mos es­ta ca­sa y di­ji­mos (qui­zá por pri­mer vez) ‘¿por qué no?’”, re­cuer­da. Cuan­do So­le­dad ha­bla de es­ta ca­sa se re­fie­re a uno de los pro­yec­tos mo­du­la­res de Tec­no­fast (no con­fun­dir con pre­fa­bri­ca­do), que, aun­que es­tá com­ple­ta y ab­so­lu­ta­men­te in­dus­tria­li­za­do, tam­bién lle­va la fir­ma de un arquitecto, Fe­li­pe As­sa­di. “Sa­bía­mos que es­tá ul­tra­pen­sa­da co­mo de ve­ra­neo, pe­ro nos gus­ta­ba la idea de ha­bi­tar así to­do el año. ¿Cuál es la di­fe­ren­cia con una ca­sa tra­di­cio­nal? Bueno, en el in­cons­cien­te co­lec­ti­vo es­tá la idea de que la ca­sa de ve­ra­neo es re­la­ja­da, más sim­ple. La del res­to de año tie­ne que ser más es­truc­tu­ra­da y for­mal. No­so­tros no so­mos esa fa­mi­lia”, di­ce So­le­dad. Con es­ta so­lu­ción las lu­cas al­can­za­ron per­fec­ta­men­te. Co­men­za­ron a ju­gar con los mó­du­los y en so­lo tres me­ses la ca­sa es­ta­ba cons­trui­da. “Des­pués de ocho me­ses vi­vien­do en ella he­mos com­pro­ba­do mu­chos be­ne­fi­cios, co­mo lo agra­da­ble­men­te tér­mi­ca que es, tan­to con frío co­mo con ca­lor; lo im­pre­sio­nan­te­men­te ama­ble que es de vi­vir y cómo los es­pa­cios ar­man tus di­ná­mi­cas: vi­vi­mos tan pla­ye­ros que no es ra­ro que un mar­tes cual­quie­ra nos den ga­nas de ha­cer un asa­do. Co­me­mos co­mo si es­tu­vié­ra­mos de va­ca­cio­nes, aun­que nos acos­ta­mos tem­prano y ha­ce­mos vida nor­mal”. Es­ta fa­mi­lia re­qui­rió más mó­du­los de los que con­tem­pla­ba el pro­duc­to en su con­cep­ción; op­tó por ha­cer una sa­li­ta en obra con los mis­mos cons­truc­to­res y agre­gó un la­va­de­ro, al­go que no es tan ne­ce­sa­rio en las ca­sas de playa pe­ro sí en la vida co­ti­dia­na, es­pe­cial­men­te con dos ni­ños. “Creo que apren­die­ron a ser más fle­xi­bles con no­so­tros. Sin ha­cer cam­bios es­truc­tu­ra­les nos ayu­da­ron a te­ner la ca­sa que que­ría­mos”, opi­na So­le­dad. Tec­no­fast en­tre­ga sus pro­yec­tos con o sin mue­bles. En es­te ca­so no fue­ron ne­ce­sa­rios por­que la due­ña de ca­sa, di­se­ña­do­ra es­pe­cia­li­za­da en mobiliario, los desa­rro­lló to­dos.

En el co­mien­zo, co­mo cual­quier pro­duc­to nue­vo, el pro­yec­to de la ca­sa mo­du­lar As­sa­di era bas­tan­te rí­gi­do. Los clien­tes es­ta­ban su­je­tos a una cier­ta can­ti­dad de mó­du­los, que se iban agru­pan­do has­ta for­mar una ar­qui­tec­tu­ra. “Pe­ro eso fue el prin­ci­pio. Hoy la ar­qui­tec­tu­ra de la ca­sa mo­du­lar Tec­no­fast prác­ti­ca­men­te no tie­ne lí­mi­tes: se han mon­ta­do con dis­tin­tas va­rian­tes, en dis­tin­tos em­pla­za­mien­tos, con uno y dos ni­ve­les, en te­rre­nos bas­tan­te inac­ce­si­bles tam­bién. Y siem­pre ha fun­cio­na­do muy bien”, di­ce Re­né Ro­mán, quien tra­ba­ja en desa­rro­llo y pos­ven­ta pa­ra la mar­ca y es­tu­vo in­vo­lu­cra­do en el pro­ce­so de es­ta ca­sa. Es­ta con­sis­te bá­si­ca­men­te en un cha­sis de ace­ro que no tie­ne nin­gu­na si­mi­li­tud con un con­te­ne­dor ma­rí­ti­mo. Es más bien co­mo una jau­la que pos­te­rior­men­te es re­ves­ti­da por to­das sus ca­ras con ma­te­ria­les que, en tér­mi­nos de ais­la­ción, cum­plen en to­dos los cli­mas del país. “Usa­mos es­te mis­mo cha­sis pa­ra dis­tin­tas áreas, co­mo dor­mi­to­rios, ba­ños, co­me­dor. Sue­len agru­par­se en al­re­de­dor de nue­ve mó­du­los, con­fi­gu­ran­do la ar­qui­tec­tu­ra que te dé la ga­na. No­so­tros lle­ga­mos has­ta los dos pi­sos y he­mos he­cho ca­sas de has­ta 430 m²”. ¿Es­tá vol­vién­do­se co­mún que la gen­te op­te por es­ta op­ción pa­ra vi­vir co­ti­dia­na­men­te? La ma­yo­ría de los clien­tes si­gue bus­can­do una se­gun­da o ter­ce­ra vi­vien­da, pe­ro sí au­men­ta la gen­te que quie­re vi­vir de­fi­ni­ti­va­men­te en es­ta ca­sa. Es una al­ter­na­ti­va con­fia­ble por­que se tra­ta de mó­du­los ter­mi­na­dos. Pre­fa­bri­ca­do sig­ni­fi­ca pa­ne­les sobre un ca­mión que des­pués se en­sam­blan en el te­rreno. Nues­tros clien­tes fi­nal­men­te com­pran tiem­po y se aho­rran do­lo­res de ca­be­za. Es­tos mó­du­los sa­len ter­mi­na­dos en 95% des­de la fá­bri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.