A PE­SAR

La Tercera - Más Deco - - Editorial -

de que es­ta­mos co­men­zan­do enero, el am­bien­te de va­ca­cio­nes ya es­tá en el ai­re; mu­chos sa­lie­ron y otros es­tán ter­mi­nan­do de afi­nar los de­ta­lles de la pró­xi­ma es­ca­pa­da. Por otro la­do, San­tia­go va de a po­co va­cián­do­se, pre­pa­rán­do­se pa­ra los que yo con­si­de­ro me­jo­res me­ses en la ca­pi­tal, po­ca gen­te, cli­ma per­fec­to y un mon­tón de co­sas por ha­cer y co­no­cer. Pri­me­ra pa­ra­da, la ya inau­gu­ra­da Bie­nal de Di­se­ño, que es­tá ocu­rrien­do aho­ra en el Cen­tro Cul­tu­ral Es­ta­ción Ma­po­cho. Or­ga­ni­za­da en con­jun­to por la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca y la Uni­ver­si­dad del Desa­rro­llo, reúne lo he­cho por la academia y la in­dus­tria en los úl­ti­mos años; ci­clos de char­las, ac­ti­vi­da­des y la mues­tra son ra­zo­nes más que su­fi­cien­tes pa­ra dar­se una vuel­ta por la Es­ta­ción. La in­for­ma­ción com­ple­ta la pue­den en­con­trar en bie­nal­de­di­seno.cl, por­que el buen o mal di­se­ño nos im­pac­ta de ma­ne­ra di­rec­ta en nues­tras vi­das y por lo mis­mo hay que sa­ber re­co­no­cer­lo. Con­ti­nuar por San­tia­go a Mil; ya lle­va va­rios días de desa­rro­llo, pe­ro que­da mu­cho por ver, la car­te­le­ra que se ar­ma año a año siem­pre sor­pren­de. Te­ner en Chi­le una pro­gra­ma­ción de pri­mer ni­vel es al­go que hay que apro­ve­char, lo bueno: lo va­ria­do y am­plio de la ofer­ta; lo ma­lo: lo mu­cho que uno quie­re ver y el po­co tiem­po que hay pa­ra ha­cer­lo, así que agen­da en mano en­tren a fun­da­cion­tea­troa­mil.cl y eli­jan la ma­yor can­ti­dad de obras po­si­bles, por­que mu­chas de ellas nun­ca vol­ve­rán a mos­trar­se en Chi­le. Si­guien­te panorama, sa­lir fue­ra de San­tia­go; ele­gi­mos Val­pa­raí­so, nues­tro que­ri­do puer­to, ale­gre, bohe­mio, lleno de re­co­ve­cos y lu­ga­res se­cre­tos y que si­gue pa­sán­do­lo mal, por eso mis­mo ir es apo­yar la in­dus­tria lo­cal, es ayu­dar a que se pon­ga de pie más rá­pi­do. Siem­pre hay lu­ga­res nue­vos por des­cu­brir y otros a los cua­les hay que vol­ver. Pa­ra ce­rrar les mos­tra­mos dos ca­sas en el va­lle de Ca­sa­blan­ca, los dos ex­tre­mos de lo que uno po­dría con­ce­bir co­mo ca­sa de ve­rano: la pri­me­ra, ín­ti­ma, he­cha a la me­di­da de los due­ños y pa­ra ser dis­fru­ta­da en fa­mi­lia; la se­gun­da, am­plia, abier­ta y ge­ne­ro­sa, pa­ra re­ci­bir a mu­cha gen­te y con vi­ñas co­mo te­lón de fon­do.

Os­val­do Lu­co Di­rec­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.