CHI­LE

La Tercera - Más Deco - - Editorial -

es­tá su­frien­do el in­cen­dio más gran­de de su his­to­ria, o uno de los más gran­des (no nos ol­vi­de­mos de los mu­chos años que ar­dió la Pa­ta­go­nia sin con­trol, in­cen­dios in­ten­cio­na­les pa­ra crear tie­rras ‘cul­ti­va­bles’). In­de­pen­dien­te de si las ac­cio­nes que hoy se es­tán to­man­do han si­do rá­pi­das o efi­ca­ces, con­si­de­ro que hay que mi­rar un po­co más atrás y en­ten­der có­mo se lle­gó a es­to. Bus­can­do in­for­ma­ción so­bre es­te te­ma, una ami­ga me en­vió la pá­gi­na que Wikipedia tie­ne so­bre la Co­naf, don­de hay una bre­ve his­to­ria de la si­tua­ción agrí­co­la en Chi­le y có­mo ya en el s. XIX se es­ta­ban le­van­tan­do vo­ces so­bre la so­bre­ex­plo­ta­ción de re­cur­sos na­tu­ra­les en pos del de­sa­rro­llo, ci­to: “En 1870 Ben­ja­mín Vi­cu­ña Mac­ken­na ase­gu­ra­ba que «se es­tá in­cen­dian­do a Chi­le en nom­bre de la agri­cul­tu­ra. Se es­tá de­cre­tan­do el de­sier­to en el sur a nom­bre del tri­go, así co­mo en el nor­te se con­su­mió y de­cre­tó a nom­bre del co­bre»”. Mien­tras que en 1872 Ra­fael La­rraín Mo­xó, miem­bro de la So­cie­dad Na­cio­nal de Agri­cul­tu­ra, aler­ta­ba de la so­bre­ex­plo­ta­ción de la ma­sa fo­res­tal por par­te de la mi­ne­ría y de hor­nos de fun­di­ción aso­cia­dos a ella. La­rraín ase­gu­ra­ba que a raíz de ese uso no que­da­ban «más que res­tos es­ca­sos de aquel te­so­ro in­men­so» que al­gu­na vez fue­ron los bos­ques en­tre los ríos Mai­po y Co­pia­pó”. Tu­ve que mi­rar en el ma­pa pa­ra com­pro­bar que no hu­bie­ra un río Co­pia­pó más al sur, por­que la ci­ta di­ce ¡bos­ques! Y así co­mo en el si­glo XIX na­da re­le­van­te se hi­zo pa­ra pa­rar ese mal en­ten­di­do de­sa­rro­llo, hoy el pa­no­ra­ma no es muy dis­tin­to. Lle­va­mos ca­si dos­cien­tos años abu­san­do de la na­tu­ra­le­za y ya es tiem­po de cam­biar, por­que el men­sa­je de que ya no re­sis­te más es cla­ro y fuer­te. El cam­bio cli­má­ti­co lle­gó ha­ce ra­to. Te­ner el ve­rano más ca­lien­te de la his­to­ria no es un anéc­do­ta y re­ver­tir­lo to­ma­rá ge­ne­ra­cio­nes, si es que a al­guien real­men­te le in­tere­sa. Es­pe­ro que el re­vue­lo que se ha ge­ne­ra­do y la co­ne­xión con la si­tua­ción de ca­tás­tro­fe que vi­ve el país no sean en vano, pa­ra que naz­can po­lí­ti­cas se­rias de con­ser­va­ción y re­cu­pe­ra­ción de nues­tro pa­tri­mo­nio na­tu­ral.

Os­val­do Lu­co Di­rec­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.