TRAS

La Tercera - Más Deco - - Espacios - CA­RRE­TE­RA F-30, EL RUNGUE. CA­RRE­TE­RA F-30, LA IS­LA, CON­CÓN. GMAIL.COM

ha­ber vi­vi­do 26 años en Ve­ne­zue­la jun­to al buen ron y las lin­das mu­je­res, Gui­ller­mo Le Ma­re de­ci­dió vol­ver a Chi­le en 1994. Al lle­gar no sa­bía mu­cho qué ha­cer de sus días has­ta que un ami­go lo in­vi­tó a un ta­ller de ma­de­ra en Ce­rro Na­via. “Lle­gué y me enamo­ré de la ma­de­ra gra­cias a los vie­jos in­creí­bles que lo im­par­tían. Se me creó el gus­to por es­te ma­te­rial no­ble”. Jus­to en ese mo­men­to un ami­go te­nía una tien­da en La Dehe­sa, fren­te al Mam­pa­to. “Era co­mo una car­pa ára­be y me en­can­tó. Me la arren­dó y ahí em­pe­cé a ven­der mue­bles por­que apa­re­ció un maes­tro que tra­ba­ja­ba con ma­de­ra rús­ti­ca”, cuen­ta el ‘Oso’. Él veía que en Chi­le to­do era ele­gan­te, de es­ti­los eu­ro­peos y ahí de­ci­dió em­pe­zar a tra­ba­jar con una mano dis­tin­ta. Le fue in­creí­ble al po­co an­dar: “To­do el mun­do me iba a bus­car y me lle­va­ba a sus ca­sas. Ellos me con­vir­tie­ron en mue­blis­ta y de­co­ra­dor”, cuen­ta. Así lle­gó a ar­mar el co­ra­zón del res­tau­ran­te Ti­ra­mi­sú, que lue­go se fue ex­pan­dien­do con el tra­ba­jo de otros di­se­ña­do­res. Vi­vía en la Co­mu­ni­dad Eco­ló­gi­ca de Pe­ña­lo­lén has­ta que un día de­ci­dió cam­biar el rum­bo y par­tir a Con­cón, don­de se ins­ta­ló ini­cial­men­te en un pues­to de san­día y me­lo­nes a ven­der sus mue­bles. “Ahí for­mé mi pri­me­ra tien­da, siem­pre tra­ba­jan­do con los mis­mos mue­blis­tas. Yo di­se­ño y ellos me ayu­dan”, cuen­ta. Su ca­sa la le­van­tó a pul­so, con per­so­nas del sec­tor y con ma­te­rial re­ci­cla­do. Nin­gún ele­men­to nue­vo, to­do re­uti­li­za­do, ahí ra­di­ca su fi­lo­so­fía. “Yo no com­pro ma­de­ra sino que me vie­nen a de­jar la que van a vo­tar cuan­do de­mue­len, lo que no sir­ve me lo dan a mí”, ex­pli­ca. Ya son 15 años vi­vien­do en es­ta ca­sa de 125 m² don­de ca­da de­ta­lle no de­ja de sor­pren­der. “A ve­ces pa­sa un ti­po por la ca­lle di­cien­do que tie­ne un bo­te pa­ra ven­der por po­ca pla­ta y yo se lo com­pro. Ten­go un don que tie­ne que ver con te­ner el gus­to de­fi­ni­do, no ad­qui­ri­do o que lo vi en una re­vis­ta y lo ten­go que co­piar. Ten­go mi es­ti­lo y cons­tru­yo así”, di­ce el ‘Oso’. Hoy su ta­len­to lo tie­ne a car­go de va­rios pro­yec­tos tan­to en el li­to­ral co­mo en el res­to del país. “Es­toy ha­cien­do una ca­sa en Pun­ta Pi­te de la que me es­toy en­car­gan­do de la par­te rús­ti­ca de los es­pa­cios, ar­mán­do­los con dur­mien­tes y pe­da­zos vie­jos de ma­de­ra”, con­clu­ye Gui­ller­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.