SU AMOR

La Tercera - Más Deco - - Espacios - @CONNIEACHURRA

por la co­ci­na sa­lu­da­ble tu­vo ori­gen tras te­ner, en su juventud, tras­tor­nos ali­men­ta­rios. Una bu­li­mia se­ve­ra la lle­vó a con­cen­trar­se en su ali­men­ta­ción. “Una vez que na­cie­ron mis hi­jas sen­tí que te­nía que ha­cer un cam­bio pro­fun­do y real por­que no iba a nin­gu­na par­te. Así me em­pe­cé a con­ten­tar y ha­cer­me ami­ga con co­sas que siem­pre ha­bía sa­ca­do de mi vi­da, co­mo la pal­ta. Me pu­se a se­guir a blo­gue­ras es­pa­ño­las y ar­gen­ti­nas que tra­ba­ja­ban con la co­ci­na cons­cien­te. Ahí hi­ce un cam­bio drás­ti­co. En­con­tré que era tan fá­cil hacerlo y em­pe­cé a com­par­tir re­ce­tas por las re­des so­cia­les”, di­ce. Se ali­men­ta de lo que co­se­cha en su jar­dín, co­mo hier­bas y to­ma­tes, se abas­te­ce en la fe­ria Emi­lia Té­llez, otras co­sas las en­cuen­tra en el Jum­bo, o en pe­que­ños al­ma­ce­nes y tos­ta­du­rías, y com­par­te amis­to­sa­men­te un es­ti­lo de vi­da que la tie­ne fe­liz con sus alum­nos y se­gui­do­res de las re­des so­cia­les. “Me de­di­co a la co­ci­na sa­lu­da­ble por­que yo co­mo así. Tie­ne que ver con sa­car los re­fi­na­dos y co­mer de bue­na ca­li­dad, par­tien­do des­de ce­ro y no con co­sas pre­fa­bri­ca­das, ins­tan­tá­neas o con­ge­la­das. Co­mer sano es ca­da vez más fá­cil”, afir­ma. Pa­ra tras­pa­sar lo que sa­be pla­ni­fi­ca ta­lle­res pa­ra 12 per­so­nas, men­sua­les, que se lle­nan a la ho­ra de ha­ber­los pu­bli­ca­do. “Ha­ce­mos 9 re­ce­tas, co­ci­na­mos to­do, nos co­me­mos to­do y lo que que­da se lo lle­van”, cuen­ta. Ade­más Con­nie sube una re­ce­ta dia­ria en su ins­ta­gram @connieachurra. “Es co­ci­na que pue­de ha­cer cual­quier per­so­na con co­sas que tie­nes ha­bi­tual­men­te en la ca­sa, y doy opciones sin glu­ten, sin lác­teos y ve­ga­nos”, ex­pli­ca. “Es­ta ge­ne­ra­ción gi­gan­tes­ca de ni­ños alér­gi­cos a to­do es un lla­ma­do de aten­ción de que no po­de­mos se­guir ali­men­tán­do­nos así de mal. Es una sin­cro­nía del uni­ver­so. El azú­car es un ve­neno real”, su­ma. Quie­nes to­man sus ta­lle­res son mujeres, ma­más y per­so­nas que han ido to­man­do con­cien­cia ya sea por­que sus hi­jos sa­lie­ron in­to­le­ran­tes a la lac­to­sa o al glu­ten, o tam­bién por ten­den­cia. “Por qué la ali­men­ta­ción tu­ya y de tu fa­mi­lia de­bie­ra ser al­go que no sig­ni­fi­ca­ra nin­gún es­fuer­zo, si fi­nal­men­te uno ha­ce es­fuer­zo pa­ra mi­llo­nes de otras co­sas; por qué no in­ver­tir en ali­men­tar­nos bien. Es un ges­to de amor ha­cia el otro y ha­cia uno. Si se gas­ta­ra el tiem­po que se gas­ta en Fa­ce­book en ali­men­tar­se bien de­jas he­cha co­mi­da pa­ra la se­ma­na en­te­ra”, con­clu­ye Con­nie.

SIEN­TO QUE AHO­RA POR FIN SE ES­TÁ EM­PE­ZAN­DO A EN­TEN­DER DES­DE UN PUN­TO DE VIS­TA MÁS AM­PLIO. Co­mer sano es ir a la fe­ria y te­ner ga­nas de ha­cer el cam­bio”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.