CU­RIO­SA­MEN­TE,

La Tercera - Más Deco - - Editorial -

al mo­men­to de ar­mar la ca­sa mu­cha gen­te op­ta por lo stan­dard, lo es­ta­ble­ci­do, te­ner un co­me­dor pa­ra seis u ocho personas por­que es la nor­ma, la pau­ta que mar­ca una cam­pa­ña de mar­ke­ting con fa­mi­lias de pos­tal, aun­que en la ca­sa sean so­lo una o dos personas y con suer­te pre­pa­ren ca­fé. Lo mis­mo al mo­men­to de de­co­rar... “es que los co­lo­res os­cu­ros achi­can los es­pa­cios” o “qué ra­ro no te­ner cua­dros en los mu­ros”. Las reglas no de­be­rían exis­tir por­que ca­da ha­bi­tan­te es al­guien con his­to­rias, gus­tos y pre­fe­ren­cias úni­cos, y si me gus­ta que los es­pa­cios se vean aco­ge­do­res y aco­ta­dos, ¿por qué no lo pue­do pin­tar os­cu­ro? Lo mis­mo con la ilu­mi­na­ción y esa ob­se­sión por so­bre­alum­brar con lám­pa­ras ha­ló­ge­nas que de­jan cie­go a cual­quie­ra... “es que no veo...”. ¿Es ne­ce­sa­rio ver tan­to? ¿Que­re­mos ver has­ta el úl­ti­mo de­ta­lle de un lu­gar don­de se­gu­ra­men­te ha­brá des­or­den y co­sas mal pues­tas? ¿No es más agra­da­ble y qui­zás ro­mán­ti­co in­si­nuar for­mas y de­jar un por­cen­ta­je a la ima­gi­na­ción? Co­mo un cua­dro clá­si­co que in­si­núa un cuer­po, pe­ro no lo mues­tra de ma­ne­ra ob­via y cru­da. Lo an­te­rior tie­ne mu­cho que ver tam­bién con la efi­cien­cia al mo­men­to de apro­ve­char los es­pa­cios de la ca­sa. Vien­do el do­cu­men­tal “The mi­ni­ma­lists”, uno de los en­tre­vis­ta­dos ha­bla de un es­tu­dio he­cho con sen­so­res tér­mi­cos so­bre la ocu­pa­ción en ca­sas (los sen­so­res gra­fi­can dón­de real­men­te es­tá la gen­te); gran par­te del tiem­po se usan es­pa­cios aco­ta­dos de la ca­sa co­mo co­ci­na y dor­mi­to­rios, el res­to so­lo en con­ta­das oca­sio­nes, o nun­ca, co­mo es el ca­so de los co­me­do­res for­ma­les en ca­sas que tie­nen ade­más un co­me­dor de dia­rio. Pien­sen en las UF que es­tán pa­gan­do por me­tros que no ne­ce­si­tan o que po­drían des­ti­nar a una ne­ce­si­dad más ur­gen­te. Hi­ci­mos un ejer­ci­cio en mu­ros en es­ta edi­ción, qué po­ner que no fue­ra un cua­dro; al prin­ci­pio es­tá­ba­mos un po­co atrapados, pe­ro cuan­do cam­bia­mos el ‘de­be’ por el ‘quie­ro’ las ideas flu­ye­ron y que­da­mos más que con­ten­tos, pe­ro son eso: ideas, su­ge­ren­cias, pro­pues­tas, en nin­gún ca­so al­go que de­ba ser re­pli­ca­do a la pa­ta de la le­tra. Dis­fru­ten el re­sul­ta­do, pe­ro tam­bién el via­je, eso es lo más en­tre­te­ni­do. Os­val­do Lu­co Di­rec­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.