CO­MO

La Tercera - Más Deco - - Espacios - BLUECITY.NL

un atrac­ti­vo mo­de­lo de ne­go­cios na­ció, a prin­ci­pios del año pa­sa­do, Blue City den­tro de un an­ti­guo par­que acuá­ti­co lla­ma­do Tro­pi­ca­na. Hoy ba­jo su ale­ro y fo­men­tan­do la eco­no­mía cir­cu­lar, el es­pa­cio aco­ge a ca­si 50 ofi­ci­nas, pri­va­das y fle­xi­bles. ¿A que nos re­fe­ri­mos con es­to? Lleno de di­ver­sio­nes, co­mo si fue­ra un par­que de en­tre­ten­cio­nes, se pen­só es­te es­pa­cio pa­ra fo­men­tar la eco­no­mía de ma­ne­ra cir­cu­lar, don­de no exis­te el des­per­di­cio. Blue City se plan­tea co­mo un cal­do de cul­ti­vo pa­ra las em­pre­sas in­no­va­do­ras que ade­más de es­tar com­pro­me­ti­das con la sos­te­ni­bi­li­dad, hacen con­fluir sus flu­jos de re­si­duos en­tre sí. En nues­tra so­cie­dad se pro­du­ce, se con­su­me y se desechan re­si­duos den­tro de un sis­te­ma in­sos­te­ni­ble. Pa­ra vi­vir jun­tos de una ma­ne­ra agra­da­ble hay que bus­car otras so­lu­cio­nes. Cuan­do se ha­bla de una nue­va eco­no­mía cir­cu­lar se pien­sa en un mo­de­lo don­de no exis­ten re­si­duos. “Tra­ba­ja­mos con los ma­te­ria­les a la mano y nos ba­sa­mos en la coope­ra­ción en lu­gar de com­pe­ten­cia. Es­ta idea ha­ce que los em­pre­sa­rios tra­ba­jen en coope­ra­ción, com­ple­men­tán­do­se en­tre sí pa­ra crear una gran red que pue­da ser­vir de ejem­plo pa­ra el res­to de la ciu­dad, el país y el mun­do”, ex­pli­can sus crea­do­res. Den­tro de 12.000 me­tros cua­dra­dos se plan­tea cons­truir un mun­do don­de no exis­te el con­cep­to de re­si­duo. Blue City se lla­ma así por­que se ba­sa, en gran me­di­da, en los prin­ci­pios de la ‘eco­no­mía azul’, ins­pi­ra­da en la na­tu­ra­le­za. En la na­tu­ra­le­za no hay re­si­duos, en ella hay una re­la­ción sim­bió­ti­ca. “La sa­li­da de uno del sis­te­ma es la en­tra­da pa­ra otro. To­do tie­ne el mis­mo objetivo: in­no­var con­ti­nua­men­te, crear pues­tos de tra­ba­jo, re­du­cir los re­si­duos a tra­vés del ‘re­si­duo’, que pue­de ser vis­to co­mo un re­cur­so y la cons­truc­ción de ca­pi­tal so­cial, sin ago­tar el me­dioam­bien­te”, ex­pli­can co­mo prin­ci­pio del mo­de­lo. Es­ta es real­men­te la nue­va eco­no­mía: con­ver­tir el re­si­duo en re­cur­so, en ma­te­ria pri­ma. Den­tro de Blue City ya se pue­den ver ejem­plos de es­te círcu­lo vir­tuo­so. Solo co­mo ejem­plo, es­tá lo que ocu­rre con el ca­fé mo­li­do del Aloha Bar-Res­tau­ran­te, que es usa­do co­mo hum­mus pa­ra el hon­go os­tra de la mar­ca Rot­ter. El CO₂ li­be­ra­do por el hon­go es uti­li­za­do por Spi­reaux en la pro­duc­ción de es­pi­ru­li­na. El mi­ce­lio del hon­go se uti­li­za pa­ra desa­rro­llar ma­te­ria­les de em­ba­la­je en el City Lab y los hon­gos azu­les son, por su­pues­to, par­te del me­nú de Aloha. Con to­dos es­tos idea­les y po­si­bi­li­da­des Blue City ofre­ce la ubi­ca­ción per­fec­ta y el am­bien­te ideal pa­ra los em­pre­sa­rios que desean con­tri­buir a un mun­do me­jor, más sos­te­ni­ble, pa­ra al­can­zar un círcu­lo per­fec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.