LA ÚL­TI­MA

La Tercera - Más Deco - - Espacios - MARIAPOMPON.JUMPSELLER.COM

llu­via de­jó po­zas en el jar­dín. Na­die pen­só en eso ni en lo tra­vie­sa que es Ju­lia cuando le pu­sie­ron za­pa­tos de cha­rol ro­sa­do con pom­po­nes cru­dos es­ta ma­ña­na. Aho­ra que se ríe sal­tan­do en la po­za es de­ma­sia­do tar­de. Pe­ro no es gra­ve, por­que si hay al­go que nun­ca va a fal­tar­le es ro­pa lin­da o ga­nas de po­nér­se­la, a pe­sar de que tie­ne so­lo un año y cua­tro me­ses. La ma­má de Ju­lia es due­ña –en sociedad con Ma­ría Luisa Or­tú­zar– de una mar­ca de ro­pa in­fan­til que se lla­ma Ma­ría Pom­pón. “Nues­tro con­cep­to es ni­ños ves­ti­dos de ni­ños, pe­ro siem­pre con de­ta­lles es­pe­cia­les. Nos gus­ta mu­cho el es­ti­lo es­pa­ñol, pe­ro lo adap­ta­mos a la on­da chi­le­na. Sa­be­mos que na­die va a an­dar con la ni­ñi­ta con cal­ce­ti­nes y short. Te­ne­mos ro­pa des­de los 0 me­ses has­ta los 8 años y he­mos te­ni­do muy bue­na re­cep­ción. Creo que era al­go que fal­ta­ba. Nos he­mos preo­cu­pa­do de to­dos los de­ta­lles. In­ver­ti­mos mu­cho en mar­ca, mar­ke­ting, pac­ka­ging. Nos he­mos da­do el tra­ba­jo de ha­cer un buen pro­duc­to”, ex­pli­ca Li­li Cos­me­lli, ma­má de Ju­lia, so­cia de Ma­ría Pom­pón y due­ña de es­ta ca­sa. Por fue­ra la ca­sa se ve tal co­mo cuando la en­con­tra­ron, ha­ce más de dos años. Por den­tro su­frió una trans­for­ma­ción que la con­vir­tió en dos ca­sas pa­rea­das; una ha­bi­ta­da por la fa­mi­lia que es­tán for­man­do Li­li y su ma­ri­do; la otra por su cu­ña­do, quien fue el ar­qui­tec­to que hi­zo po­si­ble to­da la in­ter­ven­ción. “Ve­nía­mos lle­gan­do de vi­vir afue­ra. Que­ría­mos ins­ta­lar­nos pe­ro to­do era ca­rí­si­mo. Mi sue­gro en­con­tró es­ta al­ter­na­ti­va que nos pa­re­ció bas­tan­te bue­na. Mi cu­ña­do en­tró, mi­ró, ga­ra­ba­teó un plano y di­jo ‘se pue­de, per­fec­to’. Él con­tra­tó a los cons­truc­to­res y re­sul­ta­ron dos ca­sas dis­tin­tas ar­qui­tec­tó­ni­ca­men­te pe­ro con la mis­ma can­ti­dad y ca­li­dad de es­pa­cios”. An­tes de que Ju­lia lle­ga­ra al mun­do, Li­li y su ma­ri­do no tu­vie­ron pro­ble­ma en acep­tar la par­te de la ca­sa que te­nía la pis­ci­na. Lue­go la ta­pa­ron pa­ra evi­tar que tu­vie­ra al­gún ac­ci­den­te. Des­de el prin­ci­pio te­nían cla­ro que que­rían es­pa­cios in­te­gra­dos pa­ra que la di­ná­mi­ca fa­mi­liar fue­ra re­la­ja­da, y aho­ra que ella an­da re­vo­lo­tean­do por to­dos la­dos se ale­gran de esas de­ci­sio­nes, por­que no im­por­ta qué es­té ha­cien­do, Li­li nun­ca la pier­de de vis­ta. “Es una ca­sa he­cha pa­ra no­so­tros. En­tras y a la de­re­cha tie­nes los dor­mi­to­rios y los ba­ños; a la

y la in­te­gra­ción de to­dos los es­pa­cios co­mu­nes per­mi­ten a Li­li nun­ca per­der de vis­ta a su pri­me­ra hi­ja. Es­pe­ra te­ner cua­tro ni­ños en es­ta mis­ma ca­sa. iz­quier­da, to­da el área co­mún, y en el se­gun­do pi­so una sa­li­ta. Ten­go 10 her­ma­nos y 25 so­bri­nos. Mi ma­ri­do an­da en bi­ci­cle­ta con un gru­po de ami­gos y ca­da sá­ba­do ter­mi­nan acá. Mi ca­sa es el cen­tro de reunión de to­do el mun­do. No ten­go na­da que se pue­da que­brar y las fun­das del so­fá se me­ten a la la­va­do­ra y sa­len igua­les. Me gus­ta que sea una ca­sa pa­ra dis­fru­tar sin preo­cu­pa­cio­nes y que es­té siem­pre lle­na de ni­ños”, di­ce Li­li. Ella tie­ne pi­ca­das pa­ra to­do, pe­ro al mo­men­to de ha­cer su co­ci­na no qui­so co­rrer ries­gos y bus­có la ayu­da de pro­fe­sio­na­les: “Cuando tie­nes una co­ci­na abierta has­ta el sa­le­ro es de­co­ra­ción. Tra­té de ha­cer to­do lo más neu­tro po­si­ble y re­cu­rrí a D Pro­ject (dpro­ject.cl), ellas son un es­tu­dio de di­se­ño que ha­ce co­ci­nas sim­ples y mo­der­nas con ma­te­ria­les su­per­bue­nos”.

LA APER­TU­RA DE LA CO­CI­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.