SON

La Tercera - Más Deco - - Espacios -

130 m de be­lle­za in­ma­cu­la­da, en­cap­su­la­da en un edi­fi­cio de fa­cha­da con­ti­nua en la ca­lle Hue­lén. Aquí vi­ve una pa­re­ja jo­ven, él, chi­leno; ella, es­ta­dou­ni­den­se. A los dos les gus­ta la onda de vi­vir en es­pa­cios an­ti­guos y que es­tén ubi­ca­dos en pun­tos cen­tra­les de la ciu­dad. Ate­rri­za­ron en San­tia­go lue­go de vi­vir en Har­lem, Nue­va York; am­bos que­rían ca­mi­nar has­ta sus lu­ga­res de tra­ba­jo, y tam­bién te­ner un ho­gar que tu­vie­ra la ca­pa­ci­dad de al­ber­gar a nue­vos in­te­gran­tes, si es que la fa­mi­lia cre­cía. Fue­ron sen­si­bles a la es­pa­cia­li­dad de es­ta ca­sa, y en es­te ca­so lla­ma­ron a Ira­güen Vi­ñue­la Ar­qui­tec­tos con el de­par­ta­men­to ya en sus ma­nos, pa­ra que es­ta du­pla crea­ti­va hi­cie­ra las re­for­mas per­ti­nen­tes. ¿La idea? Sa­car­le el bri­llo má­xi­mo al lu­gar, de­te­rio­ra­do por an­ti­guas re­mo­de­la­cio­nes de due­ños an­te­rio­res, mal con­ce­bi­das y mal he­chas. “La pro­pie­dad con­den­sa­ba una se­rie de in­ter­ven­cio­nes mal eje­cu­ta­das a lo lar­go de su his­to­ria, por lo que la pri­me­ra ne­ce­si­dad del pro­yec­to fue li­be­rar­lo al má­xi­mo de to­das las mo­di­fi­ca­cio­nes y ele­men­tos no es­truc­tu­ra­les, una ope­ra­ción de ta­bu­la rasa que per­mi­tie­ra re­ve­lar por pri­me­ra vez lo in­dis­pen­sa­ble de con­ser­var. Des­de es­te es­ce­na­rio, tan­to man­dan­tes co­mo ar­qui­tec­tos coin­ci­di­mos en la ne­ce­si­dad de re­for­mu­lar los es­pa­cios de uso co­mún ha­cia una ló­gi­ca más abier­ta, des­ta­can­do la gran es­pa­cia­li­dad y luz po­ten­cial que se po­día con­se­guir en los pro­gra­mas pú­bli­cos”, ex­pli­can des­de la ofi­ci­na. La nue­va pro­pues­ta de dis­tri­bu­ción elimina las di­vi­sio­nes exis­ten­tes en­tre el hall, la co­ci­na, el li­ving y el co­me­dor; res­ta­ble­ce la po­si­ción ori­gi­nal de la co­ci­na, que ha­bía si­do mo­di­fi­ca­da por los due­ños an­te­rio­res, po­si­cio­nán­do­la con­ti­gua al co­me­dor, y de­fi­ne un la­va­de­ro in­me­dia­to al hall de dis­tri­bu­ción que con­cen­tra ser­vi­cios ha­cia un pa­tio de luz, con lo que se sim­pli­fi­ca y am­plía el hall de dis­tri­bu­ción ori­gi­nal. En­tre to­dos los re­cin­tos abier­tos, y ocu­pan­do el an­cho to­tal del de­par­ta­men­to, se pro­po­ne un gran mue­ble en obra se­mi­trans­pa­ren­te que res­guar­da los lí­mi­tes de los pro­gra­mas. Es una re­pi­sa que or­ga­ni­za y ex­po­ne ele­men­tos de­co­ra­ti­vos, pe­que­ñas co­lec­cio­nes de los due­ños de ca­sa. En la in­ter­ven­ción se pro­cu­ra sim­pli­fi­car la pre­sen­cia de ni­chos, mu­ros y vi­gas fal­sas, dis­tri­bu­yen­do mue­bles empotrados y nue­vos ta­bi­ques que coin­ci­den de ma­ne­ra más cohe­ren­te con los es­pa­cios y la es­truc­tu­ra del de­par­ta­men­to, de­fi­nien­do cla­ri­dad es­pa­cial en to­dos los re­cin­tos. “Ade­más hi­ci­mos dos nue­vos ven­ta­na­les coin­ci­den­tes con los lí­mi­tes es­pa­cia­les de la fa­cha­da del edi­fi­cio. En el ca­so del li­ving, si­tua­mos un gran ven­ta­nal ha­cia el in­te­rior de un ni­cho exis­ten­te, lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.