UN EX­TEN­SO

La Tercera - Más Deco - - Espacios - ROSARIOGREENE.CL

catálogo de cua­dros de di­ver­sos ar­tis­tas, en to­dos los for­ma­tos; to­das las for­mas de en­mar­ca­ción ima­gi­na­bles, jun­to a to­dos los de­ta­lles aso­cia­dos, co­mo pas­par­tús de co­lo­res, fon­dos de es­pe­jos, en­tre­vi­drios y cual­quier co­sa que apor­te de­co­ra­ti­va­men­te al mo­men­to de en­mar­car una lá­mi­na es lo que Ro­sa­rio Gree­ne ofrece en su tien­da. “Par­ti­mos ha­ce cua­tro años y nos ha ido su­per­bién, por­que creo que es una pro­pues­ta que lle­gó a cu­brir una ne­ce­si­dad real. El cua­dro gran­de, de au­tor, es un cua­dro muy ca­ro. A la gen­te le cues­ta mu­cho com­prar­lo. Uno se lo pien­sa mu­cho. En cam­bio es­tas son re­pro­duc­cio­nes en al­ta ca­li­dad. Jun­ta­mos ar­tis­tas, en su ma­yo­ría chi­le­nos. Ellos nos ven­den sus obras re­pro­du­ci­das di­gi­tal­men­te, im­pre­sas en su­per­bue­nos pa­pe­les, con fil­tro UV. No­so­tros nos en­car­ga­mos de en­mar­car­los y pre­sen­tar­los de una ma­ne­ra lin­da y de­co­ra­ti­va; a par­tir de lo que ya sa­be­mos de nues­tro pú­bli­co. En es­to hay una ga­na inago­ta­ble. Siem­pre que sean co­sas de nues­tro gus­to, hay pa­ra mi­ni­ma­lis­tas, pa­ra aman­tes de lo nór­di­co, lle­nos de co­lo­res, kitsch, vin­ta­ge. Es di­fí­cil que ven­gas y no en­cuen­tres al­go que te gus­te”, di­ce Ro­sa­rio Gree­ne. Pe­ro ade­más hoy tam­bién se en­fo­can en la ase­so­ría: la pá­gi­na web per­mi­te a sus clien­tes agen­dar ho­ras co­mo quien vi­si­ta un doc­tor, y en la sec­ción ‘ar­ma tu com­po­si­ción’ pue­den su­bir una fo­to de su mu­ro pa­ra re­ci- bir pro­pues­tas y vi­sua­li­zar có­mo se ve­rían en su ca­sa. De­di­ca­da a un tra­ba­jo así, pa­ra Ro­sa­rio es fun­da­men­tal el lu­gar en el que vi­ve, que es don­de tam­bién es­tán su tien­da y su ta­ller, don­de tra­ba­ja y cons­tan­te­men­te re­ci­be clien­tes. Por eso de­jó la ca­sa más chi­qui­ti­ta que arren­da­ba con su fa­mi­lia. “Ten­go tres ni­ños chi­cos y me im­por­ta mu­cho pa­sar tiem­po con ellos. Es­tar acá me per­mi­te dar­les tiem­pos y tra­ba­jar bien. Bus­ca­mos la ca­sa con eso en men­te. No nos cos­tó na­da en­con­trar­la. Fue la pri­me­ra que vi­mos. Era otra co­sa, muy dis­tin­ta a lo que ves aho­ra. Te­nía co­sas que nos en­can­ta­ron co­mo las puer­tas de de­mo­li­ción y la do­ble al­tu­ra en el li­ving/ co­me­dor, con vi­gas de ma­de­ra na­tu­ral ma­ra­vi­llo­sas que tam­bién es­tán pre­sen­tes en el se­gun­do pi­so, o la es­ca­le­ra, tam­bién de de­mo­li­ción. Te­nía es­pa­cios am­plios, un jar­dín muy ri­co, que en Vi­ta­cu­ra es muy di­fí­cil de en­con­trar. No nos gus­ta­ron los co­lo­res ni los pi­sos de la ca­sa, pe­ro vi­mos su po­ten­cial”, cuen­ta Ro­sa­rio. Que los es­pa­cios co­mu­nes fue­ran am­plios era muy im­por­tan­te pa­ra es­ta fa­mi­lia que es­tá acos­tum­bra­da a re­ci­bir mu­cha gen­te: “Ha­ce­mos mu­chas ce­le­bra­cio­nes, los cum­plea­ños de los ni­ños, los nues­tros. Siem­pre po­ne­mos la ca­sa pa­ra re­unir­nos con nues­tros ami­gos. Aun­que al en­con­trar­la vi­mos co­sas ho­rri­bles, di­ji­mos ‘no im­por­ta, los es­pa­cios son enor­mes’”. En re­su­men, lo que ha­bía en la co­ci­na era un ho­rror y de­ci­die­ron cam­biar­la com­ple­ta. Op­ta­ron por lu­car­nas pa­ra que en­tra­ra más luz na­tu­ral, hi­cie­ron to­dos los mue­bles nue­vos, con mu­cho blan­co pa­ra re­sal­tar la lim­pie­za. La sa­la de es­tar te­nía el ta­ma­ño per­fec­to pa­ra que los ni­ños in­vi­ta­ran a sus ami­gos y las di­men­sio­nes del es­pa­cio que se con­ver­ti­ría en ta­ller eran lo que ella ne­ce­si­ta­ba, con un walk-in clo­set que usa co­mo bo­de­ga y un ba­ño pa­ra los clien­tes. “La pintamos com­ple­ta, por den­tro y por fue­ra. Es di­ver­ti­da la ca­sa por­que tie­ne ai­re me­di­te­rrá­neo pe­ro con tejas chi­le­nas an­ti­guas, con puer­tas de de­mo­li­ción. Un mez­cla que res­ca­ta mu­cho la ma­de­ra, har­to gris, har­to blan­co, pe­ro con ele­men­tos no­bles que qui­si­mos man­te­ner co­mo la es­ca­le­ra o las vi­gas del te­cho”, di­ce Ro­sa­rio. Sien­do tan gran­de el li­ving/ co­me­dor, con su do­ble al­tu­ra de­ja­ba mu­cho mu­ro dis­po­ni­ble que no fue tan fá­cil de de­co­rar, in­clu­so pa­ra una per­so­na con la ex­pe­rien­cia de Ro­sa­rio. “Nos cos­tó mu­cho pen­sar en có­mo de­co­rar es­ta can­ti­dad de es­pa­cio. Yo ven­do cua­dros y ar­mo com­po­si­cio­nes en las ca­sas de mis clien­tes. Evi­den­te­men­te te­nía que te­ner una com­po­si­ción en mi ca­sa. El mu­ro prin­ci­pal, el del co­me­dor, tie­ne una com­po­si­ción enor­me, con cua­dros no so­lo míos, tam­bién con los que nos re­ga­la­ron pa­ra el ma­tri­mo­nio y otros que te­nía­mos de an­tes. Al otro la­do hi­ci­mos un mue­ble gi­gan­te, blan­co, que con­tie­ne mu­chos li­bros pe­ro tam­bién ob­je­tos que nos gus­ta ex­hi­bir co­mo una co­lec­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.