ORI­GI­NA­RIO

La Tercera - Más Deco - - Espacios -

de la sel­va de Ma­da­gas­car, el flam­bo­yant es un ár­bol im­po­nen­te, gran­dio­so. Se apre­cia co­mo uno de los ár­bo­les más co­lo­ri­dos del mun­do por sus flo­res ro­jas, anaran­ja­das, li­las, y por su fo­lla­je ver­de bri­llan­te. Pue­de al­can­zar una al­tu­ra me­dia de unos 8 m, aun­que pue­de lle­gar has­ta los 12. Su tron­co es un gi­gan­te que bai­la so­bre sí mis­mo, y es el flam­bo­yant el pun­to de par­ti­da –y la ra­zón de ser– de la ca­sa que ex­hi­bi­mos aquí. Ubi­ca­da en el ba­rrio pau­lis­ta de Al­to de Pinheiros, la Re­si­den­cia Al­to de Pinheiros –apo­da­da así por sus ar­qui­tec­tos– con­ver­sa con su pai­sa­je de ma­ne­ra flui­da, res­pe­tán­do­lo y con­ser­ván­do­lo tal cual es. El te­rreno, de mil m , se eli­gió por los clien­tes por sus be­llas ca­rac­te­rís­ti­cas na­tu­ra­les. En eso es­tá el flam­bo­yant, afe­rra­do a un jar­dín ge­ne­ro­so. El res­pe­to a las con­di­cio­nes exis­ten­tes del lu­gar, en­ton­ces, pa­sa­ría a ser el gran desafío del pro­yec­to. Por lo tan­to, la pri­me­ra ini­cia­ti­va fue com­pren­der las ca­rac­te­rís­ti­cas allí pre­sen­tes, an­tes que cual­quier de­fi­ni­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca. Se de­ci­dió de­jar el flam­bo­yant co­mo el gran per­so­na­je prin­ci­pal, ha­cien­do que to­das las de­más soluciones ar­qui­tec­tó­ni­cas y pai­sa­jís­ti­cas fue­ran pen­sa­das y mo­de­la­das de acuer­do con sus ca­rac­te­rís­ti­cas. El ár­bol, in­ten­so en su lenguaje, se lo­ca­li­za en la es­qui­na orien­tal del si­tio. Por eso, al mo­men­to de cons­truir la re­si­den­cia, pri­me­ro se hi­zo un di­se­ño del ár­bol tri­di­men­sio­nal di­gi­ta­li­za­do pa­ra así de­fi­nir las di­rec­tri­ces cons­truc­ti­vas sin ame­na­zar su exis­ten­cia. Al te­ner res­guar­da­do el ár­bol, se pa­só a de­fi­nir los es­pa­cios in­te­rio­res: sa­lón, co­me­dor y bal­cón gour­met, dor­mi­to­rios, áreas co­mu­nes y re­cep­ción. Co­mo el ár­bol se en­cuen­tra cer­ca del sa­lón, co­me­dor y bal­cón gour­met, es­tas áreas se cu­brie­ron con vi­gas de ma­de­ra es­truc­tu­ral –desa­rro­lla­da por el co­no­ci­do in­ge­nie­ro bra­si­le­ño Hé­lio Olga–, que las ple­gó y co­nec­tó del jar­dín tra­se­ro a la ca­lle, sien­do es­te el ele­men­to ar­qui­tec­tó­ni­co más lla­ma­ti­vo. El di­se­ño de es­ta es­truc­tu­ra se lo­gró gra­cias a car­to­gra­fía tri­di­men­sio­nal rea­li­za­da al ini­cio del pro­ce­so, ya que sus di­men­sio­nes y las al­tu­ras se es­ta­ble­cie­ron pa­ra re­du­cir el má­xi­mo im­pac­to so­bre el pai­sa­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.