EL PA­BE­LLÓN DE 50 M

ES­TÁ DEN­TRO DE UN SI­TIO DE 2.600 M .

La Tercera - Más Deco - - Internacional - PE­ZO.CL

Nos in­tere­sa­ba esa con­di­ción de tras­la­do, o más bien de tra­duc­ción de un sis­te­ma de va­lo­res a otro. Nos fas­ci­na­ba la idea de ex­plo­rar los evi­den­tes des­ajus­tes fí­si­cos del tras­la­do, de un lu­gar vas­to y pri­mi­ti­vo, de una edad geo­ló­gi­ca, a otra más cul­ti­va­da y re­cien­te. Pa­sar de un mun­do in­fi­ni­to a una me­ra sa­la ce­rra­da, se­pa­ra­da del mun­do. Pe­zo: Esa tra­duc­ción no es so­lo fí­si­ca sino men­tal. Im­pli­ca la idea de un lu­gar re­mo­to, la ilu­sión o la fan­ta­sía de un pa­ra­je des­co­no­ci­do, mis­te­rio­so, sin du­da má­gi­co. Pe­ro, co­mo en to­da tra­duc­ción, el mo­vi­mien­to de ida y vuel­ta siem­pre dis­tor­sio­na aque­llo que en­ten­de­mos por reali­dad. Por eso tu­vi­mos mu­cho cui­da­do en ex­ten­der el mo­men­to de en­cuen­tro con el vi­deo, con­vir­tién­do­lo en una suer­te de pau­sa o de­ten­ción de un re­co­rri­do con­ti­nuo y re­ver­si­ble. El pa­be­llón tie­ne esa sim­ple­za, la de una pie­za muy bá­si­ca que acom­pa­ña un mo­vi­mien­to de ac­ce­so a un mun­do fic­ti­cio. Es pa­sar del ex­te­rior a otro ex­te­rior. De un ex­te­rior abier­to a otro ex­te­rior con­fi­na­do, un ex­te­rior que es real (por­que es una sa­la sin vi­drio ni se­llos, o sea que even­tual­men­te pue­de en­trar el agua y el vien­to) y a la vez si­mu­la­do (por­que con­tie­ne un gran mu­ral de luz ar­ti­fi­cial pro­yec­ta­da). So­fía: Esa pa­re­cie­ra ser la gran pa­ra­do­ja de es­ta pe­que­ña obra: es un pe­que­ño edi­fi­cio que con­tie­ne un gran pai­sa­je. So­fía: La obra de Bol­tans­ki se lla­ma “Ani­mi­tas”, nues­tro pa­be­llón se lla­ma “Bell” y el con­jun­to, se­gún que­dó en los re­gis­tros de la co­lec­ción del mu­seo, se lla­ma “Pa­no­ra­ma”. Es bo­ni­to ese nom­bre, apa­re­ció de nues­tras con­ver­sa­cio­nes con Bol­tans­ki. No so­lo se re­fie­re a la pre­sen­cia del pai­sa­je na­tu­ral sino a esa con­di­ción abier­ta, sin je­rar­quías, sin un pun­to de vis­ta fi­jo. Pe­zo: Otra di­men­sión re­le­van­te de nues­tra co­la­bo­ra­ción con Bol­tans­ki era lo­grar un tono equi­va­len­te en­tre las obras. Lo nues­tro se­ría un con­te­ne­dor de una úni­ca obra de ar­te, de una obra que en reali­dad es­tá en otro si­tio, que es más bien un re­gis­tro, la me­dia­ción de una ex­pe­rien­cia. Ese tono lo acor­da­mos des­de un prin­ci­pio; de­bía ser al­go opa­co, dis­cre­to, exa­ge­ra­da­men­te par­co y sen­ci­llo. La luz in­te­rior es de­ci­di­da­men­te ba­ja, ca­si en pe­num­bra, por eso los bra­zos de ac­ce­so ayu­dan a que el ojo se acos­tum­bre al cam­bio de luz, y tam­bién a la idea de re­en­fo­car la mi­ra­da. Una vez aden­tro, la es­ce­na se abre des­pro­por­cio­na­da­men­te al pai­sa­je de luz. Aden­tro no hay na­da más que luz. El pa­be­llón es un apa­ra­to pen­sa­do pa­ra con­fi­nar luz na­tu­ral y ar­ti­fi­cial. Es tal vez la pro­pia opa­ci­dad de la ha­bi­ta­ción la que ad­mi­te esa sen­sa­ción de le­ja­nía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.