DE­TA­LLES,

La Tercera - Más Deco - - Editorial -

cuan­do a uno lo in­vi­tan a co­mer, cuan­do na­ce al­guien, cuan­do a al­guien a quien uno quie­re le pa­sa al­go, bueno o ma­lo; ese pe­que­ño ges­to que di­ce ‘acá es­ta­mos pa­ra lo que ne­ce­si­tes’ cues­ta tan po­co y se agra­de­ce tan­to. Son ges­tos que la­men­ta­ble­men­te la in­me­dia­tez di­gi­tal ha ido bo­rran­do. ¿Cuán­tas ve­ces en vez de una lla­ma­da de cum­plea­ños o de pa­sar a de­jar un re­ga­lo, nos da­mos por sa­tis­fe­chos con un what­sapp con so­lo tres emo­ti­co­nes? Pe­ro co­mo el pén­du­lo, las co­sas van y vie­nen, y he­mos vis­to có­mo lo he­cho a mano ca­da día re­to­ma fuer­za y hoy hay tien­das es­pe­cia­li­za­das en pa­pe­le­ría con mi­les de op­cio­nes, tam­bién mu­chas co­sas que po­de­mos ha­cer no­so­tros so­lo con un po­co de ima­gi­na­ción. Y sí, lo di­gi­tal tam­bién ha­ce su apor­te pa­ra ins­pi­rar­nos. La fe­li­ci­dad cuan­do uno es el in­vi­ta­do y ves que el an­fi­trión hi­zo un es­fuer­zo ex­tra y hay al­go es­pe­cial: un ra­mo de flo­res de jardín en el ve­la­dor –si es­tás in­vi­ta­do por el fin de se­ma­na–, al­go dis­tin­to en la co­mi­da si sa­be que al­guien tie­ne una aler­gia, o una de­co­ra­ción es­pe­cial si se es­tá ce­le­bran­do una fe­cha es­pe­cial. Un gran ami­go ca­da vez que in­vi­ta a su ca­sa tie­ne al­guno de es­tos ges­tos: una tar­je­ta con tu nom­bre en la ser­vi­lle­ta cuan­do in­vi­ta pa­ra Na­vi­dad o hue­vos pin­ta­dos a mano si es Se­ma­na San­ta. ¿En qué mi­nu­to lo ha­ce?, aún no me que­da cla­ro. Apar­te de la co­mi­da que siem­pre es in­creí­ble, ha he­cho que ca­da una de esas in­vi­ta­cio­nes sea es­pe­cial, re­cuer­dos que han cons­trui­do his­to­ria y que uno guar­da y va­lo­ra más que la sel­fie del mo­men­to. Así de po­ten­tes son los de­ta­lles.

Os­val­do Lu­co Di­rec­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.