LA DUE­ÑA

La Tercera - Más Deco - - Espacios -

de es­ta ca­sa tie­ne un au­ra mágica. Nos re­ci­be pre­cio­sa, y pre­cio­sa es su ca­sa tam­bién. Po­see­do­ra de un gus­to ex­qui­si­to por la de­co­ra­ción, co­no­ce­do­ra de la cul­tu­ra de América La­ti­na, ami­ga de ar­tis­tas na­cio­na­les y ex­tran­je­ros, ella cons­tru­yó pa­so a pa­so su ca­sa de es­ti­lo fran­cés de los años cin­cuen­ta para ser ama­da, que­ri­da, cui­da­da. Y así pal­pa­mos ca­da obra de ar­te, ca­da mue­ble, ca­da al­fom­bra, ca­da de­ta­lle co­mo si vi­sua­li­zá­ra­mos su vi­da en­te­ra; vi­vió tres años en Gua­te­ma­la, ha re­co­rri­do an­ti­cua­rios y Chile en­te­ro en bús­que­da de sus más pre­cia­dos te­so­ros. Te­so­ros de ayer, que nos ha­blan de un pa­sa­do y un fu­tu­ro, fu­tu­ro glo­rio­so. Aquí na­da es­tá al azar, ca­da co­sa, ca­da ob­je­to tie­ne un sig­ni­fi­ca­do y sim­bo­li­za al­go. Y la due­ña de ca­sa lo co­no­ce muy bien. De mo­do que ella fue re­co­lec­tan­do de­ta­lles, ade­más de re­ci­bir ob­je­tos be­llí­si­mos de sus pa­dres, co­mo he­ren­cia. “Mis pa­pás eran unos gran­des co­lec­cio­nis­tas, me crié en un len­gua­je de ar­te, del amor por los ob­je­tos; des­de vi­drios has­ta co­sas po­pu­la­res, to­do eso ar­mó mi ima­gi­na­rio para plas­mar­lo en mi ca­sa hoy”. Y así va­mos re­co­rrien­do la ca­sa. En el li­ving nos to­pa­mos con ob­je­tos y mo­bi­lia­rio que ge­ne­ran un con­tra­pun­to en­tre una épo­ca y otra. Ve­mos un si­llón vic­to­riano en con­tra­po­si­ción con otro an­ti­quí­si­mo del Tí­bet. Lue­go la mi­ra­da se tras­la­da a un im­po­nen­te so­fá Mat­ta an­ti­guo, ele­va­do con una me­sa de cen­tro ba­rro­ca he­cha con ma­de­ras no­bles. Des­pués es­tán las in­fi­ni­tas co­lec­cio­nes: can­de­la­bros, in­cen­sa­rios in­cas, ollas ma­yas e in­cas, hue­vos de ce­rá­mi­ca len­ca –un gru­po me­soa­me­ri­cano precolombino que ocu­pa­ba par­te del te­rri­to­rio de Hon­du­ras y de El Sal­va­dor. Hoy es una cul­tu­ra ex­tin­ta–; una in­fi­ni­dad de obras de ar­te que se ad­hie­ren a nues­tro sen­ti­do de la vis­ta y a nues­tra sen­si­bi­li­dad. “Sien­to que en mi ca­sa hay muy bue­nos ar­tis­tas, de pe­so, en­tre ellos es­tán los fun­da­men­tos del ar­te chi­leno que son Ro­ser Bru, José Bal­mes y Gra­cia Ba­rrios. Tam­bién ten­go otras obras de ar­te, las que me ha­cen mis nie­tos (ríe). Es­tán tam­bién Samy Ben­ma­yor, Bo­ro­ro, y una fo­to­gra­fía in­men­sa del ar­tis­ta gua­te­mal­te­co Gon­zá­lez Pal­ma, uno de los gran­des ar­tis­tas de América La­ti­na”, de­ta­lla. Lue­go con­ti­núa: “Los hue­vos len­ca ha­blan de la fer­ti­li­dad. Ca­da ri­tual de siem­bra y co­se­cha es­tá sim­bo­li­za­do por los hue­vos. En la tie­rra iban en­te­rran­do es­tos hue­vos”. Nos va­mos de la ca­sa con el co­ra­zón lleno. Qué gus­to da co­no­cer a al­guien que sa­be, que co­no­ce la im­por­tan­cia de los ob­je­tos, no so­lo por su be­lle­za, sino tam­bién por su tras­fon­do, sea cual sea. tex­to fal­so Itam aut ver­tius, que maios num is con­fi­ci on­ve­ru­dac­tum Rom­mor quiu­mu­rio es­se­nat is­quid in si­mo efe­nem pu­bit cio­ra ma­num prae con­lo­cum is se it.

CON­CEP­TO LEC­TU­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.