“HOY HAY POCO ES­PA­CIO PA­RA LA TRA­DI­CIÓN,

PA­RA EL SABER QUE SE HEREDA, PA­RA LA MANUALIDAD Y LA ARTESANÍA, QUE SON LAS CO­SAS QUE NOS CONECTAN AL PASADO, A NUESTROS ANTEPASADOS. SIN ESA CONCIENCIA DEL PASADO Y DE LO QUE FUIMOS NO PODEMOS CONS­TRUIR UN FUTURO CONSCIENTE, NI REFLEXIONAR EN QUÉ NOS QUE

La Tercera - Más Deco - - Arte -

de tiem­po, jun­to a mis antepasados y aho­ra con mis pro­pios des­cen­dien­tes. De esa ma­ne­ra se pro­fun­di­za la re­la­ción ma­dre-hi­ja, abue­la-nie­ta, que es una par­te cla­ve de la tra­di­ción tex­til, un ca­mino se­cre­to que trans­mi­te el co­no­ci­mien­to de ma­ne­ra si­len­cio­sa. El ha­cer se apren­de con las ma­nos y los sen­ti­dos, lo tác­til y lo emo­cio­nal son par­te de esa ex­pe­rien­cia, co­nec­ta­da de for­ma pro­fun­da con el in­cons­cien­te. El futuro es mi hi­ja Ju­lie­ta, ella apa­re­ce en una edad don­de la me­mo­ria re­cién em­pie­za a gra­bar­se de ma­ne­ra consciente, una eta­pa de prees­cri­tu­ra, muy mol­dea­ble. Ella, so­lo al es­tar con­mi­go y par­ti­ci­par de es­te tra­ba­jo es­tá ab­sor­bien­do la ex­pe­rien­cia tex­til de su la­do ma­terno, de su la­do

pe­ro ella tam­bién re­pre­sen­ta el nue­vo ser, la nue­va tec­no­lo­gía, el nue­vo len­gua­je di­gi­tal, la ex­pre­sión de la ca­de­na de ADN que nos en­la­za a to­dos. La anato­mía se ve trans­for­ma­da en al­go nue­vo: al­gu­nas pie­zas pa­re­cen con­te­ner sis­te­mas re­co­no­ci­bles, pe­ro si­guen sus pro­pias le­yes, mu­tan­do en ór­ga­nos nue­vos. Caioz­zi, su­pie­ron cap­tu­rar con una su­ti­le­za y pa­cien­cia in­creí­bles.

La ex­po­si­ción es­tá su­mi­da en cier­ta os­cu­ri­dad, que se ve en los fon­dos de to­das las fo­tos. Esa os­cu­ri­dad es un pa­ra­le­lo al mun­do del cual sur­gen los sue­ños; en las tra­di­cio­nes tex­ti­les la­ti­noa­me­ri­ca­nas, los tex­ti­les re­co­gen y do­cu­men­tan la cos­mo­vi­sión de los pue­blos, sus mi­tos, sus via­jes al in­cons­cien­te, que­dan re­gis­tra­dos en el tex­til. A tra­vés de ellos ex­pli­can la crea­ción del uni­ver­so. En esas co­mu­ni­da­des, es en los sue­ños don­de se re­ve­la tu rol en la co­mu­ni­dad y es en los sue­ños don­de pue­des co­nec­tar­te con tus antepasados. El ne­gro de los fon­dos de la ex­po­si­ción tam­bién se re­la­cio­na con ese ne­gro fér­til de la no­che y el úte­ro, del ci­clo lu­nar, co­nec­ta­do a los tiem­pos de siem­bra y co­se­cha, de es­qui­la. Es el va­cío lleno de in­for­ma­ción, don­de la in­for­ma­ción apa­re­ce a quien se de­tie­ne a ob­ser­var; es lo in­son­da­ble del sub­cons­cien­te que es de don­de apa­re­ce el mi­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.