JUAN

La Tercera - Más Deco - - Espacios -

Carlos es in­ten­so, ha­bla y se mue­ve rápido. El día de la en­tre­vis­ta no so­lo lle­vo mi li­bre­ta y lá­piz, tam­bién, por en­car­go, de­bo lle­var mar­ti­llo y cla­vos pa­ra ayu­dar­lo a col­gar una nue­va fo­to­gra­fía que ha com­pra­do. Me re­ci­be mien­tras le sa­ca el en­vol­to­rio, lim­pia un ca­jón y de­ci­de qué mú­si­ca es­cu­char. “¿Quie­res to­mar al­go?...”, un ca­fé, res­pon­do, mi­ran­do una pe­ce­ra en la co­ci­na re­ple­ta de pas­ti­llas de to­dos los co­lo­res pa­ra la má­qui­na de ca­fé. “Bueno, ahí es­tá la má­qui­na, es­tás en tu ca­sa, yo de­bo ha­cer una lla­ma­da y em­pe­za­mos”. Con el ca­fé en la mano pien­so qué sa­car de la mo­chi­la pri­me­ro, si mi lá­piz o el mar­ti­llo, de­duz­co que es­ta en­tre­vis­ta se ha­rá mien­tras col­ga­mos el cua­dro y que las no­tas se es­cri­bi­rán mien­tras lo en­de­re­za­mos. Juan Carlos vi­ve en es­te de­par­ta­men­to ha­ce ca­si diez años, lo com­pró co­mo inversión mien­tras vi­vía en otro más gran­de, a po­cas cua­dras. Con la cri­sis sub­pri­me del 2008 de­ci­dió mu­dar­se y re­du­cir gastos, sin em­bar­go su­po con­ver­tir sus cir­cuns­tan­cias en una opor­tu­ni­dad y ca­da de­ta­lle en es­te de­par­ta­men­to es­tá he­cho a su me­di­da “Ar­mé es­te de­par­ta­men­to co­mo una sala de jue­gos, es así co­mo me gus­ta vi­vir; el pi­so es de ce­men­to afi­na­do ne­gro y una ca­pa de po­liu­re­tano, lo que ne­ce­si­ta po­co cui­da­do, es lim­pio y me fa­ci­li­ta la vi­da. Eli­mi­né las puer­tas pa­ra lo­grar esa sen­sa­ción de li­ber­tad, de po­der mo­ver­me y cir­cu­lar rá­pi­da­men­te, no me gus­ta per­der­me na­da, in­clu­so en el ba­ño me gus­ta es­cu­char la mú­si­ca que ten­go pues­ta en el li­ving, me gus­ta que to­do es­té a mano, mien­tras me pre­pa­ro un ca­fé quie­ro po­der es­tar vien­do el par­ti­do de fútbol y re­vi­san­do pa­pe­les en mi es­cri­to­rio, así pen­sé es­te es­pa­cio y así lo vi­vo a dia­rio”. In­te­rrum­po la con­ver­sa­ción mos­tran­do dos lar­gos de tor­ni­llos en bus­ca de su apro­ba­ción. “El de tu mano iz­quier­da”. El co­lor de las mu­ra­llas evo­ca el Mia­mi de los años 50, y la elec­ción de los mue­bles es­tá pen­sa­da al cen­tí­me­tro… a la pul­ga­da me­jor di­cho, mien­tras sos­ten­go la huin­cha de me­dir y calcu­lo con pul­ga­das la al­tu­ra en don­de irá la nue­va ad­qui­si­ción. “Yo to­do lo veo des­de el pun­to de vis­ta prác­ti­co, pa­ra mí eso es pri­mor­dial; eso bien re­suel­to creo que se trans­for­ma en un ho­gar aco­ge­dor, so­lo cuan­do las co­sas es­tán he­chas a tu me­di­da, las co­sas tie­nen tu iden­ti­dad y per­so­na­li­dad…”, me ex­pli­ca mien­tras me muestra el la­va­ma­nos he­cho a su al­tu­ra y el cló­set en don­de guar­da sus ma­le­tas di­se­ña­do úni­ca­men­te pa­ra el ta­ma­ño de la su­ya. Mien­tras Juan Carlos la­va mi ta­za de ca­fé y yo en­de­re­zo el cua­dro ba­jo sus in­di­ca­cio­nes en­tien­do que to­do tie­ne sen­ti­do... he­mos es­ta­do más de una ho­ra ha­cien­do más de cin­co co­sas al mis­mo tiem­po. Es­te de­par­ta­men­to tie­ne la per­so­na­li­dad de su due­ño, y tan­to su gus­to co­mo per­so­na­li­dad son con­ta­gio­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.