PA­RA

La Tercera - Más Deco - - Espacios - EDWARDSURETA.CL

la du­pla de ar­qui­tec­tos Mar­tín Ed­wards y Pa­blo Ure­ta, el ma­yor desafío era –y lo si­gue sien­do– có­mo ha­cer de es­ta casa sen­ci­lla una más gran­de y más com­ple­ta es­pa­cial­men­te, te­nien­do en cuen­ta los po­cos m que exis­ten en el te­rreno. Se to­ma­ron rien­das en el asun­to y de­ci­die­ron que lo me­jor era ha­cer un se­gun­do pi­so y sa­car el te­cho a dos aguas que pro­te­gía la casa ini­cial. Aho­ra, ¿por dón­de su­bir? Fue ahí cuan­do su ojo ar­qui­tec­tó­ni­co dio otra vez en el cla­vo, y le­van­ta­ron una es­ca­le­ra en lo que era una sa­la de es­tar abier­ta. “Es­ta es una casa que tie­ne al me­nos 40 años de an­ti­güe­dad. El la­dri­llo blan­co de los mu­ros ex­te­rio­res exis­ten­tes se man­tu­vo, mien­tras que el te­cho a dos aguas se sa­có pa­ra cons­truir el se­gun­do pi­so, eso en tér­mi­nos ge­ne­ra­les”, ex­pli­ca Ed­wards. Lue­go con­ti­núa: “El se­gun­do pi­so es una es­truc­tu­ra más li­via­na, he­cha con pa­ne­les de ace­ro. Co­mo mas­ter­plan ge­ne­ral, la idea era que en el se­gun­do pi­so los due­ños de casa tu­vie­ran su pro­pio es­pa­cio, por eso cons­trui­mos una sa­la de es­tar pa­ra adul­tos, su dor­mi­to­rio, wal­king clo­set y ba­ño. Por otra par­te, se cam­bia­ron to­das las ven­ta­nas de la casa. El cie­lo de es­ta se hi­zo tam­bién de nue­vo, se in­ser­tó una lo­sa pa­ra le­van­tar el se­gun­do pi­so y se de­jó un cie­lo de ma­de­ra con vi­gas a la vis­ta”. Así las co­sas, la casa aho­ra en 2018 es su­per­có­mo­da, am­plia y bien he­cha, con­tie­ne tres dor­mi­to­rios pa­ra ni­ños y dos ba­ños –ade­más de li­ving comedor, hall de en­tra­da y co­ci­na– en el primer pi­so, y en el se­gun­do, una gran sa­la de es­tar y los espacios que men­cio­na­mos an­tes pa­ra los pa­dres.

EL CO­RA­ZÓN DE LA CASA

La co­ci­na. A los due­ños de casa les fas­ci­na co­ci­nar, so­bre to­do a ella, por eso que es­te es­pa­cio es, de he­cho, el más im­por­tan­te del lu­gar. Aquí se eli­gió un es­ti­lo de­co al más pu­ro es­ti­lo ‘country­si­de’, ti­po Elle De­cor. Los ga­bi­ne­tes son ne­gros con cu­bier­tas de Si­lles­to­ne, y un in­men­so tra­ga­luz en el cen­tro le en­tre­ga la luz na­tu­ral ne­ce­sa­ria pa­ra ha­cer es­te es­pa­cio ví­vi­do y aco­ge­dor. “Aquí se de­mo­lió un mu­ro di­vi­so­rio, se hi­cie­ron ade­más una lo­gia y el dor­mi­to­rio de ser­vi­cio a un cos­ta­do. Le pu­si­mos puer­tas co­rre­de­ras ne­gras por­que así es más fá­cil la cir­cu­la­ción y se pue­de ele­gir la op­ción abier­ta al li­ving o de más pri­va­ci­dad”, di­ce el ar­qui­tec­to.

Por úl­ti­mo, hay que men­cio­nar que lo más en­tre­te­ni­do de es­ta ofi­ci­na de ar­qui­tec­tos es que ‘ha­cen la pe­ga fá­cil’, pues en­tre­gan un ser­vi­cio com­ple­to en tér­mi­nos ar­qui­tec­tó­ni­cos, ade­más de ha­cer el mo­bi­lia­rio de co­ci­na, los cló­sets, has­ta el ser­vi­cio del cer­co eléc­tri­co y la alar­ma. Una co­mo­di­dad.

Pa­ra la de­co­ra­ción de la casa EN GE­NE­RAL SE ELI­GIE­RON CO­LO­RES TE­NUES; REI­NA EL BLAN­CO, QUE SE CON­TRAS­TA CON EL NE­GRO EN LAS PUER­TAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.