DES­DE

La Tercera - Más Deco - - Espacios -

la ca­lle lo ve­mos po­sa­do so­bre la sua­ve pen­dien­te de San­ta Lu­cía, con sus ven­ta­ni­tas re­don­das, co­mo si fue­ra un bu­que sus­pen­di­do so­bre una ola, y nos fas­ci­na. Ima­gí­ne­se el efec­to que cau­sa co­no­cer­lo por den­tro. La gen­te que ha­bi­ta o ha ha­bi­ta­do el edi­fi­cio San­ta Lu­cía –más co­no­ci­do co­mo “el bar­co”– sue­le de­cir que se enamo­ra­ron de sus in­te­rio­res en el mis­mo mo­men­to en que los vie­ron, que des­pués de po­ner el pri­mer pie den­tro ya que­rían que­dar­se. Le pa­só al due­ño de es­te de­par­ta­men­to: “Vi­ví en el bar­co du­ran­te va­rios años. Con mi pa­re­ja nos hi­ci­mos una ca­sa en la pla­ya y nos cam­bia­mos a un de­par­ta­men­to más chi­co en Is­mael Valdés

Ver­ga­ra, pe­ro siem­pre amé es­te lu­gar. Me en­can­ta­ba vi­vir acá. Es­te edi­fi­cio tie­ne co­sas que son alu­ci­nan­tes, mu­cha in­de­pen­den­cia en­tre los de­par­ta­men­tos y gen­te muy en­tre­te­ni­da”. Trans­cu­rri­dos va­rios años, con al­gu­nas cir­cuns­tan­cias dis­tin­tas, se en­fren­ta­ba nue­va­men­te a la ne­ce­si­dad de achi­car­se. El bar­co fue el pri­mer lu­gar en que pen­só pa­ra ha­cer­lo.

“No hi­ce nin­gu­na con­tra­ofer­ta. Pa­gué lo que pe­dían por­que sa­bía que ha­bría mu­chos más in­tere­sa­dos. Aquí en­con­tré co­sas im­pa­ga­bles co­mo la vis­ta, fran­ca­men­te alu­ci­nan­te, al ce­rro San­ta Lu­cía, a to­do los An­des y a edi­fi­cios icó­ni­cos, des­de el Cos­ta­ne­ra al de Movistar. Que­ría te­rra­za, pe­ro la sa­cri­fi­qué por es­ta vis­ta. Pri­vi­le­gié te­ner luz, es­tas tre­men­das ven­ta­nas, la ubi­ca­ción, es­tar en el bar­co y la al­tu­ra de 3,20 m has­ta el cie­lo”.

Son esas al­tu­ras que ya no se cons­tru­yen, el ver­de del ce­rro co­lán­do­se por las ven­ta­nas, los co­lo­res es­co­gi­dos en los mue­bles y mu­ros, o qui­zás una mez­cla de to­do, pe­ro sor­pren­de es­cu­char que la su­per­fi­cie del de­par­ta­men­to no es más que 63 m . Es­te due­ño en­fren­tó al di­se­ña­dor –con quien ya ha­bía tra­ba­ja­do en va­rias oca­sio­nes– so­lo a dos re­qui­si­tos fun­da­men­ta­les. La co­ci­na te­nía que ser in­te­gra­da al res­to del de­par­ta­men­to y de­bía exis­tir un es­pa­cio pa­ra guar­dar las co­sas del due­ño en ca­so de que es­te, co­mo es su cos­tum­bre, via­ja­ra y de­ja­ra el de­par­ta­men­to arren­da­do a tra­vés de al­gu­na de las pla­ta­for­mas que se usan pa­ra eso. Esa es la fun­ción del gran cló­set en el dor­mi­to­rio, mien­tras un gran y ele­gan­te mue­ble tur­que­sa y na­ran­ja cum­ple con ais­lar el dor­mi­to­rio y ofre­cer abun­dan­te es­pa­cio de al­ma­ce­na­mien­to al even­tual arren­da­ta­rio.

Cues­ta tam­bién creer que la co­ci­na es­ta­ba don­de hoy en­con­tra­mos el ba­ño, que el dor­mi­to­rio es­tá aho­ra don­de ha­bía un li­ving co­me­dor y que nin­guno de es­tos es­pa­cios apro­ve­cha­ba bien la luz na­tu­ral. “Echa­mos to­da la dis­tri­bu­ción aba­jo y el di­se­ña­dor plan­teó es­te mue­ble co­mo una de las so­lu­cio­nes. Tam­bién ne­ce­si­ta­ba un buen ba­ño, que no fue­ra cie­go co­mo el que ha­bía. Ne­ce­si­ta­ba te­ner to­do el equi­pa­mien­to pa­ra que fun­cio­ne una ca­sa sin te­ner na­na, la­va­do­ra, se­ca­do­ra, la­va­do­ra de pla­tos, hor­nos, pe­ro ne­ce­si­ta­ba que no in­va­die­ra el es­pa­cio, que que­da­ra de al­gu­na ma­ne­ra di­si­mu­la­do”. Las ven­ta­nas las cam­bió el due­ño an­te­rior y las pro­ve­yó de un sis­te­ma que aís­la del rui­do per­ma­nen­te de Be­llas Ar­tes. Es el úni­co cam­bio en las ven­ta­nas por­que sus for­mas, así co­mo cual­quier de­ta­lle de las fa­cha­das, no pue­den cam­biar­se. In­clu­so el apa­ra­to de ai­re acon­di­cio­na­do ex­trae el ai­re des­de va­rios pi­sos más arri­ba, evi­tan­do con­ta­mi­nar las ven­ta­nas. Al due­ño del de­par­ta­men­to no le gus­tan las cor­ti­nas y pa­ra pro­te­ger­se del sol, que pe­ga fuer­te a al­gu­nas ho­ras, pre­fi­rió so­fis­ti­ca­das per­sia­nas a con­trol re­mo­to, que ade­más le per­mi­ten ha­cer dis­tin­tos jue­gos de luz.

Los via­jes, la ocu­pa­ción y pa­sión de es­te hom­bre tam­bién de­ter­mi­na­ron al­gu­nas de­ci­sio­nes de di­se­ño: “Ten­go una co­lec­ción de avio­nes y ne­ce­si­ta­ba es­pa­cio pa­ra po­ner al­gu­nos, pa­ra po­ner li­bros tam­bién. El mue­ble ade­más ocul­ta to­do el ca­ble­río de los equi­pos. Ne­ce­si­ta­ba que hu­bie­ra te­le­vi­sor acá por­que ade­más de li­ving es­te es mi es­cri­to­rio, mi lu­gar de tra­ba­jo. Cuan­do vie­nen clien­tes pue­do ha­cer pre­sen­ta­cio­nes en la pan­ta­lla. Ade­más con to­da esa ilu­mi­na­ción en la no­che se ve pre­cio­so”.

LA ME­SA del co­me­dor per­te­ne­ció a la abue­la del due­ño del de­par­ta­men­to y jun­to a los so­fás son ob­je­tos que vie­nen de su de­par­ta­men­to an­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.