ME

La Tercera - Más Deco - - Espacios -

in­vi­tó a co­mer ha­ce un par de días, me cuen­ta que uno de sus ami­gos pre­sen­tes se­rá el chef y que diez per­so­nas más es­tán in­vi­ta­das. “Una bue­na opor­tu­ni­dad para co­no­cer gen­te nue­va”, me di­ce. Cla­ro, el pro­ble­ma de no co­no­cer a na­die en una co­mi­da es, jus­ta­men­te, te­ner que co­no­cer­los a to­dos. Ha­go pa­tria fren­te a lo des­co­no­ci­do y com­pro una bo­te­lla de vino chi­leno en agra­de­ci­mien­to. Tim abre la puer­ta con un re­la­jo que me ha­ce pen­sar que qui­zá la co­mi­da fue ayer o es ma­ña­na, me abra­za y me cuen­ta que la mú­si­ca que es­ta­mos es­cu­chan­do es de una nue­va lis­ta en Spo­tify que ha des­cu­bier­to, que el ape­ri­ti­vo es en la te­rra­za y que hay gen­te que de­bo co­no­cer. Ca­si del bra­zo, Tim se en­car­ga de in­tro­du­cir­me a sus ami­gos; no so­lo se en­car­ga de de­cir mi nom­bre, pa­re­cie­ra que el an­fi­trión me co­no­ce me­jor que yo a mí mis­mo y es ca­paz de po­ner el te­ma de con­ver­sa­ción en­tre sus in­vi­ta­dos, co­mo si an­ti­ci­pa­ra lo que en­tre­tie­ne e in­tere­sa a ca­da uno de no­so­tros.

Tim se en­car­ga ade­más de sen­tar­nos y de pre­sen­tar a Ma­nuel, su ami­go chef, quien nos ade­lan­ta lo que hay de co­mi­da: ve­ge­ta­les asa­dos con roast beef, en­sa­la­da de en­di­vias con ja­món serrano y man­za­na, sor­be­te de man­da­ri­na de pos­tre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.