CA­SO­NA (VI­ÑA MATETIC)

La Tercera - Más Deco - - Guía - MATETIC.COM

Aplau­sos pa­ra la re­cons­truc­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca que hi­zo Raúl Ira­rrá­za­bal, tam­bién pa­ra la de­co­ra­ción que es­co­gió Max Cum­mins. Uno ca­mi­na por los per­fec­ta­men­te cui­da­dos par­ques en torno al ho­tel bou­ti­que La Ca­so­na de Vi­ña Matetic y de ver­dad se sien­te trans­por­ta­do a una épo­ca an­te­rior, ¿1900? Sin caer en ca­ri­ca­tu­ras, la fan­ta­sía se man­tie­ne so­bria­men­te en to­dos los es­pa­cios, pa­san­do por el aco­ge­dor li­ving con chi­me­nea jun­to a la re­cep­ción y es­pe­cial­men­te en las ha­bi­ta­cio­nes, ca­da una con el nom­bre de una ce­pa, dis­pues­tas co­mo es tí­pi­co en la ca­so­na co­lo­nial chilena en torno a un gran pa­tio cen­tral.

Atra­ve­san­do los pas­tos por sen­de­ros de gra­vi­lla, ro­dea­da por una pe­que­ña la­gu­na con pa­tos y pe­ces, hay una cons­truc­ción cir­cu­lar vi­dria­da y con te­cho de te­jas, re­cien­te­men­te re­mo­de­la­da por el ar­qui­tec­to

Rodrigo Fe­rrer. Ahí es­tá Equi­li­brio, el res­tau­ran­te del ho­tel. Su gas­tro­no­mía bus­ca la sus­ten­ta­bi­li­dad y la ex­ce­len­cia en las raí­ces de la zo­na. El al­muer­zo se sir­ve en va­rios tiem­pos y ca­da uno es ma­ri­da­do con una ce­pa dis­tin­ta de Vi­ña Matetic, siem­pre muy bien ex­pli­ca­do por quien lo lle­va a la me­sa. Los desa­yu­nos y cenas se sir­ven en otro co­me­dor jun­to al wi­ne shop, es­tan­te­rías y más es­tan­te­rías re­ple­tas de vi­nos y ac­ce­so­rios pa­ra dis­fru­tar de ellos.

Es­ta es so­lo una par­te del am­plí­si­mo va­lle del Ro­sa­rio, a 50 mi­nu­tos des­de Val­pa­raí­so, pro­pie­dad de la familia Matetic; una tie­rra en el lí­mi­te entre el li­to­ral y el cam­po, don­de se prac­ti­ca la agri­cul­tu­ra or­gá­ni­ca y bio­di­ná­mi­ca, fi­lo­so­fía de es­ta vi­ña, que mi­ra al va­lle co­mo un or­ga­nis­mo vi­vo y sos­te­ni­ble. En dis­tin­tos tours se pue­de re­co­rrer es­te va­lle y en­ten­der la di­fe­ren­cia con otros mé­to­dos de agri­cul­tu­ra. En una bi­ci­cle­ta, acom­pa­ña­do por un ex­ce­len­te guía, pu­de ver có­mo los vi­ñe­dos cre­cen de la for­ma más na­tu­ral po­si­ble, có­mo va­cas, ove­jas, ca­ba­llos, ga­lli­nas, gan­sos y una al­pa­ca adicta a las ga­lle­tas deam­bu­lan li­bre­men­te. Lo que se bus­ca es un equi­li­brio na­tu­ral y que ca­da ani­mal y plan­ta ha­ga su tra­ba­jo tran­qui­lo. Se re­co­no­ce a la pro­pia tie­rra co­mo más sa­bia y se le per­mi­te cum­plir sus ci­clos. El es­pec­tácu­lo que re­sul­ta de esa fi­lo­so­fía es inusual, y aun­que el pa­seo en bi­ci­cle­ta es de va­rios ki­ló­me­tros, con tra­mos no tan fá­ci­les, uno no se can­sa de apre­ciar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.