A JO­SE­FI­NA

La Tercera - Más Deco - - Espacios -

Re­yes, La Cha­lo­ta, siem­pre le gus­tó el cam­po y, por lo mis­mo, la idea de ar­mar ma­le­tas y de­jar San­tia­go no de­ja­ba de ron­dar­le la ca­be­za. Tras cra­near y crea­near jun­to a su hi­jo Lu­cas, de 17 años, par­tie­ron a Puer­to Varas. Le di­jo: “Vea­mos có­mo nos va, ha­ces 7º y 8º allá y eva­lua­mos”. Al po­co tiem­po de ins­ta­la­dos en el Sur es­ta­ba cla­ro que es­te era el lu­gar. “Lle­ga­mos a una ca­sa muy ri­ca pe­ro po­co ais­la­da en Puer­to Ro­sa­les, ca­mino a En­se­na­da. La lo­gís­ti­ca, en esos días, me te­nía prác­ti­ca­men­te vi­vien­do arri­ba del au­to; des­pués nos fui­mos a un ‘iglú’ cer­ca del cen­tro –¡nun­ca ha­bía te­ni­do tan­to frío!–; aho­ra es­ta­mos asen­ta­dos en Mo­lino Vie­jo, ca­si lle­gan­do a Llan­quihue”, cuen­ta La Cha­lo­ta. El to­tal son ya seis años.

Aun­que en San­tia­go Jo­se­fi­na es­tu­dió De­re­cho, siem­pre se man­tu­vo ha­cien­do “po­lo­li­tos” cu­li­na­rios. Cuan­do lle­gó al sur hi­zo an­dar la py­me “La Cha­lo­ta”. Tra­ba­ja­ba me­dio día en un es­tu­dio de abo­ga­dos en Puer­to Montt y el otro me­dio día se lo de­di­ca­ba a Lu­cas y a La Cha­lo­ta. “En­tre el pi­que a Puer­to Montt y to­do lo que im­pli­ca­ba, el lle­gar a ha­cer ho­ra pa­ra ir a bus­car a Lu­cas al co­le­gio, lo re­la­ti­va­men­te le­jos que vi­vía­mos y el des­pe­gue de La Cha­lo­ta fue fá­cil dar­se cuen­ta de que ese rit­mo era in­via­ble, que es­ta­ba muy le­jos de lo que vi­ni- mos a bus­car al Sur. El pri­mer cam­bio fue de­jar la pe­ga en Puer­to Montt; lue­go el cam­bio de ca­sa; y así, aho­ra pue­do de­cir que es­ta­mos jus­to don­de que­re­mos”, cuen­ta Jo­se­fi­na.

De­di­ca­da a la ban­que­te­ría y los even­tos, lo que más le gus­ta ha­cer a Jo­se­fi­na son ma­tri­mo­nios y even­tos gran­des. “Me gus­ta en­tre­gar­les la con­fian­za a los no­vios pa­ra que de­le­guen en nues­tro equi­po la can­ti­dad de aris­tas que im­pli­ca un ma­tri­mo­nio: la co­mi­da, la de­co­ra­ción, am­bien­ta­ción, ilu­mi­na­ción, etc. Du­ran­te el año ha­go ban­que­te­ría pa­ra ce­le­bra­cio­nes de gru­pos más pe­que­ños, fa­mi­lias y em­pre­sas; tam­bién ven­do pla­tos pre­pa­ra­dos se­lla­dos al va­cío, que en­tre­go en dis­tin­tos locales, que se ca­lien­tan al horno o a ba­ño­ma­ría -de­pen­dien­do de la pre­pa­ra­ción- y que­dan lis­tos pa­ra ser­vir”, cuen­ta.

Lo que La Cha­lo­ta más va­lo­ra de su vi­da su­re­ña es el rit­mo. “Di­cen que en la Pa­ta­go­nia el que es­tá apu­ra­do pier­de el tiem­po, y es ver­dad. Na­die es­tá tan apu­ra­do co­mo pa­ra de­jar de son­reír o de­cir al­go ama­ble; si te to­can la bo­ci­na es pa­ra sa­lu­dar­te, no por­que te quie­ren ma­tar; a don­de va­yas la per­so­na que te atien­de te de­di­ca tiem­po o in­clu­so te sa­lu­da por tu nom­bre. Eso me en­can­ta. El que llega es­tre­sa­do se es­tre­sa so­lo y va a te­ner que sa­ber deses­tre-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.