MA­RRUE­COS:

La Tercera - Más Deco - - Personajes -

una mues­tra de hos­pi­ta­li­dad

“La gra­cia más im­por­tan­te de es­te té es el as­pec­to de con­vo­car. Cuan­do en­tras a una ca­sa en Ma­rrue­cos lo pri­me­ro que ha­cen es pren­der la te­te­ra pa­ra ofre­cer­te un té, es la tra­di­ción de com­par­tir”, cuen­ta Ab­de­llah Aba­bou, quien vi­ve en Chi­le des­de 2009 y hoy tie­ne un pe­que­ño res­tau­ran­te ma­rro­quí jun­to a su se­ño­ra, la chi­le­na Án­ge­la Ca­bre­ra. “Abrir tus puer­tas y pre­pa­rar un té mo­runo im­pli­ca un amor ha­cia la per­so­na, im­pli­ca sa­car la te­te­ra bo­ni­ta y el je­fe de fa­mi­lia es quien lo sir­ve si­guien­do un ri­tual. To­do en ho­nor a la tra­di­ción de hos­pi­ta­li­dad que vie­ne de la so­cie­dad tri­bal, nó­ma­da”, ex­pli­ca.

Si­guien­do las cos­tum­bres del Ma­greb, ellos nos re­ci­ben con es­te té mo­runo que es una be­bi­da in­fu­sio­na­da pre­pa­ra­da en la co­ci­na en una te­te­ra que pue­de ser de bron­ce, fie­rro o de mo­ne­da an­ti­gua, la que va al fue­go con azú­car que se ca­ra­me­li­za un po­co y lue­go se le agre­ga el agua, el té ver­de que vie­ne en pe­que­ñas pe­lo­ti­tas que lue­go se hi­dra­tan y hier­ba­bue­na. Se de­ja re­po­sar y lo sir­ve el an­fi­trión su­bien­do y ba­jan­do la te­te­ra pa­ra oxi­ge­nar­lo. Es­to se to­ma en va­sos, que a di­fe­ren­cia de los que se uti­li­zan en el té tur­co son más pe­que­ños y de­co­ra­dos. Es­ta pre­pa­ra­ción es la más pu­ris­ta, co­mo nos ex­pli­ca Ab­du­llah, ya que hay fa­mi­lias que le agre­gan pé­ta­los de la flor de azahar y jaz­mín, en­tre otras es­pe­cies, y que es­to de­pen­de del gus­to de ca­da uno.

Es­ta be­bi­da se sir­ve siem­pre acom­pa­ña­da de dul­ces y pla­tos de car­nes fuer­tes co­mo el cor­de­ro. En el res­tau­ran­te El Ma­rro­quí a to­dos los co­men­sa­les se les re­ga­la un té mo­runo al fi­nal de la co­mi­da, si­guien­do la cos­tum­bre de es­te país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.