TRA­BA­JAR EN 2018

La Tercera - Más Deco - - Ciudad - Po­r_ PA­BLO ANDULCE ilus­tra­ció­n_ ALEX TO­LE­DO

La for­ma en que las com­pa­ñías –de dis­tin­tos ta­ma­ños– ocu­pan los es­pa­cios pa­ra rea­li­zar sus ope­ra­cio­nes cam­bió y se­gui­rá cam­bian­do. Es­tos son al­gu­nos de los fac­to­res que

han in­ci­di­do y una mi­ra­da a lo que ven­drá.

Mi pa­pá tra­ba­jó por mu­chos años pa­ra una em­pre­sa nor­te­ame­ri­ca­na de he­rra­mien­tas y elec­tro­do­més­ti­cos. Cuan­do pa­sa­ba por su ofi­ci­na –a pe­dir­le pla­ta– lo es­pe­ra­ba en un hall don­de una lo­za –real­men­te enor­me– te­nía ator­ni­lla­do en gran­des le­tras de me­tal bri­llan­te el logo de la em­pre­sa. To­do –des­de los so­bres has­ta la gen­te– es­ta­ba bran­dea­do o era de los co­lo­res ins­ti­tu­cio­na­les.

Creo que lo úni­co que so­bre­vi­ve de ese re­cuer­do es la ne­ce­si­dad de tra­ba­jar. El es­ce­na­rio y las ma­ne­ras –in­clu­so la lon­ge­vi­dad en un pues­to– hoy son otros y los ex­per­tos ase­gu­ran que van a se­guir cam­bian­do.

Los nue­vos ti­pos de ne­go­cios y em­pre­sas han ge­ne­ra­do nue­vos ti­pos de ofi­ci­nas; el em­pren­di­mien­to y la in­no­va­ción han te­ni­do un pa­pel fun­da­men­tal. “El mo­de­lo tra­di­cio­nal de lo que en­ten­día­mos de ofi­ci­na, el es­pa­cio fí­si­co que ocu­pa­ba una em­pre­sa cons­ti­tui­da, com­pra­do o arren­da­do, ubi­ca­do en tal ti­po de lu­gar, se ha hi­bri­di­za­do en los úl­ti­mos 10 años. Por lo pron­to, te­ne­mos la apa­ri­ción de en­ti­da­des que ofre­cen es­pa­cios de ofi­ci­na, que di­cen ‘ge­ne­re­mos eco­no­mías de es­ca­la, no ten­ga­mos ca­da uno una ofi­ci­na, una sa­la de reunio­nes, un sis­te­ma de fo­to­co­pia, com­par­ta­mos esos ser­vi­cios en­tre un gru­po ma­yor; así re­du­ci­mos los cos­tos de ope­ra­ción’”, ex­pli­ca Luis Va­len­zue­la, di­rec­tor del Cen­tro de In­te­li­gen­ciaTe­rri­to­rial de la UAI.

En ese mis­mo te­rreno bro­tó el mo­de­lo co­la­bo­ra­ti­vo, que de­rri­bó li­te­ral y me­ta­fó­ri­ca­men­te mu­chas se­pa­ra­cio­nes en el mun­do del tra­ba­jo. “Co­mo pro- fe­sio­nal se es­pe­ra de mí que in­ter­ac­túe, que co­la­bo­re. Yo ha­go mi tra­ba­jo des­de la ta­rea 1 a la ta­rea 10. Lue­go pa­sa a las ma­nos de otro. Ca­da vez más los tra­ba­jos im­pli­can in­ter­ac­ción de per­so­nas de dis­tin­tos ám­bi­tos, con dis­tin­tas ca­pa­ci­da­des, y eso te obli­ga a te­ner es­tos es­pa­cios que fa­ci­li­tan la co­la­bo­ra­ción, los es­pa­cios de co­work. Ese es un ám­bi­to de tra­ba­jo tre­men­da­men­te emer­gen­te, que de­mues­tra ser efi­cien­te en pro­pi­ciar alian­zas”. In­clu­so ins­ti­tu­cio­nes co­mo el Ban­co San­tan­der es­tán de­ján­do­se arras­trar gus­to­sa­men­te por es­ta co­rrien­te, apro­ve­chan­do su lo­ca­li­za­ción ven­ta­jo­sa den­tro de la ciu­dad pa­ra ofre­cer a sus clien­tes no so­lo los ser­vi­cios pro­pios de la ban­ca, sino un lu­gar pa­ra tra­ba­jar un ra­to, pa­ra te­ner reunio­nes y apor­tar flui­dez y co­mo­di­dad a la jor­na­da. Sien­do un fe­nó­meno don­de los ni­ve­les de glo­ba­li­za­ción tie­nen un rol fun­da­men­tal, en Chi­le vie­ne desa­rro­llán­do­se des­de ha­ce unos cin­co años, mien­tras en otras ciu­da­des más gran­des ya lle­va dé­ca­das. Aun­que que­dan ves­ti­gios de las vi­sio­nes an­ti­guas, au­men­tan los lu­ga­res don­de el ‘je­fe’ ya no es el del si­llón más gran­de sino el que di­ri­ge la in­ter­ac­ción en­tre más per­so­nas. En ese es­ce­na­rio ya no es efi­cien­te que se aís­le en una ofi­ci­na pri­va­da, aho­ra tra­ba­ja co­do a co­do con su equi­po. “Es tan así y tan in­te­re­san­te que hoy se ha pro­du­ci­do un pro­ce­so re­ver­so: en los 90, con la re­vo­lu­ción del email to­do el mun­do pre­de­cía que íba­mos a tra­ba­jar des­de nues­tras ca­sas, y en cam­bio lo que ve­mos hoy es una re­va­lo­ri­za­ción del ‘ca­ra a ca­ra’, por­que la otra per­so­na tie­ne ca­pa­ci­da­des com­ple­men­ta­rias a las mías, jun­tos po­de­mos cons­truir

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.