DES­PUÉS

La Tercera - Más Deco - - Espacios -

de tra­ba­jar du­ran­te 20 años en una ofi­ci­na en el ba­rrio El Golf en el úl­ti­mo de 24 pi­sos, con vis­ta a la cor­di­lle­ra, al ce­rro San Cris­tó­bal y al Club de Golf Los Leo­nes, el due­ño de es­tas ofi­ci­nas qui­so to­mar nue­vos ai­res. Que­ría al­go más cer­cano a su ca­sa, una ex­pe­rien­cia di­fe­ren­te y con én­fa­sis en el di­se­ño. Y así lo hi­zo. Pu­so el ojo en un edi­fi­cio en Vitacura que le lla­mó la aten­ción por su di­se­ño cur­va­do. Las op­cio­nes pa­ra ins­ta­lar­se eran el pi­so 6 o el pri­mer ni­vel. “Cuan­do re­ci­bi­mos el en­car­go y es­co­ger en­tre am­bas al­ter­na­ti­vas pa­ra di­se­ñar la ofi­ci­na, cla­ra­men­te nues­tra op­ción fue el pi­so 1. Com­pe­tir con la es­pec­ta­cu­lar vis­ta que ha­bía te­ni­do por tan­to tiem­po era muy di­fí­cil, en cam­bio la ex­pe­rien­cia de te­ner jar­dín, con la po­si­bi­li­dad de ha­cer reunio­nes al ai­re li­bre, era in­fi­ni­ta­men­te me­jor”, acla­ran Te­re­si­ta Cam­pino y Ja­cin­ta León.

Otra de las ven­ta­jas de es­te ni­vel ca­lle, a di­fe­ren­cia del res­to de los otros pi­sos, es la al­tu­ra de 3 me­tros y me­dio con que cuen­ta el es­pa­cio. Esa al­tu­ra so­lo la com­par­ten el hall de ac­ce­so y una ga­le­ría de ar­te del edi­fi­cio. La re­la­ción de esas di­men­sio­nes con el ex­te­rior ver­de fo­men­ta un efec­to co­mo de bar­co hun­di­do, que le dan una iden­ti­dad úni­ca al lu­gar. “Una ex­pe­rien­cia que trans­por­ta a un es­pa­cio am­bi­guo en­tre sub­ma­rino y ga­lác­ti­co”, coin­ci­den las en­car­ga­das del pro­yec­to.

Las jó­ve­nes ar­qui­tec­tas de la UC cuen­tan que es­te pro­yec­to lo to­ma­ron ha­ce dos años, cuan­do co­men­za­ron con su so­cie­dad, y pa­ra ellas fue to­do un de­sa­fío, por­que es­tu­vie­ron a car­go de la ar­qui­tec­tu­ra y la cons­truc­ción. “Por ser un edi­fi­cio cur­vo, cuan­do nos en­fren­ta­mos a la plan­ta la vi­sua­li­cé co­mo la si­lue­ta de un ele­fan­te. Y no sa­bía có­mo den­tro de esa si­lue­ta íba­mos a lo­grar in­cor­po­rar un pro­gra­ma, por­que to­dos los mu­ros rec­tos iban a chocar con los vi­drios cur­vos. Así fue co­mo pa­sa­mos a un tra­za­do más cur­vo, más or­gá­ni­co y que ate­nua­ra y sua­vi­za­ra el en­cuen­tro de lo nue­vo con la cur­va­tu­ra que ya exis­tía”, ex­pli­ca Te­re­si­ta Cam­pino.

Los prin­ci­pa­les re­qui­si­tos del en­car­go con­tem­pla­ban una sa­la de reunio­nes pa­ra 13 per­so­nas y que la ofi­ci­na del due­ño es­tu­vie­se acom­pa­ña­da de un li­ving, no de una sa­li­ta de reunio­nes, por­que se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.