_ U N ES­PA­CIO

La Tercera - Más Deco - - De Colección - MANUELA OVA­LLE po­r_ fo­to­s_ RO­DRI­GO CIS­TER­NA

Con us­te­des, un lu­gar que abun­da en ar­mo­nía ar­qui­tec­tó­ni­ca y ar­tís­ti­ca, que ha­ce un res­ca­te de gal­po­nes an­ti­guos que al­gu­na vez tu­vie­ron otra vi­da. Ubi­ca­do en In­de­pen­den­cia, es­te es­pa­cio de crea­ción y ex­pe­ri­men­ta­ción mues­tra y de­ter­mi­na la obra se­gún el len­gua­je de los gal­po­nes, rom­pien­do y ex­plo­ran­do, siem­pre con res­pe­to.

En cier­tas par­tes del glo­bo exis­ten lu­ga­res así, pe­ro es­ta re­por­te­ra ja­más ha­bía vis­to al­go si­mi­lar aquí en Chi­le. Se tra­ta de 13 gal­po­nes que an­ti­gua­men­te fue­ron fá­bri­cas de te­las y car­pin­te­ría, por allá por los años cin­cuen­ta, y que por mu­chos años es­tu­vie­ron aban­do­na­dos. En In­de­pen­den­cia, so­lo uti­li­zan­do 6 de la to­ta­li­dad de los es­pa­cios, y ubi­ca­do en un pre­dio y ba­rrio de ca­sas de ba­ja al­tu­ra y de fa­cha­da con­ti­nua, el 20 de oc­tu­bre de 2018 se hi­zo la aper­tu­ra de _un es­pa­cio, un lu­gar de so­bre­co­gi­mien­to ar­qui­tec­tó­ni­co y ar­tís­ti­co. Es un es­pa­cio enor­me de cer­ca de 5 mil m , pe­ro es ‘el’ es­pa­cio; o co­mo jue­ga su nom­bre, un es­pa­cio sin va­ni­dad ni pre­ten­sio­nes, que nos in­vi­ta a adi­vi­nar qué ocu­rri­rá allí aden­tro. De afue­ra, de he­cho, se vis­lum­bra co­mo cual­quier otro es­pa­cio. Pe­ro no.

Aquí lo que ha­cen Se­bas­tián Pree­ce (ar­tis­ta), Ma­nuel Pe­ral­ta (ar­qui­tec­to) y Li­na Ro­jas (ar­qui­tec­ta) es ma­gia ‘po­bre’, de la na­da, des­de lo po­co, des­de la fal­ta del ob­je­to. Abrie­ron un día so­lea­do y mos­tra­ron al mun­do su mo­do úni­co de ha­cer ar­te, ex­plo­ran­do la ca­pa­ci­dad ma­té­ri­ca y es­truc- tu­ral del re­cin­to, con­vir­tién­do­lo en un cuer­po vi­vo en el tiem­po. Así, co­men­za­ron lim­pian­do –un pro­ce­so lar­go–, sa­can­do los restos de lo que al­gu­na vez fue –má­qui­nas, hi­los, ma­de­ras–, pa­ra des­pués in­ter­ve­nir la es­truc­tu­ra de los gal­po­nes. Y ahí apa­re­ce el ar­te. “Aquí se mues­tran obras que no tie­nen ca­bi­da en una ga­le­ría de ar­te o un mu­seo, por varios mo­ti­vos: su tem­po­ra­li­dad, los mu­seos son mau­so­leos in­to­ca­bles, las ex­po­si­cio­nes en las ga­le­rías du­ran 1 mes, en cam­bio acá uno pue­de te­ner pro­ce­sos crea­ti­vos de lar­go alien­to. Po­de­mos sa­car el te­cho, po­de­mos de­jar que se inun­de, o sea po­de­mos tra­ba­jar con el es­pa­cio, no sim­ple­men­te ins­ta­lar­nos en él. En cier­ta me­di­da es­te es­pa­cio es de ex­pe­ri­men­ta­ción ar­tís­ti­ca, aquí no ex­hi­bi­mos pro­duc­tos, sino que el pro­duc­to mis­mo es el es­pa­cio. La pri­me­ra eta­pa fue la lim­pie­za y or­den del lu­gar, y a par­tir de eso em­pe­za­mos a des­cu­brir las pro­pias obras. En mi ca­so, mi pro­ce­so siem­pre tie­ne que ver un po­co más con la ar­queo­lo­gía, con es­pa­cios de ar­qui­tec­tu­ra, así que aquí no so­la­men­te lim­pia­mos y de­ja­mos apa­re­cer las hue­llas del lu­gar; al fi­nal el cuer­po es­cul­tó­ri­co es el mis­mo lu­gar”, de­ta­lla Se­bas­tián.

Es­te, se­gún lo de­fi­nen sus crea­do­res, es un es­pa­cio pú­bli­co que se re­la­cio­na con las in­cle­men­cias del sis­te­ma. “Al­guien lo pue­de ra­yar, al­guien se pue­de su­bir, es una es­truc­tu­ra de re­la­ción pú­bli­ca in­tere­san­te. Cuan­do la ar­qui­tec­tu­ra pier­de la fun­ción, se trans­for­ma en un ob­je­to, y es­te se­ría el ca­so. No­so­tros es­ta­mos acá tra­ba­jan­do todos los días, y pa­ra ve­nir se pue­de agen­dar una vi­si­ta, se pue­de ver el pro­ce­so de tra­ba­jo. Tam­bién te­ne­mos aper­tu­ras ofi­cia­les”, de­ta­llan.

Ade­más de su im­pron­ta –que jue­ga en­tre la de­sola­ción y la po­ten­cia ar­tís­ti­ca–, el ba­rrio don­de se ubi­ca es pri­mor­dial pa­ra su ex­pe­ri­men­ta­ción. Es un lu­gar cer­cano a pun­tos em­ble­má­ti­cos del San­tia­go an­ti­guo, muy cer­ca de la ca­lle In­gla­te­rra, a pa­sos de las vi­vien­das que cons­tru­yó el ar­qui­tec­to Lu­ciano Kul­czews­ki y que son pa­tri­mo­nio, a tres cua­dras de la ca­sa de la ‘tía’ Car­li­na –un lu­gar de re­mo­lien­da–, del hi­pó­dro­mo… “La mi­sión del pro­yec­to, los dos pri­me­ros años, se va a de­fi­nir por la ca­rac­te­ri­za­ción de la mis­ma obra; no hay

una cu­ra­to­ría es­pe­cí­fi­ca, la idea es que a tra­vés de las obras se de­fi­nan la cua­li­dad y ca­li­dad del lu­gar. Es un pro­yec­to in­de­pen­dien­te que no tie­ne ca­len­da­rio de pro­gra­ma­ción, las aper­tu­ras las ha­ce­mos los sá­ba­dos en la ma­ña­na, y la idea es que la gen­te ven­ga con ni­ños. Es­to ade­más se ha­ce a esa ho­ra pa­ra apro­ve­char la luz del lu­gar”, agre­gan.

LAS MUES­TRAS FLASH

Los pri­me­ros dos años es­te equi­po de crea­ti­vos va a tra­ba­jar con mues­tras es­po­rá­di­cas de dos se­ma­nas de­no­mi­na­das Mues­tras Flash; el asun­to tra­ta de in­vi­ta­cio­nes a ar­tis­tas na­cio­na­les pa­ra que mues­tren su tra­ba­jo en _un es­pa­cio, pe­ro que en­tren y sal­gan, al­go rá­pi­do. “Es un es­pa­cio abier­to, la idea es vin­cu­lar­se a todos pe­ro no ama­rrar­se a na­da. Ade­más el es­pa­cio tie­ne mu­chas ca­rac­te­rís­ti­cas la­ti­noa­me­ri­ca­nas, ya que no es per­fec­to, eso es muy in­tere­san­te, oja­lá por eso mis­mo nos gus­ta­ría tra­ba­jar des­de Mé­xi­co a Chi­le, en­con­trar gen­te que tra­ba­je de ma­ne­ra si­mi­lar”, ter­mi­nan.

EN LA FO­TO, una de las ins­ta­la­cio­nes: ne­bli­na de agua que cae des­de el te­cho co­mo llu­via so­bre es­com­bros con mus­gos en el pi­so.

“LAS CO­SAS QUE SU­CE­DEN CON LA LUZ NA­TU­RAL NOS IN­TERE­SAN, LOS RE­FLE­JOS, LAS ES­CUL­TU­RAS DE AGUA”, DI­CE LI­NA EN RE­LA­CIÓN A LO QUE VE­MOS EN LA FO­TO. LOS GAL­PO­NES TIE­NEN ES­TRUC­TU­RAS Y VI­GAS DE ACE­RO, Y TE­CHO DE PIZARREÑO. LOS MU­ROS SON DE AL­BA­ÑI­LE­RÍA RE­FOR­ZA­DA A LA VIS­TA.

DE IZ­QUIER­DA A DE­RE­CHA: Se­bas­tián Pree­ce (45), Li­na Ro­jas (45) y Ma­nuel Pe­ral­ta (50).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.