EN LAS CA­SAS DE TODOS

La Tercera - Más Deco - - Reportaje - Po­r_ PA­BLO ANDULCE fo­to­s_ JAI­ME PAL­MA

La re­ser­va en cuan­to a sus pro­ce­sos no fue una es­tra­te­gia pa­ra im­pe­dir co­pias o al­go así. Ellos sen­tían que la com­pa­ñía ha­bla­ba cla­ro a tra­vés de sus tien­das y sus pro­duc­tos, que no era ne­ce­sa­rio con­tar más. “Qui­zá

equi­vo­ca­da­men­te en­ten­día­mos que la gen­te sa­bia más de lo que ha­cía­mos. Nues­tros pro­duc­tos di­cen que son di­se­ña­dos por no­so­tros, pe­ro aún hay gen­te que pien­sa que trae­mos co­sas de Chi­na”, di­ce la fun­da­do­ra de Ca­sai­deas, abrién­do­nos la puer­ta pa­ra mos­trar el fun­cio­na­mien­to de unas de las mar­cas más que­ri­das en Chi­le.

Em­pe­cé a co­mer más ave­na con quí­noa y aho­ra en­ci­ma le agre­go un plá­tano pi­ca­do. Te­ne­mos bols bo­ni­tos en ca­sa, pe­ro aho­ra pa­re­cen muy chi­cos o muy gran­des, y los ce­rea­les no fun­cio­nan en pla­tos hon­dos. Por lo tan­to, co­mo cual­quier chi­leno en una si­tua­ción si­mi­lar, es­toy pen­san­do en ir a Ca­sai­deas. Co­mo cual­quier chi­leno sos­pe­cho tam­bién que iré por una co­sa pe­ro es muy pro­ba­ble que me lle­ve seis. “Ape­la­mos a emo­cio­nes”, es la ex­pli­ca­ción de Clau­dia Ve­ne­gas, so­cia fun­da­do­ra de Ca­sai­deas, pa­ra ese fe­nó­meno. “Bus­ca­mos sor­pren­der y pen­sa­mos mu­cho, pe­ro mu­cho, en el clien­te. Nos in­tere­sa que el pro­duc­to lle­gue a to­do el mun­do, y po­ne­mos mu­cha aten­ción al pre­cio. Pa­ra no­so­tros el triun­fo es que se ven­dan a to­do ni­vel so­cio­eco­nó­mi­co y no que­re­mos que eso cam­bie”.

Clau­dia cal­cu­la que fue ha­ce unos cin­co años cuan­do adop­ta­ron la es­tra­te­gia de pro­fun­di­zar en todos los es­pa­cios de la ca­sa: “Que­re­mos ser una em­pre­sa útil don­de no en­cuen­tres ob­je­tos in­ser­vi­bles. Hoy hay un área la­van­de­ría, de mas­co­tas, de jar­dín, etc. Si ne­ce­si­tas al­go pa­ra tu ca­sa, en ge­ne­ral en Ca­sai­deas lo vas a en­con­trar. Es una de las ra­zo­nes por las que nos sen­ti­mos tan li­be­ra­dos de las ten­den­cias: tra­ba­ja­mos en al­go que tie­ne una ba­se más só­li­da y per­ma­nen­te”.

El via­je al cen­tro de Ca­sai­deas co­mien­za en sa­las de reunio­nes con una in­tro­duc­ción a lo que ve­re­mos. Con­ti­nua por es­ca­le­ras has­ta el au­tén­ti­co y muy atí­pi­co ‘co­re’ de es­ta em­pre­sa. “Es bo­ni­to pen­sar que so­mos uno de los po­cos lu­ga­res don­de el di­se­ña­dor ejer­ce su ac­ti­vi­dad en to­da su am­pli­tud, des­de la idea has­ta su ubi­ca­ción en el pun­to de ven­ta: di­se­ña, co­ti­za, eli­ge pro­vee­dor, via­ja a fá­bri­cas y de­fi­ne pre­cio de ven­ta en con­jun­to con el área co­mer­cial. Los di­se­ña­do­res no lle­gan con esos co­no­ci­mien­tos, es­ta es la es­cue­la don­de los re­ci­ben”, di­ce Clau­dia.

IDM (In­no­va­cion, Desa­rro­llo y Mar­ca) aco­ge tam­bién a la gen­te de mar­ke­ting, vi­sual y ca­li­dad, pe­ro la ma­yor par­te de es­tos cin­cuen­ta y tan­tos em­plea­dos son di­se­ña­do­res. “Hay una di­rec­to­ra de ar­te, ella se en­car­ga de crear las lí­neas grá­fi­cas pa­ra todos los mun­dos que tra­ba­ja la com­pa­ñía. Ca­da área es­ta or­de­na­da por un sec­tor de la ca­sa, tal co­mo el pú­bli­co lo ve en las tien­das. Ca­da una tie­ne un di­rec­tor crea­ti­vo y un equi­po de di­se­ño. En al­gu­nos hay más, en otros me­nos, de­pen­dien­do de la di­fi­cul­tad y can­ti­dad de pro­duc­tos de ca­da lí­nea”. Son los di­se­ña­do­res quie­nes de­fi­nen el mix de pro­duc­tos, es de­cir el sur­ti­do que ve­mos en to­das las tien­das de Ca­sai­deas. Si se tra­ta de Me­sa, por ejem­plo, ellos di­rán cuán­tos man­te­les, cuán­tos cu­bier­tos, cuán­tas ser­vi­lle­tas. En ba­se a la in­for­ma­ción co­mer­cial de ven­tas que re­ci­ben ellos sa­ben qué fun­cio­nó y qué no. “Em­pe­za­mos a di­se­ñar y a co­ti­zar con dis­tin­tos pro­vee­do­res. Las con­tra­mues­tras van y vie­nen has­ta que afi­na­mos el di­se­ño. Siem­pre mo­ni­to­rea­mos que los cos­tos es­ti­pu­la­dos se res­pe­ten, de esa ma­ne­ra po­de­mos man­te­ner la pro­pues­ta de va­lor que tie­ne la com­pa­ñía, pre­cios ba­jos en ge­ne­ral. Ese pro­ce­so du­ra al­re­de­dor de dos me­ses”, ex­pli­ca Clau­dia. La co­lec­ción se pre­sen­ta en una fe­ria pa­ra todos los paí­ses en

LOS EQUI­POS DE di­se­ño de Ca­sai­deas es­tán com­pues­tos por pro­fe­sio­na­les bas­tan­te jó­ve­nes que de al­gu­na ma­ne­ra re­fle­jan al con­su­mi­dor de sus pro­duc­tos.

que es­tá Ca­sai­deas: Chi­le, Perú, Bo­li­via y aho­ra Co­lom­bia. De acuer­do a las le­ves di­fe­ren­cias en­tre ca­da mer­ca­do, ellos pro­ce­den a ha­cer la com­pra.

LA TEN­DEN­CIA

DE LA NO TEN­DEN­CIA

Por en­ci­ma del hom­bro de al­gu­nos di­se­ña­do­res, en las pan­ta­llas vi­mos co­sas co­mo unas ballenas azu­les na­dan­do jun­to a unos pe­ces ro­jos en un mar ca­fé pas­tel. Ese pat­tern va a ha­bi­tar un tex­til que en­ca­ja en el li­nea­mien­to gráfico de­fi­ni­do por la di­rec­to­ra de ar­te y los di­rec­to­res crea­ti­vos. “No ha­bla­mos de ten­den­cias por­que no tra­ba­ja­mos con ellas. Ha­bla­mos de li­nea­mien­tos grá­fi­cos que res­pon­den al ADN de la mar­ca. A par­tir de ellos sa­be­mos si nos in­cli­na­re­mos ha­cia cier­tos co­lo­res en la paleta. Es­ta­mos en­te­ra­dos de lo que es­tá pa­san­do pe­ro tie­ne mu­cho más que ver con ge­ne­rar un cam­bio de una tem­po­ra­da a otra, con ge­ne­rar un jue­go y una di­fe­ren­cia. Pe­ro no nos ba­sa­mos en ten­den­cias, aun­que no nos ce­rra­mos a to­mar lo que nos sir­ve. Via­ja­mos a ver lo que tie­nen los fa­bri­can­tes, pe­ro tam­bién es­tu­dia­mos mu­cho el com­por­ta­mien­to de los clien­tes, tam­bién sus cos­tum­bres y ma­ne­ras de vi­vir. En el equi­po son todos jó­ve­nes, unos más otros me­nos, se da una vi­ven­cia par­ti­cu­lar: los crea­do­res de los pro­duc­tos re­fle­jan a los con­su­mi­do­res”, ex­pli­ca Clau­dia.

“La for­ma en que tra­ba­ja­mos va muy de acuer­do con lo que sig­ni­fi­ca la mar­ca y lo que que­re­mos mos­trar sien­do Ca­sai­deas. En­tre­ga­mos so­lu­cio­nes pa­ra que ca­da uno pue­da vi­vir me­jor su ca­sa, en­ten­dien­do que ca­da uno la ar­ma co­mo quie­re y que son to­das muy di­ver­sas. Va­mos desa­rro­llan­do tem­po­ra­da a tem­po­ra­da li­nea­mien­tos, por­que si bien no nos fal­ta li­ber­tad, te­ne­mos que te­ner al­go que nos con­duz­ca a todos los equi­pos, al­go que nos aú­ne y que cuan­do la gen­te va­ya a la tien­da ten­ga un sen­sa­ción de con­jun­to, que se en­tien­da lo que qui­si­mos co­mu­ni­car, pa­ra eso tra­ba­ja­mos en es­tos li­nea­mien­tos grá­fi­cos, jun­tos con todos los di­rec­to­res crea­ti­vos”, ex­pli­ca Sil­va­na Gan­dol­fo, la di­rec­to­ra de ar­te de Ca­sai­deas.

Una tien­da que se ha des­ta­ca­do his­tó­ri­ca­men­te por su uso del co­lor tie­ne que cui­dar es­pe­cial­men­te sus car­tas. “Si bien en al­gu­na épo­ca, pa­ra cier­tas per­so­nas, era es­tri­den­te, creo que he­mos ido con­du­cién­do­la ba­jo la idea de que en es­tos tiem­pos uno bus­ca co­sas que pue­dan coha­bi­tar bien, com­bi­nar con co­sas que uno ya tie­ne. Siem­pre tra­ta­mos de se­guir sien­do Ca­sai­deas; no

por­que es­té de mo­da el ani­mal print vas a en­con­trar­lo acá. Va­mos por nues­tro ca­mino y bus­can­do que eso se va­ya re­fres­can­do y re­no­van­do pa­ra que la gen­te se sor­pren­da ca­da vez que va­ya. No va­mos al mar­gen, mi­ra­mos, ve­mos, y es­ta­mos tan co­nec­ta­dos co­mo todos a tra­vés de re­des so­cia­les, pe­ro la mar­ca es lo que ajus­ta to­do, tam­bién nues­tro cri­te­rio pa­ra pen­sar de dón­de re­co­ger ese ‘in­put’ y dón­de va a fun­cio­nar me­jor. No­so­tros tra­ba­ja­mos pa­ra ca­sas vi­vi­das, ca­sas de ver­dad. No tra­ba­ja­mos pa­ra un clien­te so­brio y otro más in­for­mal. Tra­ta­mos de que las co­sas se vean bien, jó­ve­nes, fres­cas y que sean usa­bles so­bre to­do. De es­pí­ri­tu jo­ven”, con­ti­núa Sil­va­na.

EL MO­MEN­TO PRE­CI­SO

Clau­dia re­cuer­da co­lec­cio­nes que no funcionaron, a la gen­te di­cien­do “¡Qué cho­ro!”, pe­ro yén­do­se sin com­prar na­da. “Hoy con todos los me­dios dis­po­ni­bles la gen­te es­tá mu­cho más ex­pues­ta a dis­tin­tas vi­sio­nes del di­se­ño. Su­ma­do a los em­pren­di­mien­tos de los di­se­ña­do­res jó­ve­nes in­de­pen­dien­tes chi­le­nos, to­do eso ha in­flui­do en que nues­tra pro­pues­ta ate­rri­ce me­jor. La em­pre­sa ha ma­du­ra­do tam­bién en su can­ti­dad de pro­ce­sos y su or­den”. La ma­du­rez ha ve­ni­do con un cre­ci­mien­to: en oc­tu­bre abrie­ron la pri­me­ra tien­da y la se­ma­na pa­sa­da la se­gun­da en Co­lom­bia, don­de ya ha­bían es­ta­do co­mo fran­qui­cia, y aho­ra lle­ga­ron co­mo fi­lial; eso les per­mi­te te­ner la mis­ma ima­gen en tér­mi­nos de pre­cios que en Chi­le.

“En es­te mo­men­to es­ta­mos con­tra­tan­do una con­sul­to­ra, que nos es­tá ayu­dan­do a con­so­li­dar la es­tra­te­gia de sus­ten­ta­bi­li­dad de aquí a cin­co años. Des­de di­se­ño ya han par­ti­do ini­cia­ti­vas co­mo de­jar cual­quier tin­te con­ta­mi­nan­te. Pe­ro con es­ta me­di­da bus­ca­mos es­ta­ble­cer una po­lí­ti­ca co­mo com­pa­ñía”. Des­de ha­ce un año y me­dio es­tán au­di­tan­do to­das las fá­bri­cas don­de Ca­sai­deas com­pra ba­jo cri­te­rios de sus­ten­ta­bi­li­dad am­bien­tal y so­cial: “Lle­va­mos al­re­de­dor de 60% au­di­ta­dos. Nues­tra área de ca­li­dad se es­tá preo­cu­pan­do de es­ta­ble­cer los es­tán­da­res y se hi­zo un le­van­ta­mien­to de las 300 fá­bri­cas en Chi­na, In­dia y Pa­quis­tán. Se re­vi­san las in­fra­es­truc­tu­ras, la par­te so­cial, el có­mo es­tán tra­ba­jan­do las per­so­nas, el im­pac­to al me­dioam­bien­te y los pro­ce­sos. Eso les da una no­ta y so­bre cier­to por­cen­ta­je de cum­pli­mien­to po­de­mos se­guir tra­ba­jan­do con ellos”, con­clu­ye Clau­dia.

CA­SAI­DEAS se con­du­ce a tra­vés de li­nea­mien­tos grá­fi­cos que con­cuer­dan con la mar­ca y no por las ten­den­cias.

CA­SAI­DEAS es una mar­ca chi­le­na que ope­ra en Perú, Bo­li­via y Co­lom­bia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.