HA­CE

La Tercera - Más Deco - - Espacios -

va­rios años ya, ha­cien­do un ta­ller, la dra­ma­tur­ga Clau­dia Hi­dal­go co­no­ció a un ac­tor que le con­tó una his­to­ria con in­gre­dien­tes que le so­na­ron fa­mi­lia­res: en­torno tra­di­cio­nal, mu­chas ho­ras de la in­fan­cia trans­cu­rri­das en la co­ci­na, con una abue­la muy pre­sen­te, ver­da­de­ras an­sias de for­mar una fa­mi­lia, años de po­lo­leo (in­clu­so un ma­tri­mo­nio), la lle­ga­da de un hi­jo y jun­to a eso la ne­ce­si­dad de ser más ho­nes­to que nun­ca, de ad­mi­tir al­go que se ha­bía re­pri­mi­do –muy pro­ba­ble­men­te– por te­mor a no en­ca­jar den­tro del úni­co mo­de­lo de fa­mi­lia que creían po­si­ble. “¡Ten­go un ami­go al que le pa­só lo mis­mo! Tie­nes que co­no­cer­lo”, di­jo Clau­dia Hi­dal­go a su nue­vo ami­go e hizo lo mis­mo con el que co­no­cía de an­tes, tam­bién ac­tor. Cuan­do Chi­le sea un país en que el ma­tri­mo­nio sea al­can­za­ble pa­ra cual­quie­ra que ama y tie­ne un pro­yec­to de vi­da con otro u otra, es po­si­ble que Pie­rre Sau­ré se ca­se con Ál­va­ro Saa­ve­dra, des­pués de to­do el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio es una deu­da con mu­chos. En­ton­ces Clau­dia de­be­ría ha­cer un brin­dis y con­tar so­bre ese día en que los reunió y nun­ca más se se­pa­ra­ron, ha­ce ya sie­te años. “Fue in­creí­ble en­con­trar a al­guien que tu­vie­ra una his­to­ria tan si­mi­lar a la tu­ya, que en­ten­die­ra lo que vi­vías co­ti­dia­na­men­te”, di­cen Pie­rre y Ál­va­ro aho­ra ba­jo un qui­ta­sol en el agra­da­ble pa­tio de la ter­ce­ra ca­sa que com­par­ten jun­to a Al­men­dra (la hi­ja de Ál­va­ro, de 10 años) y Pas­cual (el hi­jo de Pie­rre de 8 años).

Fue otra amiga la que les dio el da­to de la ca­ba­ñi­ta de ba­rro en la co­mu­ni­dad eco­ló­gi­ca de Pe­ña­lo­lén que ocu­pa­ron por pri­me­ra vez co­mo fa­mi­lia. Pas­cual aún usa­ba pa­ña­les. “To­do ahí nos lle­vó a vi­vir de una ma­ne­ra muy sim­ple. Te­nía­mos que re­uti­li­zar el agua, hi­ci­mos un huer­to y un jar­dín pre­cio­so, tu­vi­mos co­ne­jos y ga­lli­nas. Ahí los ni­ños se hi­cie­ron her­ma­nos. Ahí apa­re­ció el pan”, re­cuer­dan. Ca­da uno es­ta­ba en su tra­ba­jo re­la­cio­na­do al tea­tro o a la ges­tión cul­tu­ral, pe­ro Pie­rre siem­pre ha­bía que­ri­do em­pren­der, pri­me­ro con su com­pa­ñía de tea­tro, lue­go con una edi­to­rial de dra­ma­tur­gia que no pros­pe­ró. El pan era al­go que ha­cían tan na­tu­ral­men­te co­mo re­co­lec­tar los hue­vos de las ga­lli­nas, pe­ro a sus co­no­ci­dos les gus­ta­ba tan­to que no de­ja­ban de de­cir­les ‘de­be­rían ven­der­lo’. “Ál­va­ro es muy ta­len­to­so, em­pe­zó a ha­cer crois­sants y co­sas su­per­so­fis­ti­ca­das. Él nos in­tro­du­jo en la ma­sa ma­dre. Yo se­guí ha­cien­do pan­ci­to ama­sa­do muy rus­ti­co. Ál­va­ro es el que sa­be más de co­ci­na”, cuenta Pie­rre de los orí­ge­nes de Pan Mos­ta­cho, la exi­to­sa pa­na­de­ría que tie­nen en Pro­vi­den­cia. “Le­van­tar nues­tra em­pre­sa fue un gran sa­cri­fi­cio al prin­ci­pio. Te po­de­mos con­tar de­ta­lles co­mo los ni­ños dur­mien­do so­bre los sa­cos de ha­ri­na. La Clau­dia (la ex mu­jer de Pie­rre) y mi ma­má nos ayu­da­ron mu­cho, pe­ro a ve­ces no te­nía­mos con quién de­jar­los. Uno de los dos se te­nía que le­van­tar a la 2 de la ma­ña­na a abrir la pa­na­de­ría, el otro iba a de­jar a los ni­ños al co­le­gio. He­mos te­ni­do que ser muy uni­dos pa­ra po­der te­ner es­ta fa­mi­lia y pa­ra dar­le la vi­da que que­re­mos”.

Cuan­do la pa­na­de­ría co­men­zó a an­dar ne­ce­si­ta­ron una ubi­ca­ción más ur­ba­na, de­jar de de­pen­der del au­to. Se cam­bia­ron a otra ca­sa y pos­te­rior­men­te a la que ocu­pan hoy en Las Con­des.

“Pas­cual me di­ce pa­pá a mí y a Ál­va­ro le di­ce ‘Al­vi’. La ‘Al­me’ le di­ce pa­pá a Ál­va­ro y a mí me di­ce Pie­rre. Pe­ro cuan­do ha­blan de no­so­tros di­cen los pa­pás”, ex­pli­ca Pie­rre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.