UN

La Tercera - Más Deco - - Espacios -

so­fá cur­vo que hoy lu­ce un ta­piz nue­vo y gris jun­to a dos si­llon­ci­tos ama­ri­llos en el li­ving; un es­pe­jo en el hall de en­tra­da; tres lam­pa­ri­tas en­lo­za­das en la te­rra­za y un jue­go de lo­za en la co­ci­na. Son al­gu­nas de las cosas que los due­ños an­te­rio­res de­ja­ron en es­ta ca­sa. Se­gún el so­brino que se hi­zo car­go des­pués de que ella fa­lle­cie­ra y el alz­héi­mer ya no le per­mi­tie­ra ser in­de­pen­dien­te a él, el ma­tri­mo­nio de­jó aquí tam­bién gran­des de­seos de te­ner hi­jos.

“Nos con­ta­ron que se hi­cie­ron la ca­sa pa­ra te­ner ni­ños y nun­ca pu­die­ron. Me dio la im­pre­sión de que mis ni­ños te­nían que ve­nir, que era un lu­gar que los es­ta­ba es­pe­ran­do”, di­ce la due­ña ac­tual, jo­ven ma­dre de cua­tro, tres de ellos hom­bres. Pre­ci­sa­men­te es­ta fa­mi­lia de­jó su ca­sa Ley Pe­rei­ra bus­can­do una con más es­pa­cio pa­ra los ni­ños. La due­ña re­cuer­da que le die­ron la di­rec­ción y an­tes de la ci­ta con la co­rre­do­ra fue a mi­rar­la por fue­ra. Aun­que es­ta­ba pin­ta­da de ama­ri­llo y da­mas­co, le en­can­tó. “Es una ca­sa su­per­en­tre­ten­di­da des­de que uno en­tra. Fue di­se­ña­da en los 50 por un ar­qui­tec­to mo­derno y se le no­ta. Es una ca­sa su­ma­men­te no­ble en sus ma­te­ria­les; tie­ne el par­qué ori­gi­nal. Los es­pa­cios in­vi­tan a que­dar­se, a dis­fru­tar­los, tie­ne una ener­gía bue­na y, ade­más, no tie­ne in­ter­ven­cio­nes, des­de que se cons­tru­yó na­die le hi­zo na­da, o muy po­co. No te­nía am­plia­cio­nes ra­ras”.

Los cam­bios los in­tro­du­jo ella y fue­ron los es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rios, generalmente por­que la con­cep­ción de los re­cin­tos en los 50 no se adap­ta siem­pre a la vi­da de hoy, o por­que la apues­ta ar­qui­tec­tó­ni­ca po­día lle­gar a ser arries­ga­da en al­gu­nas de­ci­sio­nes. “Por mu­cho tiem­po ve­nían de las es­cue­las de ar­qui­tec­tu­ra a mi­rar­la. Es una ca­sa que es­tá en des­ni­ve­les, vi­sual­men­te el te­cho pa­re­ce me­di­te­rrá­neo y los es­pa­cios pú­bli­cos es­ta­ban en una mis­ma ala, pe­ro el li­ving que­da­ba en el se­gun­do pi­so. A mí no me im­por­ta­ba, yo que­ría pin­tar y ve­nir­me, pe­ro me di­je­ron que si ne­ce­si­ta­ba ven­der al­gún día, de­ta­lles co­mo esos me ju­ga­rían en con­tra. Ese li­ving lo de­ja­mos de sa­li­ta y un es­cri­to­rio en el pri­mer pi­so que da­ba al jardín lo con­ver­ti­mos en li­ving y co­me­dor”.

Así co­mo con las ca­sas, ella pre­fie­re los mue­bles con his­to­ria. Ade­más de con­ser­var y re­pa­rar los que ha­bían per­te­ne­ci­do a los due­ños ori­gi­na­les, hi­zo una mez­cla con lo que re­ci­bió co­mo re­ga­lo de ma­tri­mo­nio, cosas que ella y su ma­ri­do han he­re­da­do de sus fa­mi­lias y cosas nue­vas.

¿Y se lo­gró el ob­je­ti­vo? ¿Los ni­ños es­tán más con­ten­tos acá con más es­pa­cio?

“Re­cién les gus­ta más es­ta ca­sa”, res­pon­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.