Pie­dras de la Pa­ta­go­nia

La Tercera - Más Deco - - Viaje Al Patrimonio - Po­r_ FRANCISCAJIMÉNEZ

En un re­cien­te via­je a la Re­gión de Ay­sén co­no­cí las obras del ar­te­sano Ós­car Ziehl­mann. Des­cu­brí su tra­ba­jo en pie­dra por azar, jus­to cuan­do re­co­rría la fe­ria de Coy­hai­que y me en­can­tó. De he­cho, al lle­gar a la pla­za de ar­mas de esa ciu­dad, lo pri­me­ro que uno ve es la es­cul­tu­ra La Ma­dre Tehuel­che, de su au­to­ría, que re­pre­sen­ta el amor y la co­nec­ti­vi­dad en­tre ma­dre e hi­jo.

Al con­ver­sar con él en su pe­que­ño y sin­gu­lar lo­cal, lleno de pie­dras ro­da­das –“las abue­li­tas” co­mo las lla­ma él, ya que son guar­da­do­ras de la me­mo­ria– se pue­den ver imá­ge­nes de la na­tu­ra­le­za, ani­ma­les en­dé­mi­cos, de pue­blos ori­gi­na­rios y se­res mi­to­ló­gi­cos. Es­to úl­ti­mo le lla­ma mu­cho la aten­ción, al­go que se re­fle­ja en sus pie­dras.

Tal co­mo co­men­ta, su la­bor con­sis­te en bus­car las pie­dras en los ríos, se­lec­cio­nar las más idó­neas pa­ra tra­ba­jar­las y lue­go lle­var­las a su ta­ller. Usa so­lo lá­piz, gra­fi­to, bu­ril y pun­zón. No usa quí­mi­cos ni otras sus­tan­cias pa­ra sus pie­zas. Es un ver­da­de­ro ar­tis­ta de las pie­dras. Con gran pa­cien­cia y con­tem­pla­ción, las ras­pa y las so­pla a la vez que va plas­man­do imá­ge­nes que pue­den ser des­de un ani­mal has­ta un ser mi­to­ló­gi­co.

Ga­na­dor de un pre­mio Fon­dart, es­te ar­tis­ta tie­ne un li­bro so­bre su tra­ba­jo edi­ta­do en 2011. Es­te ca­tá­lo­go de su obra se lla­ma “Pe­tro­gra­fías en can­to ro­da­do de los ríos de Ay­sén”, tex­to de 105 pá­gi­nas, en el que da a co­no­cer una par­te del tra­ba­jo en pie­dra que ha rea­li­za­do en es­tos años.

Su tra­ba­jo edu­ca­ti­vo tam­bién lo ha lle­va­do a rea­li­zar di­fe­ren­tes ta­lle­res de pe­tro­gra­fía tan­to pa­ra ni­ños co­mo pa­ra adul­tos, en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal. Es­tas ac­ti­vi­da­des se re­la­cio­nan con la his­to­ria y los lu­ga­res don­de las rea­li­za, por­que, por lo ge­ne­ral, las ha­ce en si­tios don­de ha­ya ves- ti­gios de pe­tro­gli­fos o gra­ba­dos en pie­dra, al­go que se en­cuen­tra en va­rias zo­nas de Chi­le. Lo in­tere­san­te es que, ade­más, los asis­ten­tes pue­den sa­ber más so­bre las pie­dras, su ori­gen y com­po­si­ción, a la vez que apren­den so­bre el ma­ne­jo de las he­rra­mien­tas.

Yo me fui fe­liz de mi en­cuen­tro con es­te ar­tis­ta ya que me lle­vé un te­so­ro de Ay­sén: una pie­dra con la ima­gen de un ar­ma­di­llo. Un fino re­cuer­do de es­te des­cu­bri­mien­to.

A ÓS­CAR ZIEHL­MANN se le pue­de en­con­trar en la pla­za de ar­mas de Coy­hai­que. Atien­de su pro­pio lo­cal en don­de se pue­de apre­ciar su tra­ba­jo y las cien­tos de pie­dras ro­da­das de la zo­na que ha es­cul­pi­do du­ran­te los úl­ti­mos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.