JA­VIER

La Tercera - Más Deco - - Espacios - @SIENKITCHENS WEB. SIENDESIGN.CL

Ra­mí­rez se acuer­da de que en las reunio­nes con el equi­po de Ser­gio Echeverría, a quien se en­car­gó la re­mo­de­la­ción to­tal de una ca­sa de cam­po di­se­ña­da por Ch­ris­tian de Groo­te, se dis­cu­tió bas­tan­te el mar­co de res­pe­to a la obra ori­gi­nal en que de­bía dar­se es­te pro­ce­so, los con­cep­tos a se­guir, la no­ble­za ne­ce­sa­ria en los ma­te­ria­les. “Era una co­ci­na com­ple­ta­men­te de co­lor ma­de­ra, que se veía es­pe­cial­men­te en me­so­nes y puer­tas. El pi­so era de Ba­tu­co an­ti­guo co­lor bur­deos, la pa­re­des eran gra­vi­lla­das. Te­nía pe­nín­su­las; el con­cep­to de las is­las lo desa­rro­lla­mos no­so­tros en con­jun­to con los clien­tes. Ellos que­rían una is­la prin­ci­pal pa­ra co­ci­nar con el fa­mi­lión y dos más co­mo de ayu­da, de apo­yo; asi­mis­mo, pi­die­ron más pun­tos de la­va­do”.

Las vi­gas de ma­de­ra, las al­tu­ras y los la­dri­llos don­de los cie­los se abo­ve­dan se man­tu­vie­ron tal cual es­ta­ban. En los 44 m que tie­ne es­ta co­ci­na las me­jo­ras fue­ron fun­da­men­tal­men­te en di­se­ño, fun­cio­na­li­dad y equi­pa­mien­tos. “El pi­so es de ma­de­ra-ma­de­ra, no es por­ce­la­na­to ni vi­ní­li­co. La co­ci­na tam­bién es ma­de­ra-ma­de­ra, no es me­la­mi­na. A di­fe­ren­cia del co­lor ro­ji­zo que te­nía la ma­de­ra en el look an­te­rior, op­ta­mos por uno más nór­di­co, la te­ñi­mos y bar­ni­za­mos blan­co man­te­nien­do las ve­tas. To­das las puer­tas, fren­tes y cos­ta­dos vi­si­bles son de len­ga con en­ci­na te­ñi­da blan­ca”.

Pa­ra los ar­te­fac­tos acu­die­ron a la mar­ca sui­za Fran­ke, y gra­cias a su ma­ne­jo ex­per­to pa­ne­lean­do, tan­to re­fri­ge­ra­ción co­mo la­va­do de va­ji­lla que­da­ron ocul­tos en los mue­bles. Ahí te­ne­mos una mues­tra cla­ra de có­mo lo con­tem­po­rá­neo y la tec­no­lo­gía en­tran en es­te am­bien­te que no de­ja de ser cam­pes­tre. Siem­pre con­si­de­ran­do el vo­lu­men de es­ta fa­mi­lia, el re­fri­ge­ra­dor, el la­va­va­ji­llas y por su­pues­to las des­pen­sas te­nían que ser ca­pa­ces de abas­te­cer sa­tis­fac­to­ria­men­te. Ellos in­sis­tie­ron en con­ser­var una co­ci­na a le­ña y una a gas in­dus­trial.

“Co­mo hi­ci­mos en mues­tras co­mo Ca­sa Foa y Ca­sa Cor, man­tu­vi­mos ele­men­tos col­gan­tes. Re­pi­sas, uten­si­lios de co­ci­na, pla­tos, plan­tas y otros ele­men­tos se vuel­ven muy ne­ce­sa­rios cuan­do hay zo­nas de la co­ci­na que tie­nen más de tres me­tros. Otras es­tra­te­gias muy SIEN son la in­te­gra­ción en­tre las tres áreas de co­ci­na que fun­cio­nan cohe­ren­te­men­te, así co­mo la sim­pli­fi­ca­ción de los mu­ros. Ha­bía mu­cho mueble por­que sí. Ade­más de­ja­mos un es­pa­cio de co­me­dor gran­de, pa­ra unas diez per­so­nas. Tra­ta­mos de que los mue­bles fue­ran fun­cio­na­les y sim­ples de ma­ne­ra que se des­ta­ca­ran las sar­te­nes de co­bre, la co­ci­na a le­ña, los la­dri­llos. La co­ci­na ce­de pro­ta­go­nis­mo a los ob­je­tos. Uno la va des­cu­brien­do y asom­brán­do­se con ella; es­tos equi­pos ocul­tos, con que pue­do co­ci­nar o la­var en ca­si ca­da rin­cón”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.