VISIONARIO

La Tercera - Más Deco - - Perfil - Po­r_ PABLO ANDULCE fo­to­s_ DEL LI­BRO “EN LA RU­TA DE JUAN PA­RRO­CHIA BE­GUIN, PRE­MIO NA­CIO­NAL DE UR­BA­NIS­MO CHI­LE 1996”, DE MA­RÍA ISA­BEL PA­VEZ.

Ya a fi­nes del siglo XIX se fan­ta­sea­ba con un me­tro pa­ra Santiago. Se pro­yec­ta­ron mu­chos pla­nes a lo lar­go de las si­guien­tes dé­ca­das, pe­ro so­lo uno se ma­te­ria­li­zó y sir­vió de mar­co pa­ra la for­ma de des­pla­zar­nos. Por­que se pre­pa­ró en EE.UU. y Eu­ro­pa, por­que de­di­có cua­tro años de su vi­da a co­no­cer to­dos los me­tros del mun­do, por­que con­ta­ba con el li­de­raz­go pa­ra mo­ti­var y el ta­len­to pa­ra for­mar equi­pos di­ver­sos y mul­ti­dis­ci­pli­na­rios, o sim­ple­men­te por­que tu­vo la vo­lun­tad y pa­cien­cia pa­ra lle­var a ca­bo lo que ges­tó cuan­do era un alumno en la U. de Chi­le, pa­ra se­guir ade­lan­te sin im­por­tar quién go­ber­na­ba... so­bran ra­zo­nes pa­ra que esa ta­rea ca­ye­ra en ma­nos de Juan Pa­rro­chia Be­guin.

Mau­ri­cio se acuer­da de ha­ber to­ma­do ho­jas y ra­mas con las ma­nos pa­ra des­pe­jar al­can­ta­ri­llas que es­ta­ban muy le­jos de su ca­sa. Era el ti­po de co­sas que po­día ha­cer con su papá los do­min­gos, cuan­do to­ma­ban el au­to y re­co­rrían ca­mi­nos pre­ca­rios y te­rre­nos bal­díos. Años más tar­de se con­ver­ti­rían en mo­der­nas au­to­pis­tas y ro­ton­das, pe­ro en ese mo­men­to, cuan­do Mau­ri­cio Pa­rro­chia te­nía 7 u 8 años, eran par­te de una ciu­dad que so­lo exis­tía en la men­te y los pla­nos de su papá y su equi­po. “Era una éti­ca pro­fe­sio­nal muy es­tric­ta, que se­gu­ra­men­te traía de su ori­gen co­mo in­mi­gran­te. A mi papá le gus­ta­ba ha­cer las co­sas bien, tra­ta­ba de dar lo me­jor a la gen­te”, di­ce Mau­ri­cio, el me­nor de los cinco hi­jos que tu­vo el ma­tri­mo­nio Pa­rro­chia-Bravo tres años des­pués del fa­lle­ci­mien­to de su pa­dre.

“Él era un ur­ba­nis­ta que nun­ca de­jó de la­do lo hu­mano. Ca­da so­lu­ción se ana­li­za­ba, se con­sul­ta­ba, se com­pro­ba­ba. To­ma­ba mu­chos años. Tras­pa­só eso a un equi­po que pre­pa­ró muy bien; en­vió a mu­chos a per­fec­cio­nar­se en Fran­cia (país cu­yo sis­te­ma de me­tro era re­fe­ren­te y que él co­no­ció des­de su in­fan­cia jun­to a su pa­dre). Pe­ro lo más im­por­tan­te pa­ra él era no pre­sen­tar un pro­yec­to des­hu­ma­ni­za­do”, di­ce Ma­ría Mer­ce­des Bravo, viu­da y co­la­bo­ra­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.