IMÁ­GE­NES SO­NO­RAS

SON, POR SU­PUES­TO, EN­VA­SES, ES­TA­MOS TO­DOS DE ACUER­DO. PE­RO EN PO­COS PRO­DUC­TOS SE RE­QUIE­RE UNA RE­LA­CIÓN TAN ES­TRE­CHA, COM­PLE­JA Y PER­FEC­TA: IN­VI­TAR A ES­CU­CHAR A TRA­VÉS DE LA VIS­TA.

La Tercera - MasDeco Full Diseno - - DISEÑO -

“El al­ma­ce­na­mien­to de so­ni­do analó­gi­co en un dis­co gra­mo­fó­ni­co, pos­te­rior­men­te en un ca­se­te y des­pués en un dis­co com­pac­to (CD) de­man­dó, des­de ha­ce va­rias dé­ca­das, un so­por­te, di­ga­mos un pac­ka­ging. Pri­me­ro, pa­ra pro­te­ger la fra­gi­li­dad del pro­duc­to y, lue­go, pa­ra otor­gar una iden­ti­dad vi­sual po­ten­te y dis­tin­gui­ble de los de­más al ar­tis­ta y su pro­pues­ta”. Tan sim­ple y prác­ti­co co­mo eso. Así se ex­pli­ca Pe­dro Ál­va­rez, di­se­ña­dor y aca­dé­mi­co PUC, la apa­ri­ción y desa­rro­llo del co­ver art, ha­bla­mos de al­go más que las por­ta­das, a ve­ces de li­bros des­ple­ga­bles e in­clu­so im­pre­sio­nes so­bre el dis­co mis­mo. Has­ta la lle­ga­da del MP3, el car­tón, el pa­pel y lue­go el acrí­li­co fue­ron so­por­tes ma­te­ria­les usa­dos pa­ra en­va­sar la mú­si­ca: “El di­se­ño de ca­rá­tu­las y grá­fi­cas se fue tor­nan­do ca­da vez más ne­ce­sa­rio e in­clu­so obli­ga­to­rio. Mu­chos can­tan­tes y ban­das no so­lo pa­sa­ron a la his­to­ria por su mú­si­ca sino tam­bién por su as­pec­to o por el di­se­ño de una bue­na grá­fi­ca, evo­ca­ti­va, po­ten­te y re­cor­da­ble (preg­nan­te). Co­mo la fun­gi­bi­li­dad de los pro­duc­tos cons­ti­tu­ye uno de los prin­ci­pa­les fun­da­men­tos de la eco­no­mía, na­da me­jor que do­tar a un ar­te­fac­to o pro­duc­to cul­tu­ral in­tan­gi­ble (un set de can­cio­nes) de un so­por­te atrac­ti­vo, ade­más de co­lec­cio­na­ble. En al­gu­na me­di­da, la mú­si-

ca y la ima­gen pro­yec­ta­da a par­tir de es­ta se tor­na­ron in­se­pa­ra­bles, al me­nos has­ta la lle­ga­da de Naps­ter. Aun así, en los úl­ti­mos años se ha re­va­lo­ri­za­do el for­ma­to vi­ni­lo –más gran­de, ex­pre­si­vo y ge­ne­ro­so con la pre­sen­cia de la ima­gen–, lo que ha ge­ne­ra­do una in­tere­san­te re­no­va­ción del di­se­ño de ca­rá­tu­las de dis­cos, un po­co per­di­do con la irrup­ción del for­ma­to ca­se­te y el dis­co com­pac­to”.

Pe­dro cree que la por­ta­da del dis­co es la pri­me­ra ima­gen de la mú­si­ca y una for­ma de en­la­ce en­tre grá­fi­ca y mú­si­ca: “De al­gu­na for­ma, la ima­gen es la en­car­ga­da de com­ple­tar una obra mu­si­cal y un ca­nal pa­ra la co­ne­xión del mi­rar y el es­cu­char; una for­ma de dis­fru­tar la mú­si­ca con los ojos o una for­ma de ‘mú­si­ca pa­ra los ojos’. Si po­de­mos ha­blar de mú­si­ca de cul­to, tam­bién po­de­mos ha­cer lo mis­mo con grá­fi­cas de pro­duc­cio­nes mu­si­ca­les ele­va­das al mis­mo es­ta­tus de cul­to. Bas­ta pen­sar en imá­ge­nes in­de­le­bles de la cul­tu­ra po­pu­lar co­mo el ‘plá­tano’ se­ri­gra­fia­do de War­hol en ‘The Vel­vet Un­der­ground & Ni­co’, el vi­sua­li­za­dor de seg­men­tos de las ca­ras de los in­te­gran­tes de The Po­li­ce en ‘Ghost in the ma­chi­ne’, la si­lue­ta ne­gra de Mi­les Da­vis en ‘Sket­ches of Spain’ o, en un ca­so más lo­cal, la fo­to­gra­fía de los in­te­gran­tes de Agua­tur­bia ‘en pe­lo­tas’ en su pri­mer dis­co o la ima­gen de Víc­tor Ja­ra en la ca­rá­tu­la de ‘El de­re­cho de vi­vir en paz’”. A tra­vés de va­rias dé­ca­das de ca­rre­ra el di­se­ña­dor grá­fi­co bra­si­le­ño Fe­li­pe Ta­bor­da se ha em­bar­ca­do en cien­tos de pro­yec­tos, al­gu­nos re­nom­bra­dos co­mo el li­bro que pu­bli­có pa­ra Tas­chen –La­tin Ame­ri­can Grap­hic De­sign– y de­ce­nas de por­ta­das –di­ga­mos por­ta­das pa­ra sim­pli­fi­car– de LP y CD pa­ra ar­tis­tas co­mo El­ton John, Kool & the Gang, Chi­co Buar­que, Ja­mes Tay­lor, Gil­ber­to Gil, en­tre mu­chos otros.

“No po­de­mos ol­vi­dar que la ta­pa de un dis­co es par­te de, na­da más y na­da me­nos que un em­ba­la­je, es el pac­ka­ging de un pro­duc­to. El pro­duc­to es el dis­co y te­ne­mos que ha­cer un tra­ba­jo que ten­ga re­la­ción con él. No va­mos a ha­cer una ta­pa pa­ra un can­tan­te de cue­ca con un ai­re punk. O un pro­yec­to muy chic no pue­de te­ner un em­ba­la­je muy sim­ple. El co­no­ci­mien­to de lo que ha­ce el ar­tis­ta es fun­da­men­tal. Te­ne­mos que es­cu­char. Así co­mo en cual­quier tra­ba­jo de di­se­ño, si ha­ces pac­ka­ging pa­ra un vino tie­nes que pro­bar­lo. La idea es ha­cer fe­liz al ar­tis­ta y ser fe­li­ces no­so­tros tam­bién”, di­ce Ta­bor­da, au­to­ri­dad en el te­ma a ni­vel mun­dial.

Él cree que sus ta­pas son efi­cien­tes, que un tra­ba­jo ha lla­ma­do al si­guien­te: “Cuan­to más ha­ces más te pi­den. Es el pro­duc­to de la ex­pe­rien­cia y el co­no­ci­mien­to de 33 años, des­de 1983. Me en­can­ta la mú­si­ca ade­más. Mi tra­ba­jo no so­lo son ta­pas de dis­cos, ha­go un mon­tón de otras co­sas. Pe­ro no se vi­ve sin mú­si­ca y sin que­so, que me en­can­ta tam­bién”.

Ta­bor­da siem­pre res­pon­de lo mis­mo a la pre­gun­ta ‘¿Qué por­ta­da te ha gus­ta­do más ha­cer?’: “La pró­xi­ma. Pa­ra mí es un pla­cer el desafío de crear al­go nue­vo. No es un ries­go, no me da mie­do. In­clu­so en la ex­po

–ac­tual­men­te en la se­de de DUOC Ala­me­da, ins­ti­tu­ción que lo tra­jo a Chi­le pa­ra dar char­las y ha­cer works­hops– hay una ta­pa cu­yo con­cep­to es­ta­mos desa­rro­llan­do, que es­tá apro­ba­da pe­ro aún le fal­ta tra­ba­jo”. Pa­re­ce que un día el can­tan­te nor­te­ame­ri­cano Beck es­ta­ba dan­do vuel­tas por Tumblr –una es­pe­cie de blog don­de se pue­den pu­bli­car tex­tos, imá­ge­nes y gifs- y se to­pó con el del di­se­ña­dor chi­leno Ale­xan­der Me­del. Beck vio uno de sus pro­yec­tos, una ilus­tra­ción so­bre la ca­ra de una mo­de­lo y le en­can­tó. Le pi­dió a Ale­xan­der al­go si­mi­lar pa­ra la por­ta­da del dis­co en que tra­ba­ja­ba. “Eso me con­tó Mi­chael Mei­sel, má­na­ger de Beck. De ahí en ade­lan­te flu­yó muy rá­pi­do por­que él bus­có al­go puntual en mi tra­ba­jo y fue lo que se hi­zo. Es bas­tan­te có­mo­do de cier­ta ma­ne­ra, no te es­tán pi­dien­do al­go que no es tu mano, pi­den di­rec­ta­men­te tu ar­te”, di­ce Ale­xan­der.

De acuer­do a su ex­pe­rien­cia hoy las co­sas son un po­co dis­tin­tas: “In­ter­net ofre­ce una bi­blio­te­ca vi­sual pa­ra que el clien­te es­co­ja con quién tra­ba­jar y qué res­ca­tar del ar­te de ca­da di­se­ña­dor o ilus­tra­dor. Pa­sa tan­to con la mú­si­ca co­mo en otras áreas, co­mo por ejem­plo en el mun­do edi­to­rial”.

¿Es uno de los sue­ños que lle­va a los chi­cos a las es­cue­las de di­se­ño?

La ver­dad es que sí. Uno no es­pe­ra ha­cer la por­ta­da de un dis­co o tra­ba­jar con un ar­tis­ta puntual, pe­ro es­pe­ras que tu tra­ba­jo sea vis­to por mu­cha gen­te y que a la gen­te le gus­te. Vis­to de esa ma­ne­ra es un sue­ño.

¿QUÉ ME­JOR CO­NE­XIÓN po­día te­ner War­hol con The Vel­vet Un­der­ground? Ade­más de ilus­trar pa­ra ellos fue su má­na­ger y los hi­zo per­ma­nen­tes en su co­no­ci­da fac­tory.

LA POR­TA­DA que ilus­tró el chi­leno Ale­xan­der Me­del pa­ra Beck.

EL DI­SE­ÑA­DOR Pe­ter Sa­vi­lle cuen­ta que Joy Di­vi­sion le en­tre­gó una pá­gi­na de la En­ci­clo­pe­dia de Cam­brid­ge de As­tro­no­mía (edi­ción de 1977) y él se ima­gi­nó es­ta ima­gen ma­ra­vi­llo­sa­men­te enig­má­ti­ca pa­ra la por­ta­da de un dis­co.

LA FO­TO de Hor­ses fue to­ma­da por Ro­bert Map­plet­hor­pe, ami­go ín­ti­mo de Pat­ti Smith, con luz na­tu­ral y vis­tien­do ro­pa com­pra­da en el Ejér­ci­to de Sal­va­ción de Bo­wery.

SIN IMA­GEN, so­lo ocho pa­la­bras im­pre­sas, la por­ta­da del úni­co ál­bum de es­tu­dio de Sex Pis­tols ter­mi­nó en la cor­te bri­tá­ni­ca acu­sa­da de obs­ce­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.