RE­POR­TA­JE

¿PO­NER UN EDI­FI­CIO EN ME­DIO DEL DE­SIER­TO DE ATA­CA­MA Y QUE SE VEA BIEN? NO ES FÁ­CIL. EMI­LIO MA­RÍN Y JUAN CAR­LOS LÓ­PEZ EN­FREN­TA­RON ES­TE DESAFIO SUMÁNDOSE AUSTEROS Y ABS­TRAC­TOS AL PAI­SA­JE.

La Tercera - MasDeco Full Diseno - - CONTENIDO - POR MA­CA­RE­NA SÁN­CHEZ F

Emi­lio Ma­rín y

Juan Car­los Ló­pez: un edi­fi­cio en el de­sier­to.

Cuan­do sa­les de Ca­la­ma ha­cia San Pe­dro de Ata­ca­ma, a los po­cos mi­nu­tos se di­vi­san a lo le­jos unos gi­gan­tes eó­li­cos que mue­ven sus bra­zos en el ai­re; 70 me­tros de al­tu­ra, im­pre­sio­nan­te. Im­po­si­ble no pen­sar en el Qui­jo­te y sus mo­li­nos. Las as­pas se mue­ven si­gi­lo­sas en me­dio del si­len­cio del Va­lle de los Vien­tos, co­mo una co­reo­gra­fía hip­nó­ti­ca que atra­pa la mi­ra­da de los via­je­ros del de­sier­to. Es el pri­mer par­que eó­li­co del Norte, de Enel. Aquí, en­tre la ru­ta a San Pe­dro y el ca­mino a Ay­qui­na, se cons­tru­yó en 2015 el CID, Cen­tro de In­ter­pre­ta­ción del De­sier­to, des­ti­na­do a ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les, un pro­yec­to que nace co­mo obra de mitigación por el par­que eó­li­co. “Es un cen­tro que van a administrar las co­mu­ni­da­des de la zo­na, tie­ne una ofi­ci­na, un mi­ni­au­di­to­rio, una sa­la de má­qui­nas y dos sa­las de ex­hi­bi­ción y mul­ti­uso”, cuen­ta uno de sus ar­qui­tec­tos, Emi­lio Ma­rín.

Cris­tián Co­lla­dos, coordinador zo­na norte del área sus­ten­ta­bi­li­dad de Enel, ex­pli­ca que se tra­ta de “un cen­tro cul­tu­ral des­ti­na­do a las co­mu­ni­da­des del Al­to Loa –Cu­po, Tai­ra y Olla­güe–, zo­na don­de se em­pla­za la plan­ta de ener­gía lim­pia. “Ellos van a ex­po­ner to­das sus ar­te­sa­nías, em­pren­di­mien­tos, ex­po­si­cio­nes de ar­te, fo­to­gra­fía, vi­deo, de todo ti­po con los ser­vi­cios de res­tau­ran­te y ca­fe­te­ría”.

AUSTERIDAD Y GEO­ME­TRÍA

Mo­no­ma­te­rial, mo­no­cro­mo, el edi­fi­cio si­gue el len­gua­je del de­sier­to, re­fle­jan­do su austeridad en la ma­te­ria­li­dad es­co­gi­da, el ace­ro cor­ten, co­bri­zo, ás­pe­ro, co­mo la tie­rra que lo ro­dea. “Se pa­re­ce más a una ma­te­ria, es más cer­cano a la na­tu­ra­le­za que a es­ta co­sa tan ar­ti­fi­cial, que ya lo apor­tan las tur­bi­nas”, di­ce re­fi­rién­do­se a la elec­ción del ma­te­rial úni­co.

Ma­rín cuen­ta que la re­la­ción dia­léc­ti­ca con el pai­sa­je que ha es­ta­ble­ci­do la ar­qui­tec­tu­ra chi­le­na du­ran­te los úl­ti­mos 20 años, en es­te pro­yec­to –jun­to a Juan Car­los Fu­la­ni­to–, bus­có lle­var­la más allá, ar­ti­cu­lar otras di­men­sio­nes con el te­rri­to­rio, ge­ne­rar un nue­vo pai­sa­je den­tro del de­sier­to. De ahí el nom­bre del edi­fi­cio (Cen­tro de In­ter­pre­ta­ción del De­sier­to), una ro­sa de los vien­tos, una es­tre­lla de 6 as­pas –co­mo las de las to­rres eó­li­cas que la ro­dean–, plan­ta­da en me­dio del de­sier­to.

Una mi­tad del edi­fi­cio mi­ra ha­cia los vol­ca­nes, la na­tu­ra­le­za; la otra, ha­cia las áreas po­bla­das, co­mo Ca­la­ma a 12 ki­ló­me­tros. Son re­la­cio­nes bus­ca­das que na­cen tam­bién del la­zo per­so­nal del ar­qui­tec­to con la geo­gra­fía. “Vi­ví 12 años en Sal­va­dor, cam­pa­men­to mi­ne­ro, víncu­lo con el de­sier­to ya te­nía, –ex­pli­ca–, por eso me gus­ta­ba un mon­tón el pro­yec­to, no era una re­la­ción co­mo de tu­ris­ta. Juan Car­los tam­bién ac­ti­vó otras sen­si­bi- li­da­des, a ex­po­ner­se a sen­sa­cio­nes nue­vas, el te­ma del co­lor, el vien­to, el cielo en la no­che”, di­ce.

ABS­TRAC­CIÓN

El CID es pe­que­ño en la es­ca­la mo­nu­men­tal del de­sier­to. Todo lo es al la­do de esas as­pas y las dis­tan­cias im­pre­sio­nan­tes en que se pier­de la vis­ta. “El pro­yec­to tie­ne co­mo 300 m ; no es tan gran­de, pe­ro que­ría­mos po­der te­ner mu­chas ex­pe­rien­cias en él: va­lo­rar la po­si­bi­li­dad de mi­rar ha­cia el in­fi­ni­to en los re­cin­tos orien­ta­dos ha­cia el de­sier­to, pro­te­ger de la ve­ge­ta­ción –al en­trar al pa­tio se aca­ba el vien­to–, y de no­che no es­tá ilu­mi­na­do, so­lo son las tur­bi­nas y las es­tre­llas”. “Nos com­pli­ca­ba que no pa­re­cie­ra un edi­fi­cio pues­to en la mi­tad del de­sier­to. Ha­bía un te­ma de abs­trac­ción for­mal im­por­tan­te a re­sal­tar”, di­ce. Las dos mi­ta­des si bien no son si­mé­tri­cas, fun­cio­nan co­mo es­pe­jo una de la otra. “Bá­si­ca­men­te es la mis­ma es­truc- tu­ra, pe­ro pues­ta pa­ra el otro la­do, fue una visión es­tra­té­gi­ca, es más fá­cil de cons­truir”, ex­pli­ca el ar­qui­tec­to. “En el cor­te ca­da vo­lu­men tam­bién tie­ne di­fe­ren­te al­tu­ra; es bien bo­ni­to por­que ge­ne­ral­men­te son to­dos igua­les, pla­nos, cha­tos, que no res­pon­den a una in­ten­ción del ar­qui­tec­to. Pu­di­mos to­mar esa li­ber­tad de va­riar y con ella la es­pa­cia­li­dad cam­bió ra­di­cal­men­te”.

Den­tro, las sa­las se dis­tri­bu­yen al­re­de­dor de un co­rre­dor he­xa­go­nal que bor­dea el jar­dín in­te­rior y la ma­de­ra re­vis­te las pa­re­des de los re­cin­tos. Son va­lo­res con los que jue­ga Ma­rín pa­ra que­brar la si­me­tría, pa­ra su­mar­se al de­sier­to y no ha­cer rui­do con un len­gua­je ajeno a él. “Tra­ta­mos de que no se vie­ran las puer­tas, por­que nos in­tere­sa­ba que es­tu­vie­ra pre­sen­te ese ni­vel de abs­trac­ción pro­pio del de­sier­to. Se­ría ra­ro en­trar en él y en­con­trar­se una ma­ni­lla, ¿o no? Ne­ce­si­tas eta­pas de tran­si­ción, se­guir el mis­mo len­gua­je del de­sier­to”.

FOTOS FE­LI­PE FONTECILLA

ASIMETRÍAS En plan­ta se apre­cia la va­ria­bi­li­dad del he­xá­gono; cuer­pos dis­pa­res que le dan mo­vi­mien­to y li­ber­tad al edi­fi­cio, una elec­ción acor­de al es­ce­na­rio don­de se si­túa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.