LA EN­CAN­TA­DA

La Tercera - MasDeco Full Diseno - - ESPACIO -

Cuesta creer que an­tes es­to era de­sier­to. El ver­de tu­pi­do, fron­do­so, me­tros y me­tros de­lan­te de los ojos, los enor­mes árboles cen­te­na­rios que re­ga­lan som­bra se pa­re­cen más a los va­lles cen­tra­les que a la II Re­gión. Su due­ña se enamo­ró de ellos y lue­go de dos años de in­ten­tar e in­ten­tar con­si­guió los pa­pe­les pa­ra com­prar el te­rreno. “Ve­nía y abra­za­ba los árboles; ve­nía a re­gar ca­da vez”, nos cuen­ta Ra­fa.

Fue ha­ce 8 años que cons­tru­yó la ca­sa y la his­to­ria es bien má­gi­ca. Di­ce Ra­fa que en uno de esos días en que ella ve­nía a re­gar apa­re­cie­ron los lu­ga­re­ños y co­men­za­ron a ha­cer una es­pe­cie de min­ga, le­van­ta­ron los ta­pia­les y ayu­da­ron tam­bién con los ca­na­les de rie­go, las mel­gas y com­puer­tas que hoy ba­ñan ca­da 20 días, por inun­da­ción –co­mo se usa aquí–, es­te ver­gel de al­fal­fa. “Le die­ron la bien­ve­ni­da, la co­mu­ni­dad la re­ci­bió, la aco­gió”. Sig­ni­fi­ca­ti­vo, por­que por lo que nos cuen­ta nues­tro an­fi­trión, los gru­pos ori­gi­na­rios con tan­to tu­ris­mo se han vuel­to más her­mé­ti­cos, apar­tán­do­se un po­co de los nue­vos ha­bi­tan­tes pa­ra pre­ser­var sus mo­dos de vi­da.

Ha­ce 4 años am­bos vi­nie­ron a vi­vir a es­ta ca­sa que es­tá lle­na de rin­co­nes en­tre­te­ni­dos, de es­pa­cios es­pe­cia­les.

Los mue­bles son en obra, a la usan­za de Ata­ca­ma. La ca­sa son dos cuer­pos co­nec­ta­dos: un pa­ra­le­le­pípe­do que aco­ge la pie­za prin­ci­pal y un se­duc­tor sec­tor de in­vi­ta­dos se­pa­ra­do por un pa­tio. La otra par­te, oval, es­tá cir­cun­da­da por ven­ta­nas por las que se cue­la el pai­sa­je. Es el co­ra­zón de la ca­sa, co­ci­na, sa­li­ta y es­cri­to­rio.

Por fue­ra no di­ce mu­cho al prin­ci­pio. ¿De ver­dad es co­mo pa­ra sa­lir en una re­vis­ta de de­co­ra­ción? Una vez den­tro se re­ve­la en­can­ta­do­ra, lle­na de vi­da y ex­pe­rien­cia. Cons­trui­da con ado­be cua­dra­do, te­cho de brea, el cuer­po cir­cu­lar re­cuer­da las ca­ba­ñas de las al­deas afri­ca­nas en su for­ma sim­ple, pe­ro en reali­dad tie­ne de todo. Den­tro es un mun­do: un buen equi­po de mú­si­ca –las gui­ta­rras de Sting en con­cier­to se oyen cla­rí­si­mas has­ta en los al­ga­rro­bos allá afue­ra–; es­cri­to­rio e in­ter­net pa­ra tra­ba­jar có­mo­da­men­te y un lar­go me­són de co­ci­na en se­mi­círcu­lo que aco­ge cá­li­do a las vi­si­tas. A no­so­tros nos re­ga­lan un té ma­ra­vi­llo­so con miel or­gá­ni­ca.

El dor­mi­to­rio es gi­gan­te, hay es­pa­cio pa­ra un gran es­cri­to­rio y has­ta una se­gun­da ca­ma o so­fá. Los li­bros de Os­ho se aso­man de los anaque­les en obra, hue­llas del via­je a In­dia de la due­ña, co­mo otras que va­mos en­con­tran­do por to­das par­tes, las ban­de­ri­tas ti­be­ta­nas en­tre los árboles, el Bu­da en el jar­dín.

ES­PE­CIAL:

Ra­fa nos da un tour muy par­ti­cu­lar por la pro­pie­dad mos­trán­do­nos los rin­co­nes más pre­cia­dos. “Ca­mi­na has­ta el fon­do”, di­ce, lle­ván­do­nos al fi­nal del te­rreno. “Acá hay un lu­gar muy es­pe­cial, yo no sé por qué, pe­ro vie­nes pa­ra acá y se te ba­jan las re­vo­lu­cio­nes in­me­dia­ta­men­te”. ¿Qué se­rá? Nos mi­ra­mos sin res­pues­ta. En la otra pun­ta nos ha­ce

se­guir un sen­de­ri­to has­ta un mi­ra­dor ele­va­do pa­ra ver po­ner­se el sol y por la no­che las es­tre­llas. El lu­gar es­tá lleno de sor­pre­sas. “Sién­ta­te en esa es­qui­na y mi­ra pa­ra allá”, di­ce en tono mis­te­rio­so-di­ver­ti­do. Se­ña­la la te­rra­ci­ta cu­yos mue­bles de ma­de­ra hi­zo él mis­mo y es­pe­ra a ver qué efec­to tie­ne su in­vi­ta­ción. La vis­ta qui­ta el alien­to. El vol­cán se apa­re­ce en­tre los al­ga­rro­bos y po­de­mos en­ten­der, de gol­pe an­te tan­ta be­lle­za, ese as­pec­to de apu di­vino, guar­dián tu­te­lar del que ha­blan los an­di­nos. Se sien­te tan vi­vo. “Di­cen que el que co­me cha­ñar vuel­ve”, me tien­ta Ra­fa, pa­sán­do­me unas ba­yas que sa­ben a man­jar con lú­cu­ma. De­be ser por mi ca­ra de alu­ci­na­da con el lu­gar que se son­ríe y re­ga­la ge­ne­ro­so es­te tic­ket de re­torno vir­tual.

Es­ta ca­sa no tie­ne nom­bre, pe­ro si hu­bie­se que po­ner­le uno se­ría se­gu­ro La En­can­ta­da, por su cam­po ver­de que se las arre­gla ca­da día pa­ra ga­nar­le al de­sier­to, por su am­bien­te tan dul­ce que sim­ple­men­te ha­ce bom­bear más fuer­te el co­ra­zón. ¿Se­rá la paz que la cir­cun­da? Pro­ba­ble­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.