Mo­to­res en ru­ta. El na­cien­te tu­ris­mo es­pa­cial.

La Tercera - MT MAG Motores - - SUMARIO - » Por LO­RE­NA GALLARDO GIL.

Las puer­tas del es­pa­cio se es­tán co­men­zan­do a abrir de par en par, pues den­tro de po­co se rea­li­za­rán los pri­me­ros via­jes co­mer­cia­les fue­ra de la Tie­rra, uno de los cua­les lle­va­rá de re­gre­so al hom­bre a la Lu­na. Un lu­jo que, sin em­bar­go, por aho­ra so­lo se po­drá dar el 1% de la po­bla­ción. Tu­ris­mo es­pa­cial pa­ra al­gu­nos; pa­ra otros, un pa­so cru­cial pa­ra la su­per­vi­ven­cia de nues­tra es­pe­cie.

“Un­pe­que­ño pa­so pa­ra el hom­bre, pe­ro un gran sal­to pa­ra la hu­ma­ni­dad". Fue el 21 de ju­lio de 1969 cuan­do el as­tro­nau­ta Neil Arms­trong, con la voz dis­tor­sio­na­da por la dis­tan­cia y los equi­pos de co­mu­ni­ca­cio­nes, gra­ba­ría pa­ra siem­pre es­ta cé­le­bre fra­se en la me­mo­ria de mi­llo­nes de per­so­nas, tras con­ver­tir­se en el pri­mer hom­bre en pi­sar la Lu­na.

Ca­si me­dio si­glo des­pués, el mul­ti­mi­llo­na­rio ni­pón Yu­sa­ku Mae­za­wa hi­zo pro­pias es­tas pa­la­bras, fes­te­jan­do ha­ber si­do ele­gi­do co­mo el pri­mer tu­ris­ta que vo­la­rá al­re­de­dor del sa­té­li­te na­tu­ral en 2023. Via­je que ha­rá a tra­vés de la com­pa­ñía ae­ro­es­pa­cial Spa­ceX -pro­pie­dad de Elon Musk, due­ño tam­bién de Tes­la-, y al cual lo acom­pa­ña­rán ocho per­so­nas más, li­ga­das al mun­do del ar­te, en­tre mú­si­cos, pin­to­res, di­se­ña­do­res de mo­da y di­rec­to­res de ci­ne.

"To­da­vía no sé muy bien cuál se­rá el rol que co­bra­rán los via­jes es­pa­cia­les, pe­ro en tér­mi­nos de desafiar lo des­co­no­ci­do, creo que es sig­nifi­ca­ti­vo y me sien­to or­gu­llo­so de for­mar par­te del re­to", afir­mó el em­pre­sa­rio, de 42 años.

Es­ta­mos en una era don­de ca­da vez más per­so­nas es­tán bus­can­do cons­tan­te­men­te ex­pe­rien­cias y via­jes ex­tre­mos, que los lle­ven al bor­de de sus emo­cio­nes. Pa­ra ellos, el lí­mi­te na­tu­ral es la Tie­rra, eso, sin em­bar­go, has­ta den­tro de po­co, pues que to­do in­di­ca que el tu­ris­mo es­pa­cial des­pe­ga­rá la pró­xi­ma dé­ca­da ha­cia atrac­ti­vos des­ti­nos.

De he­cho, el pri­mer puer­to es­pa­cial co­mer­cial del mun­do ya exis­te. Se lla­ma Spa­ce­port Ame­ri­ca, es­tá ubi­ca­do en el de­sier­to de Nue­vo Mé­xi­co, en Es­ta­dos Uni­dos, y su ae­ro­lí­nea, Vir­gin Ga­lac­tic, ya tie­ne re­ser­vas de pa­sa­je­ros.

La fir­ma Axiom Spa­ce, por su par­te, pro­pie­dad de Mi­chael T. Suf­fre­di­ni -ve­te­rano de la Na­sa y na­ti­vo de Hous­ton-, hoy les ofre­ce a to­dos aque­llos mul­ti­mi­llo­na­rios ex­cén­tri­cos, de es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro, un via­je de ocho días al es­pa­cio, lleno de lu­jos.

Pa­ra ello tra­ba­ja en una es­ta­ción es­pa­cial co­mer­cial, que se inau­gu­ra­rá en 2022, so­bre­vo­la­rá la Tie­rra a 400 km apro­xi­ma­da­men­te y po­drá al­ber­gar a ocho pa­sa­je­ros, in­clui­do un as­tro­nau­ta.

"La es­ta­ción Axiom tam­bién ten­drá aga­rra­de­ras, pe­ro no se­rán gri­ses, sino que es­ta­rán en­cha­pa­das en oro o en- Via­je­ros es­pa­cia­les. Ade­más del puer­to en Nue­vo Mé­xi­co, se cons­trui­rá otro en Ita­lia, pa­ra que en el fu­tu­ro los via­jes es­pa­cia­les sal­gan tam­bién des­de Eu­ro­pa.

vuel­tas en un cue­ro muy sua­ve, co­mo el del vo­lan­te de un Mer­ce­des-Benz. Las ca­bi­nas pri­va­das ten­drán pan­ta­llas pa­ra ver Ne­tflix y re­la­jar­se -no hay mu­cho que ha­cer allá arri­ba, aun­que sa­lir a dar un pa­seo es­pa­cial es una po­si­bi­li­dad- y ha­brá una enor­me cú­pu­la con mu­ros de cris­tal pa­ra re­unir a los via­je­ros y dis­fru­tar de una vis­ta más pa­no­rá­mi­ca de la Tie­rra, qui­zás con una be­bi­da", ase­gu­ra Suf­fre­di­ni, agre­gan­do que "tam­bién ha­brá Wi-

Fi, por lo que to­dos es­ta­rán en lí­nea".

Los pa­sa­je­ros de Axiom usa­rán un tra­je es­pa­cial de la Na­sa pa­ra el via­je en cohe­te de ida y de re­gre­so a la es­ta­ción, que con­sis­ti­rá en un tor­so de fibra de vi­drio y un tu­bo pa­ra con­su­mir pe­que­ñas can­ti­da­des de agua, apar­te de un pa­ñal. Ade­más, la em­pre­sa ae­ro­es­pa­cial es­tá en con­ver­sa­cio­nes con una ca­sa de mo­da eu­ro­pea pa­ra el di­se­ño de un tra­je ca­sual que los via­je­ros po­drían usar una vez que abor­den. Se ajus­ta­rán a ca­da per­so­na y po­drán per­so­na­li­zar­se con su pro­pio lo­go. Un re­cuer­do es­pe­cial de es­ta ex­pe­rien­cia de lu­jo, que cos­ta­rá 55 mi­llo­nes de dó­la­res a ca­da afor­tu­na­do.

Más allá de lo cos­to­so de la ex­pe­rien­cia, di­ga­mos, lo que se bus­ca es abrir el es­pa­cio a to­dos, que de­je de ser un te­rri­to­rio aco­ta­do a pro­fe­sio­na­les so­me­ti­dos a ri­gu­ro­sos en­tre­na­mien­tos. De ahí que las dis­tin­tas em­pre­sas que es­tán apos­tan­do por es­te ti­po de tu­ris­mo ha­blen de cur­sos de pre­pa­ra­ción de po­cas se­ma­nas. Es una idea ple­na­men­te acep­ta­da que la ma­yor par­te del ries­go del via­je es­pa­cial no tie­ne que ver con la sa­lud de los pa­sa­je­ros, por lo que so­lo se ne­ce­si­ta­ría un che­queo a fon­do, así co­mo prue­bas men­ta­les y de en­te­re­za, co­mo, por ejem­plo, la de gi­rar en una cen­tri­fu­ga­do­ra hu­ma­na.

» Vi­da mar­cia­na

Mar­te, el cuar­to pla­ne­ta del Sis­te­ma So­lar, siem­pre ha es­ta­do den­tro del ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo co­mo po­si­ble fu­tu­ro ho­gar de la hu­ma­ni­dad. In­con­ta­bles pe­lí­cu­las de cien­cia fic­ción han es­pe­cu­la­do so­bre ello.

Co­lo­nias hu­ma­nas en el pla­ne­ta ro­jo. Una idea con la que flir­tea la co­mu-

ni­dad cien­tífi­ca, aun sa­bien­do las con­di­cio­nes hos­ti­les que allí im­pe­ran. Y no so­lo eso, sino tam­bién con­si­de­ran­do lo com­ple­jo que se­ría pa­ra una na­ve tri­pu­la­da re­co­rrer 225 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros en un tiem­po de via­je mí­ni­mo de en­tre seis y nue­ve me­ses.

Aun así, la Na­sa eva­lúa se­guir ade­lan­te con su mi­sión ex­plo­ra­to­ria pa­ra des­pués de 2030. De ahí, en­ton­ces, que lan­za­ra un con­cur­so pa­ra cons­truir vi­vien­das pa­ra Mar­te.

De es­ta ma­ne­ra, la agen­cia es­pa­cial es­ta­dou­ni­den­se se­lec­cio­nó cin­co mo­de­los de ca­sas mar­cia­nas via­bles pa­ra su cons­truc­ción, to­das ellas ba­jo la in­no­va­do­ra téc­ni­ca de im­pre­sión 3D.

Una de ellas es Zop­he­rus, un mó­du­lo de ate­rri­za­je ti­po ara­ña, ca­paz de es­ca­near su en­torno an­tes de fijar un área de im­pre­sión óp­ti­ma, asis­ti­da por una se­rie de ro­bots au­tó­no­mos que re­co­ge­rían ma­te­ria­les co­mo hie­lo, óxi­do de cal­cio y agre­ga­do mar­ciano, pa­ra la im­pre­so­ra 3D.

Igual de in­tere­san­te re­sul­ta la pro­pues­ta de AI. Spa­ceFac­tory, una es­truc­tu­ra en for­ma de hue­vo, di­se­ña­da con una do­ble ca­pa pa­ra com­ba­tir los efec­tos tér­mi­cos agre­si­vos de Mar­te.

Al igual que el há­bi­tat Zop­he­rus, uti­li­za­ría ma­te­ria­les pro­ce­den­tes del mis­mo pla­ne­ta, in­clui­da la fibra de ba­sal­to, ex­traí­da de la ro­ca mar­cia­na, y bio­plás­ti­co re­no­va­ble, de­ri­va­do de las plan­tas que po­drían cul­ti­var­se allí.

No so­lo la Na­sa apues­ta por co­lo­ni­zar Mar­te, la fir­ma da­ne­sa BIG (Bjar­ke In­gels Group) tam­bién lo ha­ce. Des­de 2014 desa­rro­lla lo que se­rá el ma­yor es­pa­cio de si­mu­la­ción de es­te pla­ne­ta. Una al­dea de do­mos, ubi­ca­da en Du­bái, pa­ra una po­bla­ción de mil ha­bi­tan­tes en Mar­te pa­ra den­tro de unos 30 años.

Así, qué du­da ca­be acer­ca de que el es­pa­cio co­mo ob­je­ti­vo as­pi­ra­cio­nal de la hu­ma­ni­dad si­gue lla­mán­do­nos po­de­ro­sa­men­te la aten­ción. MT

Yu­sa­ku Mae­za­ma se lla­ma el pri­mer tu­ris­ta que cir­cun­da­rá la Lu­na en 2023. El via­je du­ra­rá al­re­de­dor de una se­ma­na y la dis­tan­cia más cor­ta a la que se apro­xi­ma­rá se­rá de unos 200 km.

» Fo­tos AGEN­CIAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.