Mo­tors­port. Chi­le se­rá se­de del Mun­dial de Rally.

La Tercera - MT MAG Motores - - SUMARIO - » Por MAU­RI­CIO MON­ROY S.

La ilu­sión dio pa­so a la reali­dad. Tras ex­ten­sas ne­go­cia­cio­nes, la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Au­to­mo­vi­lis­mo co­nfir­mó que nues­tro país al­ber­ga­rá una fe­cha del Cam­peo­na­to Mun­dial de Rally por los pró­xi­mos tres años. A con­ti­nua­ción, el ori­gen de una his­to­ria de fan­ta­sía que per­mi­ti­rá te­ner co­rrien­do por los bos­co­sos ca­mi­nos de Con­cep­ción a los me­jo­res pi­lo­tos del mun­do, lle­van­do las imá­ge­nes del te­rri­to­rio na­cio­nal a 850 mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do.

"En sep­tiem­bre del año nue­ve des­pués de Cris­to, 20 mil sol­da­dos ro­ma­nos avan­zan co­nfia­dos en su vic­to­ria ha­cia un bos­que im­pe­ne­tra­ble en el nor­te de Ger­ma­nia. Pe­ro en reali­dad to­do co­men­zó años atrás..."

Las pa­la­bras de Va­le­rio Mas­si­mo Man­fre­di, un no­ve­lis­ta y ar­queó­lo­go ita­liano, en su li­bro Teu­to­bur­go, per­te­ne­cen a una fic­ción, pe­ro refle­jan la mis­ma an­sie­dad y emo­ción que exis­tió el pa­sa­do 10 de oc­tu­bre, cuan­do un gru­po de re­pre­sen­tan­tes del Rall­yMo­bil em­pren­dió con es­pe­ran­za un via­je a Pa­rís, co­nfia­dos en ob­te­ner la pro­cla­ma­ción de una fe­cha del Cam­peo­na­to Mun­dial de Rally (WRC) pa­ra Chi­le.

Eso sí, la ilu­sión no era re­cien­te. En reali­dad to­do co­men­zó años atrás, tal co­mo nos in­di­ca Fe­li­pe Hor­ta, pro­duc­tor ge­ne­ral del Rall­yMo­bil, cam­peo­na­to que se atre­vió a so­ñar con traer a nues­tro país la fies­ta del mo­tors­port que pon­drá a Chi­le en las pan­ta­llas de 850 mi­llo­nes de per­so­nas.

La idea de dar un sal­to ma­yor co­mien­za a ges­tar­se en 2012, con el Mo­tors­how del Rall­yMo­bil fren­te a La Mo­ne­da. “En 2011 hi­ci­mos un even­to nun­ca an­tes vis­to, el cie­rre de la tem­po­ra­da del Rall­yMo­bil fren­te al Pa­la­cio de Go­bierno. Al año si­guien­te, re­pe­ti­mos el es­pec­tácu­lo en la prin­ci­pal ar­te­ria de la ciu­dad y ha­ce­mos una eva­lua­ción que nos hi­zo dar­nos cuen­ta de que es­tá­ba- mos fren­te a un fe­nó­meno de or­den so­cial, que lo­gró po­ner al go­bierno cen­tral en el es­ce­na­rio de au­to­ri­zar­nos a ha­cer ese ti­po de even­to. Ese lo­gro, con la au­to­ri­dad en­tre­gán­do­nos to­das las fa­ci­li­da­des, nos per­mi­tió dar­nos cuen­ta de que el Rall­yMo­bil ha­bía lle­ga­do a un es­ta­do de con­sa­gra­ción”.

Sin ima­gi­nar­lo, esa jor­na­da ca­lu­ro­sa en la ca­pi­tal se con­ver­ti­ría en el pun­to de infle­xión pa­ra el sue­ño del arri­bo del WRC a Chi­le. “Es­ta­ba ca­mi­nan­do en el par­que de asis­ten­cia del Mo­tors­how y me pre­gun­to qué de­bo ha­cer pa­ra que el cam­peo­na­to si­ga evo­lu­cio­nan­do, que se ha­ce des­pués de ha­ber co­rri­do en La Mo­ne­da. En ese mo­men­to le pre­gun­to a Se­bas­tián Et­che­verry (je­fe de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo del Rall­yMo­bil y ami­go per­so­nal de Fe­li­pe Hor­ta) qué ten­go que ha­cer pa­ra te­ner el Cam­peo­na­to del Mun­do en Chi­le. Y él me di­ce: ‘Yo me voy a ha­cer car­go, voy a ave­ri­guar, me voy a po­ner en cam­pa­ña’. Me acuer­do per­fec­to de ese día, fue un sá­ba­do a las dos de la tar­de, fren­te a la puer­ta prin­ci­pal del Ban­coEs­ta­do”.

Una de­ci­sión que en­tre­ga­ría un pi­lar cla­ve a la fu­tu­ra pos­tu­la­ción de Chi­le al WRC se ha­bía to­ma­do un par de me­ses an­tes. “Ha­bía­mos via­ja­do el año an­te­rior a Eu­ro­pa, ha­bía­mos es­ta­do con la gen­te de M-Sport, con Re­nault Sport, con Ci­troën, con Da­vid Ri­chard en Pro­dri­ve y em­pe­za­mos a ver ha­cia dón­de iba el au­to­mo­vi­lis­mo mun­dial,

pa­ra que nos pu­dié­se­mos ad­he­rir co­mo un úl­ti­mo va­gón lla­ma­do Chi­le. Es­ta­ba por esos años la op­ción de ha­ber­nos aso­cia­do a Ar­gen­ti­na, con el con­cep­to de los Ma­xi Rally, pe­ro nos hu­bié­se­mos equi­vo­ca­do, por­que ese es un au­to de con­cep­ción más ar­te­sa­nal. Ahí di­je que de­bía­mos ape­gar­nos re­gla­men­ta­ria­men­te a lo que es­ta­ble­ce la FIA, por­que si en al­gún mo­men­to que­ría­mos pos­tu­lar al Mun­dial, un ar­gu­men­to pa­ra no­so­tros pue­de ser que sea­mos FIA. En­fo­car ese nor­te creo que fue muy bueno y por eso op­ta­mos por ju­gar­nos por los au­tos de la ca­te­go­ría

R”, di­ce Hor­ta.

La de­ci­sión de sal­tar a los R no se to­mó con to­tal be­ne­plá­ci­to en­tre los pi­lo­tos de la épo­ca, ya que se tra­ta­ba de vehícu­los de ma­yor cos­to. Pe­ro el cam­peo­na­to avan­zó, se dis­pu­tó en 2013 la R3 y al año si­guien­te se su­man los R2, con lo que se con­so­li­da de­por­ti­va­men­te el even­to ba­jo nor­mas de la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Au­to­mo­vi­lis­mo (FIA) y cre­ce en es­truc­tu­ra.

Con el tiem­po avan­zan­do, el des­tino em­pe­zó a tor­nar­se alia­do de esa idea lo­ca del WRC en Chi­le. “El cam­peón de la R3, Jor­ge Mar­tí­nez, que es­ta­ba apo- ya­do por Re­nault, es in­vi­ta­do a Fran­cia a pro­bar el Clio Tur­bo. En ese via­je fue­ron mu­chas per­so­nas, in­clui­do Se­bas­tián Et­che­verry, y ade­más lo­gran la po­si­bi­li­dad de ir a pro­bar un R5 en MS­port. En esa reu­nión de la R5, Et­che­verry ha­bla con Mal­colm Wil­son (fun­da­dor de M-Sport y je­fe de equi­po del Ford World Rally Team) y le pre­gun­ta qué de­be ha­cer pa­ra pos­tu­lar al Mun­dial de Rally. Wil­son lla­ma a su se­cre­ta­ria, le en­tre­ga a Et­che­verry un pa­pe­li­to y le di­ce ‘a es­ta per­so­na tie­nes que lla­mar, se lla­ma Oli­ver Cies­la, es el CEO del WRC. No ha­bles con la FIA, ni con na­die más, so­lo él’”, re­cuer­da Hor­ta.

Era el pri­mer acer­ca­mien­to a las cú­pu­las del WRC, sin em­bar­go, pron­to vino un ca­ble a tie­rra. “Et­che­verry lla­ma a Oli­ver Cies­la, pe­ro le di­ce que no hay op­cio­nes, que se ol­vi­de, que en Su­da­mé­ri­ca ya es­tá Ar­gen­ti­na y ade­más es­tá Mé­xi­co. Pe­ro Et­che­verry in­sis­te has­ta que le di­ce ‘bueno, ven­gan a Cór­ce­ga en 2014’”.

Lo que vino des­pués pa­re­cía de­rrum­bar la op­ción. La fe­cha que ha­bía en­tre­ga­do el eje­cu­ti­vo del WRC coin­ci­día con una eta­pa del Rall­yMo­bil, por lo que se tu­vo que pe­dir reagen­dar. “Nos di­jo ok, les avi­sa­mos cuán­do. Ahí pen­sa­mos que se ha­bía aca­ba­do to­do, pe­ro se­gui­mos in­sis­tien­do, Et­che­verry es un 'hin­cha­pe­lo­tas' por na­tu­ra­le­za y con­si­guió res­pues­ta: el 14 de abril de 2015, a las 14 ho­ras en el Ho­tel del La­go, en Vi­lla Car­los Paz. Nos die­ron me­dia ho­ra pa­ra ex­po­ner”, re­cuer­da el pro­duc­tor.

El Mun­dial de Rally abría una ven­ta­na a Chi­le. “En 15 mi­nu­tos me pa­ré fren­te a ellos con un po­we­rpoint. Los sa­lu­dé en in­glés, me apren­dí lo que te­nía que

La pro­cla­ma­ción de la fe­cha del WRC en Chi­le no es­tu­vo exen­ta de ner­vio­sis­mo, pues­to que Ja­pón es­tu­vo pre­sio­nan­do con fuer­za pa­ra que­dar­se con el cu­po abier­to pa­ra 2019. Por suer­te, el tra­ba­jo de años rea­li­za­do por Fe­li­pe Hor­ta ob­tu­vo los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos.

de­cir y lue­go les di­je que el res­to de la pre­sen­ta­ción la que­ría ha­cer en es­pa­ñol, por­que es­to que di­ría tie­ne un gra­do de con­vic­ción y de pa­sión que me era muy di­fí­cil ex­pre­sar­la en in­glés. En mi ex­po­si­ción les di­je que te­nía­mos cua­tro gran­des ar­gu­men­tos, no pa­ra pe­dir­les que vi­nie­se el rally mun­dial a Chi­le, sino por los que cree­mos que de­be es­tar en Chi­le: te­ne­mos una po­li­cía que lle­va 16 años tra­ba­jan­do con no­so­tros, un cam­peo­na­to con es­truc­tu­ra FIA, una em­pre­sa que nos es­tá apo­yan­do y los me­jo­res ca­mi­nos del mun­do”.

Hor­ta, in­clu­so, se dio es­pa­cio pa­ra ofre­cer una ru­ta que aco­mo­da­ra a to­dos. “Lo que pro­po­ne­mos es que des­de Mé­xi­co los au­tos van por tie­rra al puer­to de Man­za­ni­llo; lue­go, en 14 días se lle­ga al puer­to de Val­pa­raí­so, co­rren en Chi­le, lue­go se van a Ar­gen­ti­na, co­rren allá y re­gre­san a Eu­ro­pa. Hoy, el WRC va a Mé­xi­co, lue­go via­ja a Cór­ce­ga y des­pués re­gre­sa a Ar­gen­ti­na, por lo tan­to, los cos­tos de ve­nir a La­ti­noa­mé­ri­ca se mul­ti­pli­can. Con no­so­tros, us­te­des aho­rran gas­tos y, ade­más, no­so­tros apor­ta­mos. Aplau­die­ron y nos di­je­ron mu­chas gra­cias”, pre­ci­sa.

Tras esa reu­nión, na­die sa­bía qué es­pe­rar. Se es­pe­cu­la­ba con lec­tu­ras cor­po­ra­les, con mi­ra­das, pe­ro la ver­dad es que no ha­bía in­di­cios de si ha­bía si­do bueno o no. Se­gún re­cuer­da Hor­ta, “la pri­me­ra se­ñal la tu­vi­mos cuan­do fui­mos a co­mer esa no­che. Vi­mos que las per­so­nas del WRC lle­ga­ron al mis­mo res­tau­ran­te, pe­ro no les di­ji­mos na­da. Y nos ol­vi­da­mos de ellos con nues­tra con­ver­sa­ción, has­ta que se nos acer­ca Oli­vier Cies­la y Lar­kins. Nos sa­lu­dan, nos fe­li­ci­tan por la pre­sen­ta­ción y nos pre­gun­tan si nos pue­den acom­pa­ñar. Se sien­tan a la me­sa con no­so-

tros y en­tre con­ver­sa­cio­nes nos pre­gun­tan más co­sas de Chi­le y nos di­cen que es­ta­ría­mos en con­tac­to”.

Al día si­guien­te, en pleno Rally de Ar­gen­ti­na, la co­mi­ti­va chi­le­na se reunió en el par­que de asis­ten­cia con los eje­cu­ti­vos del WRC. “Em­pe­za­mos a con­ver­sar y Fe­li­pe Hor­ta le em­pie­za a pre­gun­tar por el cam­peo­na­to y por la po­si­bi­li­dad de pos­tu­lar, que es­tá­ba­mos in­tere­sa­dos, has­ta que Cies­la sa­ca un pa­pel don­de te­nía es­cri­tos unos apun­tes y nos di­ce ‘en 2017 va­mos a ver si us­te­des son ca­pa­ces, va­mos a ha­cer una vi­si­ta ins­pec­ti­va al cam­peo­na­to. Si ha­cen las co­sas bien, co­sa que no du­do, no­so­tros en 2018 ha­ce­mos un even­to can­di­da­to, al­go que es man­da­to­rio pa­ra re­ci­bir una fe­cha del mun­dial. Si pa­san el even­to can­di­da­to, tie­nen el even­to por tres años”, se­ña­la Se­bas­tián Et­che­verry.

» Tra­ba­jo ar­duo

Tras la vi­si­ta a Ar­gen­ti­na co­men­zó el ro­man­ce con los má­xi­mos eje­cu­ti­vos del WRC. Via­jes cons­tan­tes a di­ver­sas fe­chas del Mun­dial pa­ra em­pa­par­se de lo que sig­nifi­ca­ba el cam­peo­na­to y el des­tino que vuel­ve a ju­gar a fa­vor de Chi- le, cuan­do la FIA so­li­ci­ta que el nú­me­ro de fe­chas crez­ca a 16 pa­ra 2021. Eso obli­gó a que se re­ci­bie­ran pro­pues­tas y en­tra­ron las pos­tu­la­cio­nes de otros paí­ses, en­tre ellos Croa­cia, Ke­nia, Nue­va Ze­lan­dia, Tur­quía y Ja­pón.

La cer­ca­nía con Oli­ver Cies­la y Si­mon Lar­kin co­men­zó a cre­cer, lo que se vio refle­ja­do en el Gran Pre­mio de Con­cep­ción de 2017. “Una se­ma­na des­pués del rally de Ar­gen­ti­na, en 2017, nos vie­nen a ins­pec­cio­nar. Y ahí nos di­cen que es­tá to­do bien en­ca­mi­na­do, tras ver to­da la lo­gís­ti­ca, el ma­ne­jo con las au­to­ri­da­des, el lan­za­mien­to que se hi­zo en la ga­le­ría de ar­te, que fue

no­ta­ble, y don­de nos re­co­no­cie­ron un gran ma­ne­jo y cui­da­do de la mar­ca rally. Eso pa­ra no­so­tros fue muy im­por­tan­te”, re­co­no­ce Hor­ta.

Pe­ro lo que pa­re­cía ir con vien­to se­gu­ro se com­pli­có en 2018, año en que se de­bía rea­li­zar el de­no­mi­na­do Even­to Can­di­da­to, preám­bu­lo obli­ga­to­rio pa­ra una fe­cha nue­va.

Pa­ra com­pro­bar los avan­ces, lle­gó a San­tia­go un emi­sa­rio, el por­tu­gués Joao Opa­zo, quien, co­mo di­ce Hor­ta, “sub­es­ti­mó las de­bi­li­da­des nues­tras y so­bre­es­ti­mó las po­ten­cia­li­da­des nues­tras y so­bre eso con­si­de­ró que la par­te de­por­ti­va la ha­ría­mos bien”. El pro­ble­ma de eso fue que no aler­tó a la pro­duc­ción de que la in­for­ma­ción de­por­ti­va del even­to, con to­dos los de­ta­lles, de­bía es­tar lis­ta pa­ra la fe­cha de Cór­ce­ga, tres se­ma­nas an­tes de lo pre­vis­to en Con­cep­ción.

“Com­ple­ta­mos to­do en 48 ho­ras sin dor­mir. Ha­bía­mos ido a la vi­si­ta téc­ni­ca a Con­cep­ción y nos de­vol­vi­mos por tie­rra a tra­ba­jar. Al día si­guien­te de esa vi­si­ta, Et­che­verry to­mó un avión con su hi­ja Re­née y con mi hi­ja Co­lom­ba y via- ja­ron rum­bo a Cór­ce­ga, so­lo con las ta­pas de la car­pe­ta. El ma­te­rial se los en­via­mos por un link”, re­co­no­ce Hor­ta, a lo que su bra­zo de­re­cho com­ple­men­ta di­cien­do que “em­pe­za­mos a bus­car un cen­tro de im­pre­sión y, de suer­te, en la mi­tad de Cór­ce­ga nos en­con­tra­mos con un lo­cal abier­to a las 8 de la ma­ña­na.

Es­ta­ba va­cío, te­nía to­das las má­qui­nas pa­ra im­pri­mir y em­pe­za­ron a sa­lir las ho­jas con la do­cu­men­ta­ción”.

Con el ma­te­rial en la mano se hi­cie­ron pre­sen­tes en el par­que de asis­ten­cia de la is­la fran­ce­sa. “Lle­ga­mos a las 11 de la ma­ña­na y nos

en­con­tra­mos con Lar­kin. Le en­tre­ga­mos el pós­ter del rally de Con­cep­ción, los pla­nos y la car­pe­ta con to­do el ma­te­rial. Se sor­pren­die­ron que hu­bié­se­mos cum­pli­do, ya que el por­tu­gués les ha­bía di­cho que te­nía­mos gra­ves pro­ble­mas de­por­ti­vos. Y Cies­la to­ma la car­pe­ta, lo em­pie­za a che­quear y nos di­ce que to­do se re­vi­sa­ría en una reu­nión final du­ran­te la tar­de”, re­me­mo­ra Et­che­verry.

Esa reu­nión mar­ca­ría el desen­la­ce. La re­so­lu­ción era co­sa de mi­nu­tos. Pe­ro el des­tino otra vez me­tió su mano y esa jor­na­da de re­vi­sión nun­ca se reali­zó, pues­to que ese mis­mo día el sis­te­ma de cro­no­me­tra­je del WRC ha­bía su­fri­do pro­ble­mas y la aten­ción es­ta­ba cen­tra­da en so­lu­cio­nar ese in­con­ve­nien­te. ¿Y la reu­nión con los chi­le­nos? Ya ha­bría tiem­po pa­ra los de­ta­lles.

La can­di­da­tu­ra ha­bía en­tra­do en lí­nea rec­ta y so­lo res­ta­ba es­pe­rar has­ta el 12 de oc­tu­bre, día en que la FIA anun­ció que Chi­le por pri­me­ra vez se con­ver­tía en se­de del WRC, ce­rran­do una his­to­ria que mez­cló sue­ños, es­fuer­zos y pa­sión, so­bre to­do pa­sión. MT

» Fo­tos AGEN­CIAS.

La Se­rie R. La de­ci­sión del Rall­yMo­bil de adop­tar los au­tos de la se­rie R (R2, R3 y R5) re­sul­tó cla­ve en la de­ci­sión de la FIA de otor­gar­le a Chi­le una fe­cha del WRC.

Apren­di­za­je cons­tan­te. La pro­duc­ción del Rall­yMo­bil via­jó a una de­ce­na de fe­chas en el mun­do pa­ra co­no­cer y en­ten­der có­mo fun­cio­na el WRC.

Pre­sen­cia na­cio­nal. Pe­dro He­ller es uno de los pi­lo­tos chi­le­nos que par­ti­ci­pa en el mun­dial y mos­tró su sa­tis­fac­ción por la lle­ga­da del WRC, ya que ha­rá vi­si­ble el cam­peo­na­to que se dispu­ta en Chi­le.

Fe­cha sud­ame­ri­ca­na. Nues­tro país se­rá la se­gun­da se­de del WRC en Su­da­mé­ri­ca. Se dispu­tará del 9 al 12 de ma­yo en Con­cep­ción, don­de se es­pe­ra el arri­bo de mi­les de fa­ná­ti­cos, tal co­mo en Ar­gen­ti­na. Pre­sión ni­po­na. To­yo­ta apo­yó la pos­tu­la­ción del país ni­pón, que bus­ca­ba te­ner una fe­cha an­tes de los Jue­gos Olím­pi­cos To­kio 2020.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.