De­por­tes en 360°. La his­to­ria de los Mao­rí All Blacks.

La Tercera - MT MAG Motores - - SUMARIO - » Por JO­SÉ IG­NA­CIO GU­TIÉ­RREZ G.

El pró­xi­mo 17 de no­viem­bre, la se­lec­ción chi­le­na de rugby en­fren­ta­rá en nues­tro país a los Mao­rí All Blacks, equi­po que es el ADN del mí­ti­co cua­dro neo­ze­lan­dés tan­to en la for­ma­ción de ju­ga­do­res co­mo en los sím­bo­los que los han he­cho re­co­no­ci­bles y te­mi­bles por el mun­do en­te­ro. Una his­to­ria de tra­di­cio­nes, ri­tos y fes­te­jos con san­gre an­ces­tral.

El pró­xi­mo 17 de no­viem­bre, el Es­ta­dio San Car­los de Apo­quin­do se­rá es­ce­na­rio de una

ci­ta his­tó­ri­ca pa­ra el rugby chi

leno. Los Cón­do­res sal­ta­rán a la can­cha pa­ra dispu­tar un due­lo amis­to­so con los Mao­rí All Blacks, que lle­ga­rán al país sie­te días des­pués de en­fren­tar a Bra­sil, en Sao Pau­lo, en su se­gun­da gi­ra por Su­da­mé­ri­ca lue­go de 30 años.

El con­jun­to de los Mao­rí All Blacks es un equi­po his­tó­ri­co, que re­pre­sen­ta a la cul­tu­ra na­ti­va de Nue­va Ze­lan­da, a tal pun­to que ca­da uno de los ju­ga­do­res de­be con­tar con un ár­bol ge­nea­ló­gi­co (wha­ka­pa­pa) que lo acre­di­te an­te el kau­ma­tua (con­se­jo cul­tu­ral) co­mo des­cen­dien­te de los in­dí­ge­nas po­li­né­si­cos que lle­ga­ron en ca­noa a ha­bi­tar las is­las del Pa­cífi­co a par­tir del si­glo XIII.

El equi­po de los mao­ríes es uno de los in­te­gran­tes de la Unión de Rugby de Nue­va Ze­lan­da y no so­lo sue­le nu­trir de ju­ga­do­res a los All Blacks es­te­la­res, sino tam­bién es la es­cua­dra que ori­gi­nal­men­te es­ta­ble­ció el ha­ka -el ri­tual que an­te­ce­de a ca­da par­ti­do y con el que se in­ti­mi­da al ri­val con can­tos en len­gua na­ti­va-, ade­más de la ca­mi­se­ta ne­gra con la flor pla­tea­da que tam­bién adop­tó la se­lec­ción na­cio­nal oceá­ni­ca tri­cam­peo­na del mun­do.

For­mar par­te de los Mao­rí All Blacks es un or­gu­llo di­fí­cil de asi­mi­lar en es­ta par­te del mun­do. “Nue­va Ze­lan­da es un país que tie­ne arrai­ga­do el te­ma del rugby muy pro­fun­da­men­te. Es al­go cul­tu­ral. Pa­sar por es­te equi­po es una fa­se pre­via pa­ra lle­gar a la se­lec­ción y es la ins­tan­cia en la que se les da tiem­po a los ju­ga­do­res pa­ra que acu­mu­len ro­ce in­ter­na­cio­nal. Es de ver­dad un equi­po muy, muy po­ten­te”, di­ce Fe­li­pe Bran­gier, ca­pi­tán de la se­lec­ción chi­le­na de Rugby 7, quien du­ran­te 2013 se en­ro­ló

en el Sum­ner Ch­rist­church de ese país, bus­can­do po­ten­ciar­se co­mo ju­ga­dor.

Tal co­mo se­ña­la Bran­gier, va­rios de los de­por­tis­tas que han al­can­za­do no­to­rie­dad ac­tuan­do por los All Blacks hi­cie­ron sus pri­me­ras ar­mas a ni­vel in­ter­na­cio­nal en los Mao­rí All Blacks. Tal vez uno de los ca­sos ac­tua­les más re­pre­sen­ta­ti­vos es el de los her­ma­nos Rie­ko y Aki­ra Ioa­ne, de 23 y 21 años, res­pec­ti­va­men­te, que de­bu­ta­ron por la se­lec­ción na­ti­va en ju­lio de 2015 en­fren­tan­do a Fi­yi y die­ron el sal­to a los All Blacks en 2016 y 2017. Los pa­pás de es­ta pa­re­ja de her­ma­nos son el ex­se­lec­cio­na­do sa­moano Ed­die Ioa­ne y la ex All Blacks fe­me­nino San­dra Wihon­gi.

Rie­ko Ioa­ne jue­ga co­mo wing y cen­tro, y fue par­te de la es­cua­dra All Blacks 7 que par­ti­ci­pó de los JJ.OO. de Río 2016. Ese mis­mo año ga­nó el pre­mio a Ju­ga­dor del Año de su país y en 2017 -ya co­mo All Black ab­so­lu­to- fue no­mi­na­do nue­va­men­te a ju­ga­dor neo­ze­lan­dés de la tem­po­ra­da. Aki­ra, por su par­te, ocu­pa la po­si­ción de wing la­do cie­go y nú­me­ro 8, y fue nom­bra­do Ju­ga­dor de las Fi­na­les en el Syd­ney Se­vens de 2016.

» Un gri­to de his­to­ria

Uno de los as­pec­tos que más lla­man la aten­ción du­ran­te los par­ti­dos de los Mao­rí All Blacks o los All Blacks es el tra­di­cio­nal ha­ka. Es­te ri­tual, que se ha­ce mi­ran­do de fren­te al opo­nen­te, en­cuen­tra su ori­gen en dan­zas de gue­rra mao­ríes que, de acuer­do con los re­gis­tros, fue ins­tau­ra­da en oc­tu­bre de 1888 con una ver­sión de­no­mi­na­da Ka Ma­te, que ha­ce alu­sión di­rec­ta a la muer­te. Su ob­je­ti­vo no es otro que mar­car res­pe­to por la his­to­ria y cul­tu­ra po­li­né­si­ca, ade­más de im­pac­tar de ma­ne­ra si­co­ló­gi­ca e in­ti­mi­da­to­ria so­bre el ri­val.

En 2005, los All Blacks introdujeron el Ka­pa O Pan­go (‘el equi­po de ne­gro’), es­cri­ta por un ex­per­to de la cul­tu­ra mao­rí y des­de en­ton­ces se al­ter­nan las dos va­rian­tes. Par­te del nue­vo gri­to di­ce: "Nues­tro pre­do­mi­nio, nues­tra su­pre­ma­cía triun­fa­rá, y nos re­ve­ren­cia­rán co­mo co­rres­pon­de, es­ta­re­mos arri­ba. ¡He­le­cho de pla­ta! ¡El equi­po de ne­gro! ¡He­le­cho de pla­ta! ¡El equi­po de ne­gro!".

Si bien el ha­ka es acep­ta­do por la ma­yo­ría co­mo un ri­to vá­li­do pre­vio a los par­ti­dos, tam­bién ha en­con­tra­do

de­trac­to­res. En 1996, la se­lec­ción aus­tra­lia­na ca­len­tó mien­tras los All Blacks rea­li­za­ban su can­to y en 2007 Ita­lia hi­zo lo pro­pio. “Nos dio más mo­ti­va­ción”, di­jo des­pués Ke­ven Mea­la­mu, hoo­ker de la se­lec­ción oceá­ni­ca.

En 1997, en el es­ta­dio Old Traf­ford de In­gla­te­rra ocu­rrió uno de los he­chos más con­tro­ver­sia­les: el ju­ga­dor in­glés Ri­chard Coc­ke­rill se acer­có a cen­tí­me­tros del neo­ze­lan­dés Norm He­witt du­ran­te el ha­ka y am­bos de­bie­ron ser apar­ta­dos por el ár­bi­tro. Más tar­de, el in­glés de­cla­ra­ba que ha­bía he­cho lo co­rrec­to. “Ellos es­ta­ban plan­teán­do­nos un desafío y les de­mos­tré que es­tá­ba­mos pre­pa­ra­dos pa­ra acep­tar­lo. Ellos que­rían des­truir­nos y no­so­tros a ellos. Es­toy se­gu­ro de que pre­fe­ri­rían eso a que arran­cá­ra­mos”.

Pe­ro las ga­nan­cias no so­lo se dan en la can­cha, sino tam­bién fue­ra de ella. “La mar­ca All Blacks tie­ne una fuer­te pre­sen­cia en el ex­tran­je­ro y es­ta­mos co­nfia­dos de que hay sufi­cien­te de­man­da pa­ra cre­cer den­tro del país y glo­bal­men­te. Es una ex­pe­rien­cia úni­ca en tien­das, don­de los clien­tes pue­dan su­mer­gir­se en la his­to­ria de los All Blacks”, ex­pre­só Ste­ve Tew, je­fe eje­cu­ti­vo de la New Zea­land Rugby en abril pa­sa­do, lue­go de que se inau­gu­ra­ra en el Ae­ro­puer­to de Auc­kland la All Blacks Sto­re, la pri­me­ra tien­da de­di­ca­da to­tal­men­te a la se­lec­ción de rugby neo­ze­lan­de­sa, don­de no so­lo se ven­de in­du­men­ta­ria ofi­cial en ta­llas des­de re­cién na­ci­dos has­ta adul­tos, sino, ade­más, cuen­ta con un mu­ro de cam­peo­nes y una Experience Ha­ka de 360º.

La se­lec­ción es­te­lar es pio­ne­ra en ma­te­ria de ex­po­si­ción me­diá­ti­ca y cam­pa­ñas co­mer­cia­les, con gran­des di­vi­den­dos, mu­chos de ellos di­rec­to a las ar­cas de la se­lec­ción, pe­ro tam­bién un al­to por­cen­ta­je a ins­ti­tu­cio­nes de ca­ri­dad, co­mo Uni­cef, en­ti­dad per­ma­nen­te­men­te li­ga­da a los All Blacks.

» Sal­to y vue­lo

En ju­lio pa­sa­do se co­nfir­mó la ve­ni­da de la se­lec­ción Mao­rí All Blacks. La ale­gría por la con­cre­ción de lo que en Bra­sil el pre­si­den­te de la con­fe­de­ra­ción lo­cal lla­mó “un sue­ño”, fue com­par­ti­da por Jor­ge Ara­ya, man­da­más de la Fe­de­ra­ción de Rugby de Chi­le. “Re­ci­bir a los Mao­rí All Blacks en el país es un gran avan­ce pa­ra el desa­rro­llo de nues­tro de­por­te. El ob­je­ti­vo prin­ci­pal es en­tre­gar­les a los ju­ga­do­res ins­tan­cias que per­mi­tan desafiar­los de­por­ti­va­men­te, tan- to de ma­ne­ra in­di­vi­dual co­mo co­lec­ti­va”, sos­tu­vo. “Co­mo or­ga­ni­za­ción, es­te even­to tam­bién im­pli­ca un desafío im­por­tan­te, so­bre to­do en lo lo­gís­ti­co, pues de­be­mos cum­plir con los es­tán­da­res de un equi­po del ni­vel de los neo­ze­lan­de­ses”, agre­gó.

Bran­gier coin­ci­de con el pre­si­den­te y aña­de que “es una tre­men­da opor­tu­ni­dad no so­lo en el as­pec­to téc­ni­co-tác­ti­co del rugby, sino des­de el pun­to de vis­ta co­mer­cial y del cre­ci­mien­to del de­por­te, pa­ra acer­car­lo a la gen­te. Es una suer­te de vi­tri­na que sir­ve pa­ra po­der ma­sifi­car­lo y trans­mi­tir de qué se tra­ta es­te de­por­te”. El ca­pi­tán de los Cón­do­res del rugby 7 fue el es­tan­dar­te de la úni­ca vic­to­ria chi­le­na con­tra los All Blacks, in­clu­so ano­tan­do un try en no­viem­bre del año pa­sa­do en Ca­li­for­nia, du­ran­te el tor­neo Si­li­con Va­lley Se­ries. Aho­ra, Fe­li­pe Bran­gier di­ce que no es­tá defi­ni­do el plan­tel que afron­ta­rá el desafío en ca­sa, pe­ro ad­vier­te que el equi­po com­ple­to en­tre­na con mi­ras a ga­nar­se un cu­po y ha­cer un buen pa­pel. El sá­ba­do 17 de no­viem­bre, el quin­ce de los Cón­do­res sa­brá si el ha­ka en reali­dad in­ti­mi­da -co­mo di­cen- o si su res­pues­ta se­rá la de acep­tar el re­to pa­ra im­po­ner sus pro­pios tér­mi­nos ju­gan­do de lo­cal.

» Fo­tos GETTY.

El fren­te a fren­te de Norm He­witt y Ri­chard Coc­ke­rill. El hoo­ker de la se­lec­ción de La Ro­sa se acer­ca a su opo­nen­te du­ran­te el tra­di­cio­nal ha­ka. El in­glés fue ad­ver­ti­do por el ár­bi­tro del en­cuen­tro.

Aki­ra Ioa­ne. El ma­yor de la di­nas­tía Ioa­ne tu­vo cin­co apa­ri­cio­nes con los All Blacks U20, lue­go de­bu­tó en los Mao­rí All Blacks y es des­de 2017 in­ter­na­cio­nal con la se­lec­ción ab­so­lu­ta de los neo­ze­lan­de­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.