Fun­cio­na­li­dad y ver­sa­ti­li­dad en for­ma­to fa­mi­liar

La Tercera - MT Motores - - TEST DRIVE -

» Mau­ri­cio Mon­roy S. » Fo­tos: Chan­gan. Pro­ba­mos el Chan­gan A500, un MPV pa­ra sie­te pa­sa­je­ros que no so­lo des­ta­ca por su ex­ce­len­te re­la­ción pre­cio-equi­pa­mien­to, sino tam­bién por la preocupación de la mar­ca por ofre­cer un am­bien­te de comodidad y co­nec­ti­vi­dad.

El seg­men­to de los vehícu­los fa­mi­lia­res, con tres fi­las de asien­tos, co­bró ma­yor no­to­rie­dad des­de que co­men­zó a exi­gir­se que los ni­ños via­jen en sus si­llas res­pec­ti­vas. La ter­ce­ra fi­la de asien­tos se hi­zo en­ton­ces una ne­ce­si­dad, di­le­ma que una se­rie de fa­bri­can­tes, es­pe­cial­men­te de ori­gen chino, co­men­za­ron a so­lu­cio­nar con una oferta de pro­duc­tos de pre­cio ba­jo los $ 10 mi­llo­nes.

Uno de es­tos mo­de­los es el Chan­gan A500, mo­no­vo­lu­men pa­ra sie­te pa­sa­je­ros de con­fi­gu­ra­ción 2+3+2 que du­ran­te nues­tra prue­ba co­rro­bo­ró la pro­me­sa de en­tre­gar una gran re­la­ción pre­cio-equi­pa­mien­to, sin per­der de vis­ta la fun­cio­na­li­dad, ver­sa­ti­li­dad y co­nec­ti­vi­dad.

Ese es qui­zás el gran mé­ri­to de es­te vehícu­lo de 4.465 mm de lar­go, 1.725 mm de an­cho y 1.700 mm de al­to. Tan­to pa­ra quie­nes sa­len con tres o más ni­ños, o pa­ra las fa­mi­lias que via­jan con abue­los y tíos, exis­te es­pa­cio pa­ra ha­cer­lo con re­la­ti­va comodidad, e in­clu­so el ac­ce­so a las pla­zas tra­se­ras es me­dia­na­men­te sen­ci­llo. Eso sí, se sa­cri­fi­ca la ca­pa­ci­dad de car­ga en el ma­le­te­ro con las tres fi­las de asien­tos arri­ba, pe­ro es una por otra.

Don­de se no­ta que tam­bién hu­bo preocupación es en la ca­li­dad del in­te­rior. Cons­cien­tes del seg­men­to en el que es­tá in­ser­to -no pue­de ser com­pa­ra­do con la mis­ma va­ra que un fa­mi­liar cu­yo pre­cio so­bre­pa­se los 15 o 20 mi­llo­nes-, hay al­gu­nos as­pec­tos que re­sal­tan, des­de las co­rrec­tas ter­mi­na­cio­nes a los asien­tos de cue­ro ne­gro que le im­pri­men ele­gan­cia. Ade­más, una se­rie de dis­po­si­ti­vos tec­no­ló­gi­cos ayu­dan a te­ner un ma­ne­jo más se­gu­ro, co­mo el ta­ble­ro di­gi­tal, los man­dos de au­dio al vo­lan­te, la ra­dio touch de 7’’ con blue­tooth y los sen­so­res de re­tro­ce­so, por nom­brar al­gu­nos. Por si fue­se po­co, nues­tra uni­dad de prue­ba tam­bién te­nía sun­roof, lo que au­men­ta­ba la sen­sa­ción de es­pa­cio cuan­do in­gre­sa­ba luz na­tu­ral.

Es­ta se­rie de dis­po­si­ti­vos per­mi­te que nos co­nec­te­mos con los sis­te­mas ope­ra­ti­vos Ap­ple Ca­rP­lay o An­droid Au­to, aun­que el es­ca­so bri­llo de la pan­ta­lla -lo que au­men­ta en días de sol- nos com­pli­ca­ba pa­ra te­ner una me­jor vi­si­bi­li­dad. Otro pun­to a me­jo­rar pa­sa por una si­tua­ción que es cons­tan­te en­tre los vehícu­los de es­te seg­men­to, ya que cuen­ta so­lo con los dos air­bags obli­ga­to­rios. Si se apun­ta a la fa­mi­lia, in­tere­san­te se­ría la op­ción de ma­yor ni­vel de se­gu­ri­dad pa­si­va.

» Bien en la ciu­dad

El Chan­gan A500 se mue­ve gra­cias a un mo­tor de 1.5 li­tros que en­tre­ga 113 Hp, aso­cia­do a una ca­ja ma­nual de cin­co ve­lo­ci­da­des.

Si bien no es un blo­que que se ca­rac­te­ri­ce por su gran fuer­za, al des­pla­zar­nos en zo­nas ur­ba­nas (don­de se­rá su há­bi­tat prin­ci­pal) en­con­tra­mos la res­pues­ta su­fi­cien­te. Na­da de ma­los ra­tos por sa­li­das len­tas, to­do lo con­tra­rio, va­mos re­ci­bien­do una en­tre­ga pro­gre­si­va, co­rrec­ta­men­te ajus­ta­da con la trans­mi­sión mien­tras no se su­peren las 4 mil rpm.

En au­to­pis­ta la si­tua­ción va­ría un po­co, ya que se sien­te muy jus­to y exi­gi­do cuan­do nos acer­ca­mos a los lí­mi­tes de ve­lo­ci­dad per­mi­ti­dos, fun­da­men­tal­men­te por la au­sen­cia de una sex­ta mar­cha que le per­mi­ti­ría des­can­sar al mo­tor.

En cuan­to al con­fort de mar­cha, la ais­la­ción es un te­ma a me­jo­rar, pe­ro lo po­si­ti­vo es que no se su­fre con el sis­te­ma de amor­ti­gua­ción, de he­cho, al te­ner sus­pen­sión in­de­pen­dien­te ti­po McPher­son en el eje de­lan­te­ro y eje rí­gi­do con ba­rra de tor­sión en el pos­te­rior, co­pia re­la­ti­va­men­te bien los ba­ches, fil­tran­do con sua­vi­dad las im­per­fec­cio­nes del ca­mino. La di­rec­ción, eso sí, al es­tar bas­tan­te asis­ti­da, de­ri­va en que el tac­to de lo que pa­sa en las rue­das sea me­nor.

En con­clu­sión, un mo­de­lo que so­bre­sa­le por la tec­no­lo­gía que tie­ne pa­ra el seg­men­to, por los de­ta­lles del ha­bi­tácu­lo, por la ver­sa­ti­li­dad de sus tres fi­las de asien­tos y por lo co­rrec­to del an­dar, con un ren­di­mien­to de 14 km/l.

Op­ción fa­mi­liar. El nue­vo Chan­gan A500 tie­ne un tra­di­cio­nal di­se­ño de MPV, en el que se prio­ri­za la comodidad in­te­rior, los sis­te­mas de co­nec­ti­vi­dad y la re­la­ción pre­cio-equi­pa­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.