Emo­ción que se de­ja sen­tir a rau­da­les

La Tercera - MT Motores - - TEST DRIVE -

» Ca­ro­li­na Ro­jas A. » Fo­tos: Hyun­dai. Di­ver­ti­da, atrac­ti­va y ju­ve­nil, la se­gun­da ge­ne­ra­ción del hatch­back de es­ti­lo coupé lle­ga pa­ra se­guir re­vo­lu­cio­nan­do en un seg­men­to don­de los ac­to­res son po­cos, pe­ro la adre­na­li­na es mu­cha. El Ve­los­ter de­mues­tra to­do lo que se pue­de evo­lu­cio­nar en una ge­ne­ra­ción.

Me acuer­do per­fec­ta­men­te del ve­rano de 2011, es­pe­cí­fi­ca­men­te de los pri­me­ros días de enero, don­de to­dos los ti­tu­la­res le per­te­ne­cían al Sa­lón de De­troit. En­tre to­das las imá­ge­nes que lle­ga­ban des­de las agencias in­ter­na­cio­na­les, una se que­dó gra­ba­da a fue­go en mi men­te: dos ver­sio­nes del mis­mo au­to de es­ti­lo coupé, una ver­de y otra na­ran­ja... ¿Su gran di­fe­ren­cia­dor? Te­nía tres puer­tas, una por el la­do del con­duc­tor, y dos por el la­do del co­pi­lo­to. Los co­rea­nos de Hyun­dai se es­ta­ban ro­ban­do to­da la aten­ción ese año con un mo­de­lo ju­ve­nil, atrac­ti­vo y, por so­bre to­do, ra­di­cal. El Ve­los­ter ha­cía su gran de­but glo­bal.

De eso ya han pa­sa­do más de sie­te años, con al­gu­nos fa­ce­lifts y mo­di­fi­ca­cio­nes que pron­to de­ri­va­ron a la crea­ción de una se­gun­da ge­ne­ra­ción, una que ya es­tá en Chi­le y que man­tie­ne vi­vo ese es­pí­ri­tu de emo­ción y diversión que el primer Ve­los­ter es­tre­nó en De­troit.

Ra­di­cal a pri­me­ra vis­ta y emo­cio­nan­te tras el vo­lan­te, el Hyun­dai Ve­los­ter sa­be com­bi­nar su look con una bue­na po­ten­cia y un tac­to agra­da­ble.

Ojo, que es­te mo­de­lo de la ca­sa co­rea­na no es ni tra­ta de ser un de­por­ti­vo, pe­ro aún así se sien­te la adre­na­li­na en ca­da ace­le­ra­ción, co­mo si hu­bie­se na­ci­do pa­ra lle­var­lo un po­co más al lí­mi­te.

» Un au­to per­so­nal

De lí­neas alar­ga­das y fi­nas, es­te Ve­los­ter es mu­cho más agre­si­vo y ae­ro­di­ná­mi­co que su an­te­ce­sor, lo que fa­vo­re­ce el an­dar en mu­chos sen­ti­dos. Cla­ro que es­te mis­mo di­se­ño a ve­ces qui­ta un po­co de vi­si­bi­li­dad por de­ci­sio­nes es­té­ti­cas, co­mo la pe­que­ña lu­ne­ta tra­se­ra da­da por la pro­nun­cia­da caí­da del te­cho, o el pa­ra­bri­sas muy in­cli­na­do, eso sí, na­da que la cos­tum­bre no pue­da su­pe­rar.

Gra­cias a su mo­tor de 2.0 li­tros y 147 ca­ba­llos de fuer­za, hay su­fi­cien­te po­ten­cia pa­ra las ace­le­ra­cio­nes rá­pi­das y re­pen­ti­nas, pa­ra ade­lan­tar a to­do el mun­do en la ca­rre­te­ra..., pa­ra "con­du­cir­lo co­mo si fue­ra ro­ba­do", co­mo ver­sa el po­pu­lar di­cho es­ta­dou­ni­den­se.

Nues­tra ver­sión de prue­ba con­ta­ba con una trans­mi­sión au­to­má­ti­ca de seis ve­lo­ci­da­des que ha­cía las co­sas mu­cho más di­ver­ti­das, con pa­sos de mar­cha efi­cien­tes y pre­ci­sos. Nun­ca se sin­tió len­to o pe­sa­do. Por fin el Ve­los­ter me­jo­ró el gran pun­to en con­tra que te­nía su ge­ne­ra­ción an­te­rior y que era sim­ple­men­te la de ofre­cer un look di­ná­mi­co que no se con­de­cía con lo que el mo­de­lo po­día ha­cer en la ca­lle.

Otros de­ta­lles in­tere­san­tes de es­te vehícu­lo pa­san por su sus­pen­sión, có­mo­da pa­ra la ciu­dad, pe­ro que su­je­ta muy bien al au­to en mo­vi­mien­tos re­pen­ti­nos, por lo que los vi­ra­jes se ha­cen siem­pre con mu­cha se­gu­ri­dad in­de­pen­dien­te de la ve­lo­ci­dad.

El tac­to de la di­rec­ción fue otra gran sor­pre­sa, muy aten­to a las ór­de­nes del con­duc­tor, no hay que co­rre­gir y a ra­tos se sien­te bas­tan­te de­por­ti­va.

Pe­ro an­tes de ter­mi­nar, no pue­do de­jar de des­ta­car el ha­bi­tácu­lo y la tec­no­lo­gía del Ve­los­ter. Dos co­sas que me gus­ta­ron mu­cho fue­ron su pan­ta­lla tác­til con to­da la co­nec­ti­vi­dad que re­que­ri­mos quie­nes no po­de­mos des­pe­gar­nos del te­lé­fono (en tres pa­sos ya es­ta­ba co­nec­ta­do el blue­tooth y so­nan­do Spo­tify con una ex­ce­len­te de­fi­ni­ción de au­dio), y sus dis­tin­tos mo­dos de ma­ne­jo (Nor­mal, Sport, Eco y Smart), don­de el Sport y el Eco fue­ron mis fa­vo­ri­tos, uno per­fec­to pa­ra dis­fru­tar los lar­gos tra­yec­tos de ca­rre­te­ra y el otro pa­ra desafiar­me a ser lo más aho­rra­ti­va po­si­ble.

Pue­de so­nar muy per­so­nal, pe­ro el Ve­los­ter por fin se ve y se sien­te co­mo ese au­to que to­dos qui­si­mos que fue­ra en 2011.

Tec­no­lo­gía pa­ra to­dos. Car­ga­dor inalám­bri­co, ra­dio con pan­ta­lla tác­til y cua­tro mo­dos de ma­ne­jo son al­gu­nos de los ele­men­tos que des­ta­can en el Ve­los­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.