Test dri­ve a la nue­va Hon­da CB300R

La Tercera - MT Motores - - PORTADA -

» Por: Ale­xis Ca­res R. » Fotos: Hon­da. Des­cu­bier­ta, vi­va, di­fe­ren­te. La Hon­da CB300R es due­ña de una be­lle­za tan es­pe­cial que via­ja en­tre lo pa­sa­do, re­vo­lo­tea el fu­tu­ro y ha­ce una pa­ra­da por ahí pa­ra re­ci­bir pin­ce­la­zos in­dus­tria­les. ¿Qué es to­do eso? Una mo­to bien úni­ca y al al­can­ce de mu­chos.

Es­ta mo­to mues­tra cre­den­cia­les que di­cen ubi­car­la en la muy vi­gen­te ten­den­cia del Neo Sport Ca­fé. Y es­to sig­ni­fi­ca que po­see tec­no­lo­gía de van­guar­dia, mo­men­tos de ar­ma­do y he­chu­ra que ve­mos en mo­tos más gran­des, reac­cio­nes muy des­pier­tas y vi­vas, ade­más de un look que la vin­cu­la con los mo­men­tos más clá­si­cos del vin­ta­ge cin­cuen­te­ro. Tres mo­dos, tres tiem­pos, tres vi­sio­nes en una so­la mo­to. Es­to que a to­das lu­ces re­sul­ta ca­si épi­co de­man­da un ofi­cio com­pro­ba­do a to­do fa­bri­can­te que se in­vo­lu­cre en se­me­jan­te esen­cia in­ter­tem­po­ral. Y Hon­da, por cier­to, lo tie­ne.

Y un ins­tan­te don­de sa­le a co­rro­bo­rar es­to es en el se­llo pro­pio que la CB300R con­si­gue desa­rro­llar aun te­nien­do el mis­mo mo­tor de su pa­rien­te de ci­lin­dra­da: la CBR300R, la que lle­va ca­re­na­do y una de­cla­ra­da vo­ca­ción sport. Y es que una co­sa es el pa­ren­tes­co y otra es la per­so­na­li­dad de ca­da má­qui­na. Las di­fe­ren­cias son ele­men­ta­les: acá no hay ca­re­na­do, hay una des­nu­dez que de­ja a la vis­ta el “tó­rax”, te­ne­mos un es­ca­pe que con­cu­rre a di­fe­ren­ciar el so­ni­do. Y aten­to, tam­po­co per­da­mos de vis­ta cier­tos gui­ños a mun­dos más gran­des den­tro del es­pec­tro mo­to­ci­clís­ti­co, co­mo su ma­ni­llar de ace­ro de sec­ción de­cre­cien­te mon­ta­do so­bre go­mas e in­clu­so la pan­ta­lla de ins­tru­men­tos LCD jun­to con una ilu­mi­na­ción com­ple­ta de led.

El cie­rre de su al­ma es­tá se­ña­la­do por una esen­cia di­fe­ren­te des­de que nos sen­ta­mos hasta que nos ba­ja­mos, con po­si­ción de ma­ne­jo y ade­ma­nes di­ná­mi­cos in­clui­dos. Gra­cias a su ba­jo pe­so y la po­ten­cia de su mo­tor te­ne­mos di­ver­sión ga­ran­ti­za­da des­de que po­ne­mos pri­me­ra. Los pri­me­ros bal­bu­ceos nos ha­blan de di­na­mis­mo, de vi­va­ci­dad pu­ra. No es un lla­ma­ra­zo, ni pre­ten­de ser­lo, pe­ro sí sa­bre­mos acer­ca de una jo­ven­ci­ta que ha­rá que aque­llos co­ra­zo­nes en busca de sus pri­me­ras ex­pe­rien­cias de adre­na­li­na lo pa­sen es­tu­pen­do.

¿Pri­me­ra mo­to pa­ra al­guien que nun­ca es­tu­vo en las dos rue­das? Sí y no. Sí, por­que su pe­so, al­tu­ra del asien­to, con­duc­ción sen­ci­lla y ade­ma­nes fra­ter­nos la con­vier­ten en al­go su­ma­men­te do­mes­ti­ca­ble si la usa­mos en­tre la me­su­ra y la rec­ta nor­ma­li­dad. Si esos mis­mos bra­zos pri­me­ri­zos sa­len a bus­car al­go más allá que el ma­ne­jo co­rrec­to po­drían to­par­se con su ca­rác­ter mar­ca­do por lo de­por­ti­vo y que en una de esas de­man­de al­go de ex­pe­rien­cia pre­via al en­fren­tar una cur­va al­go “pa­sa­do”, por ejem­plo.

A fa­vor de ex­pe­ri­men­ta­dos y quie­nes no lo son tan­to, es­tá la mag­ní­fi­ca pues­ta a pun­to de su sus­pen­sión, lo bien que se desen­vuel­ve en el as­fal­to, ade­más de la efi­ca­cia de la fre­na­da que sa­brá con­ven­cer al primer re­que­ri­mien­to y cu­yo fun­da­men­to de fa­bri­ca­ción se ba­sa en un dis­co hi­dráu­li­co delantero y tra­se­ro con ABS en am­bos. Pa­ra quie­nes tran­si­ten de no­che hay un muy buen apo­yo de la efi­ca­cia con que ilu­mi­na ha­cia ade­lan­te y a los la­dos, aun­que echa­mos de me­nos la exis­ten­cia de haz­zards de emer­gen­cia, al­go so­bre lo cual Hon­da de­be to­mar no­ta y tra­tar de in­cluir pa­ra así re­don­dear un pro­duc­to mag­ní­fi­co, tan­to en el plano me­cá­ni­co co­mo en el es­té­ti­co.

Te­ner­la es mo­ti­vo de ale­gría, ma­ne­jar­la es se­ñal de go­ce so­bre el as­fal­to: suel­ta, li­bre, des­pier­ta, be­lla, atrac­ti­va. La par­te “so­cial” de nues­tra prue­ba y te­nen­cia, que abar­có sie­te días, nos dio cuen­ta de su atrac­ti­vo, de quie­nes nos pre­gun­ta­ron por ella o sim­ple­men­te tu­vie­ron un co­men­ta­rio a fa­vor, por lo que mues­tra, por lo que ex­ha­la, por lo que trans­mi­te, pa­ra­da o en mo­vi­mien­to. Su fo­co re­tro e in­dus­trial a la vez ha­ce acá las ve­ces de por­taes­tan­dar­te de ese Neo Sports Ca­fé que la mar­ca de­cla­ra al pre­sen­tar uno de sus pro­duc­tos más es­pe­cia­les de la ci­lin­dra­da me­dio-ba­ja.

Las ve­ces que me to­có via­jar acom­pa­ña­do (una vez con mi es­po­sa, otra con mi hi­ja, am­bas mu­je­res adul­tas de en­tre 45 y 51 ki­los) no re­co­gí re­cla­mo al­guno, al re­vés. Buen de­but y bue­na no­ta de la CB300R.

Ca­lle­je­ra por esen­cia. El as­pec­to agre­si­vo de la Hon­da CB300R no es una me­ra im­pre­sión, pues al igual que en la CB1000R, to­do gira al­re­de­dor del me­tal.

De­ta­lles. Ade­más del ma­ni­llar de ace­ro, lu­ce una pan­ta­lla de ins­tru­men­tos LCD jun­to con una ilu­mi­na­ción com­ple­ta de led.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.