Las mar­cas au­to­mo­tri­ces se to­man el CES de Las Ve­gas

La Tercera - MT Motores - - PORTADA -

» Por Jo­sé I. Gu­tié­rrez y Mau­ri­cio Mon­roy, des­de Las Ve­gas, Es­ta­dos Uni­dos. » Fo­tos: Mar­cas. La mí­ti­ca ciu­dad de los ca­si­nos y la di­ver­sión re­ci­bió una nue­va edi­ción del Con­su­mer Elec­tro­nics Show (CES), la ma­yor fe­ria de tec­no­lo­gía del mun­do, don­de los gran­des fa­bri­can­tes de au­to­mó­vi­les se con­vir­tie­ron en ac­to­res prin­ci­pa­les tras anun­ciar una se­rie de avan­ces que rein­ven­ta­rán el con­cep­to de mo­vi­li­dad co­mo se co­no­ce ac­tual­men­te.

El fu­tu­ro en una ciu­dad. Las Ve­gas vol­vió a ser el epi­cen­tro de la fan­ta­sía y abrió la ven­ta­na pa­ra dar a co­no­cer los desa­rro­llos que pron­to se­rán par­te del día a día con el Con­su­mer Elec­tro­nics Show (CES), la ma­yor fe­ria tec­no­ló­gi­ca del pla­ne­ta, en la que es­te año par­ti­ci­pa­ron más de 4.500 ex­po­si­to­res.

El even­to sor­pren­de con sus di­men­sio­nes y con su re­le­van­cia. Por es­tos días, en­tre el 8 y 11 de enero, to­do lo que pa­sa­ba en Las Ve­gas, pa­sa­ba en el CES, con­cen­tran­do por com­ple­to la aten­ción de la "ciu­dad del pe­ca­do".

Es que es­te even­to, que co­men­zó en 1967 en Nue­va York, y que gran par­te de sus cua­tro dé­ca­das es­tu­vo re­ser­va­do a ac­to­res li­ga­dos a la compu­tación y nue­vos dis­po­si­ti­vos -en el CES de­bu­tó el VHS a ini­cios de los 70 y la te­le­vi­sión HD a fi­nes del si­glo pa­sa­do­de­jó de ser un es­pa­cio ce­rra­do y se abrió a to­dos los ám­bi­tos. A to­dos, in­clu­yen­do has­ta la in­dus­tria de los cos­mé­ti­cos, don­de es­te año de­bu­tó una cre­ma so­lar eléc­tri­ca que se un­ta sin que las per­so­nas se en­su­cien las ma­nos. O los te­le­vi­so­res ple­ga­bles que pue­den ser­vir co­mo pan­ta­llas o co­mo di­mi­nu­tos equi­pos de au­dio. Mien­tras ha­ya al­gu­na men­te crea­ti­va, ten­drá su es­pa­cio en el CES.

La in­dus­tria au­to­mo­triz no ha es­ta­do aje­na a es­te fer­vor que pro­vo­ca y des­de ha­ce unos años es­ta fe­ria ha to­ma­do más re­le­van­cia, in­clu­so, que los gran­des y tra­di­cio­na­les sa­lo­nes au­to­mo­tri­ces. Es por eso que ca­da año lle­gan los prin­ci­pa­les fa­bri­can­tes, en es­pa­cios bas­tan­te me­nos mas­to­dón­ti­cos que los que uti­li­zan en mues­tras co­mo Frank­furt o Pa­rís, a pre­sen­tar y dar a co­no­cer los pro­yec­tos que rein­ven­tan el con­cep­to de mo­vi­li­dad.

De­jó de ser te­ma que los vehícu­los co­mo se han con­ce­bi­do du­ran­te más de un si­glo mu­ta­ron su rol. Pa­sa­ron de ser ob­je­tos que tras­la­dan a una per­so­na de un lu­gar A a un pun­to B. Hoy de­ben en­tre­gar ex­pe­rien­cias ba­jo un for­ma­to que sea ami­ga­ble con el me­dioam­bien­te y con el má­xi­mo ni­vel de se­gu­ri­dad y co­mo­di­dad. Y esos con­cep­tos abun­dan en el CES, de la mano con la elec­tro­mo­vi­li­dad, la con­duc­ción au­tó­no­ma y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial.

Uno de los que en­fo­ca­ron su apues­ta en ese sen­ti­do es Nis­san. La mar­ca ja­po­ne­sa pre­sen­tó una in­no­va­ción que per­mi­te al con­duc­tor ver, a tra­vés de un sis­te­ma de cá­ma­ras, aque­llas si­tua­cio­nes que ocu­rren en la ciu­dad sin im­por­tar que es­tén de­trás de un edi­fi­cio o a la vuel­ta de la es­qui­na.

“Es­ta tec­no­lo­gía em­plea sen­so­res en los 360º gra­dos del vehícu­lo y pro­vee in­for­ma­ción de la ru­ta, las in­ter­sec­cio­nes o de pea­to­nes. Tam­bién pue­de mo­ni­to­rear el in­te­rior, an­ti­ci­pan­do los mo­men­tos en que los pa­sa­je­ros pue­den re­que­rir asis­ten­cia pa­ra per­ci­bir al­go”, ex­pli­ca la mar­ca.

En otras pa­la­bras, lo que Nis­san ha­ce con el de­sa­rro­llo de lo que bau­ti­zó In­vi­si­ble-to-Vi­si­ble o I2V, es cam­biar la ma­ne­ra en que los au­tos se in­te­gran a la ciu­dad, ha­cien­do que la in­ter­ac­ción en­tre el vehícu­lo y el en­torno asis­ta en la se­gu­ri­dad tan­to de los ocu­pan­tes co­mo de los pa­sa­je­ros de otros au­tos, los pea­to­nes y ci­clis­tas. “Ayu­dan­do a ver lo in­vi­si­ble, el I2V me­jo­ra la con­fian­za al vo­lan­te y ha­ce de la con­duc­ción al­go mu­cho más pla­cen­te­ro”, ex­pli­ca Tet­su­ro Ue­da, je­fe del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción de Nis­san.

Siem­pre pen­san­do en la co­nec­ti­vi­dad co­mo el pi­lar cla­ve pa­ra una mo­vi­li­dad más efi­cien­te, li­bre y se­gu­ra, Ford dio un pa­so aún más le­jos tras anun­ciar que la tec­no­lo­gía C-V2X (Ce­llu­la­rVehi­cle-to-Everyt­hing), aque­lla que co­men­zó a desa­rro­llar jun­to a Qual­comm

2022, año en el que Ford in­cor­po­ra­rá la tec­no­lo­gía C-V2X en to­dos sus mo­de­los nue­vos.

ha­ce un año, es­ta­rá pre­sen­te en to­dos sus mo­de­los nue­vos a par­tir de 2022.

C-V2X es una tec­no­lo­gía de co­mu­ni­ca­ción inalám­bri­ca que per­mi­te “ha­blar” y “es­cu­char” a vehícu­los que dis­pon­gan de un equi­pa­mien­to si­mi­lar. Tam­bién per­mi­te la co­mu­ni­ca­ción con per­so­nas y dis­po­si­ti­vos de ges­tión del trá­fi­co, co­mo los se­má­fo­ros, crean­do un eco­sis­te­ma que per­mi­te una mo­vi­li­dad más tran­qui­la y me­nos con­ges­tio­na­da.

Es­ta tec­no­lo­gía se sus­ten­ta­rá en la in­mi­nen­te red 5G y per­mi­te co­mu­ni­ca­ción di­rec­ta en­tre los dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos, lo que per­mi­te que la trans­mi­sión de da­tos sea en tiem­po real, sin ne­ce­si­dad de que va­ya a una an­te­na. Así, por ejem­plo, un con­duc­tor es­ta­rá al tan­to de lo que vie­ne por otra ca­lle an­tes de en­con­trar­se con ello.

“Nues­tro me­ca­nis­mo pa­ra im­ple­men­tar es­ta tec­no­lo­gía se ba­sa en nues­tro com­pro­mi­so pre­vio de equi­par ca­da mo­de­lo que lan­ce­mos en los Es­ta­dos Uni­dos con co­nec­ti­vi­dad ce­lu­lar con­ven­cio­nal pa­ra fi­nes de 2019. C-V2X fun­cio­na­rá con Ford Co-Pi­lot360, nues­tro pa­que­te avan­za­do de asis­ten­cia al con­duc­tor y ca­rac­te­rís­ti­cas de se­gu­ri­dad es­tán­dar en to­da Amé­ri­ca del Nor­te en nue­vos tu­ris­mos, SUV y pick-ups, in­clui­do el F-150”, di­jo Don Butler, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Ford Con­nec­ted Vehi­cle Plat­form and Pro­duct.

Emo­ción y fan­ta­sía

La se­gu­ri­dad y la mo­vi­li­dad efi­cien­te son so­lo al­gu­nos de los pun­tos so­bre los que tra­ba­ja la in­dus­tria, a los que se agre­gó en el CES la emo­cio­na­li­dad y la en­tre­ten­ción.

Kia, por ejem­plo, dio a co­no­cer el Adap­ta­ti­ve Dri­ving (READ). Se tra­ta de una tec­no­lo­gía desa­rro­lla­da con un gru­po de compu­tación del Mas­sac­chus­sets Ins­ti­tu­te of Technology (MIT) y des­ta­ca por op­ti­mi­zar y per­so­na­li­zar, en ra­zón del es­ta­do emo­cio­nal del con­duc­tor, el in­te­rior del vehícu­lo, ba­sán­do­se en el re­co­no­ci­mien­to de bio­se­ña­les y en su rit­mo car­día­co. El sis­te­ma ac­túa en pa­rá­me­tros co­mo la ilu­mi­na­ción, la cli­ma­ti­za­ción, la cen­tral de in­foen­tre­te­ni­mien­to y pue­de fa­ci­li­tar la usa­bi­li­dad eli­mi­nan­do los bo­to­nes.

Au­di, por su par­te, en­se­ñó su "Au­di Ex­pe­rien­ce Ri­de", don­de trans­for­ma el vehícu­lo en un par­que de di­ver­sio­nes en mo­vi­mien­to, ya que los pa­sa­je­ros de las pla­zas tra­se­ras son ca­pa­ces de ver pe­lí­cu­las y ex­pe­ri­men­tar vi­deo­jue­gos con len­tes de reali­dad vir­tual.

Se­gún la mar­ca ale­ma­na, es­ta tec­no­lo­gía adap­ta el con­te­ni­do vir­tual al mo­vi­mien­to del vehícu­lo en tiem­po real y ofre­ce gran di­na­mis­mo con el au­to de­te­ni­do, pues­to que to­ma la ac­ción en es­ce­nas de pe­lí­cu­las y las tra­du­ce en mo­vi­mien­tos reales, los cua­les tam­bién se per­ci­ben des­de fue­ra del au­to.

Des­de Chi­na, uno que lla­mó la aten­ción en es­te mis­mo sen­ti­do fue la mar­ca By­ton, que en su pri­mer vehícu­lo de pro­duc­ción, el eléc­tri­co M-By­te, in­cor­po­ró una pan­ta­lla cur­va de 48’’ de ex­pe­rien­cia com­par­ti­da, mien­tras que el vo­lan­te es una ta­blet.

En el cam­po de la con­duc­ción au­tó­no­ma, uno de los más des­ta­ca­dos fue la em­pre­sa Nvidia, que sor­pren­dió con el Dri­ve Au­toPi­lot de ni­vel 2+, o sea, que en­tre­ga al con­duc­tor -quien si­gue sien­do el res­pon­sa­ble del ma­ne­jo- nue­vas asis­ten­cias al ma­ne­jo en la fre­na­da, la ace­le­ra­ción y la di­rec­ción. Ade­más, es ca­paz de re­co­no­cer los otros vehícu­los y tie­ne la ca­pa­ci­dad de “leer” me­jor el ca­mino y, por ejem­plo, per­ma­ne­cer en su ca­rril, in­de­pen­dien­te de que la ca­rre­te­ra ten­ga cur­vas o sean de mon­ta­ña, don­de has­ta aho­ra los con­duc­to­res de vehícu­los au­tó­no­mos ti­po 2 tie­nen que to­mar el con­trol.

Avan­zan­do en es­te cam­po, Bosch dio a co­no­cer un ta­xi (shuttle) au­tó­no­mo. Se tra­ta de un mo­de­lo que los usua­rios pue­den re­ser­var, in­di­can­do el des­tino y la ho­ra es­ti­ma­da de lle­ga­da en la po­si­ción de bús­que­da. El ob­je­ti­vo es me­jo­rar la flui­dez del sis­te­ma, ya que es ca­paz de de­ci­dir cuál es la me­jor ru­ta, y to­do es­to sin asis­ten­cia hu­ma­na.

Otro que dio lu­ces so­bre el ma­ne­jo au­tó­no­mo fue BMW con el Vi­sion iNEXT co­mo má­xi­ma atrac­ción. Es­te con­cep­tual eléc­tri­co ade­lan­ta la for­ma en que se con­ce­bi­rá la con­duc­ción del fu­tu­ro. Por lo mis­mo, fue ca­ta­lo­ga­do co­mo “el ama­ne­cer de una nue­va era”.

El con­cept dis­po­ne de dos mo­dos de ma­ne­jo, Boost o Ea­se. En el pri­me­ro, el vehícu­lo pue­de ser ma­ne­ja­do por un hu­mano, mien­tras que en el Ea­se se vuel­ve to­tal­men­te au­tó­no­mo y su dis­po­si­ción in­te­rior se adap­ta -des­apa­re­cen el vo­lan­te y los pe­da­les- pa­ra que los ocu­pan­tes reali­cen ac­ti­vi­da­des mien­tras son lle­va­dos a des­tino.

Son las prin­ci­pa­les no­ve­da­des que bri­lla­ron en Las Ve­gas, el me­jor lu­gar del mun­do pa­ra que la tec­no­lo­gía y la mo­vi­li­dad jue­guen a ga­na­dor.

Un nue­vo pa­ra­dig­ma. Ford pre­sen­tó la tec­no­lo­gía C-V2X, que per­mi­te a los vehícu­los, per­so­nas y dis­po­si­ti­vos de ges­tión de trá­fi­co (co­mo se­má­fo­ros) es­tar en per­ma­nen­te con­tac­to, crean­do un eco­sis­te­ma más se­gu­ro y li­bre pa­ra los ciu­da­da­nos. Es la gran apues­ta de la fir­ma del óva­lo pa­ra los pró­xi­mos años.

El desafío de Nis­san. La mar­ca ja­po­ne­sa pre­sen­tó una tec­no­lo­gía que vuel­ve "vi­si­ble lo in­vi­si­ble". El ob­je­ti­vo es que los vehícu­los lo­gren es­tar co­nec­ta­dos pa­ra au­men­tar la se­gu­ri­dad.

Pa­ra de­li­very. Ford ex­hi­bió los avan­ces de la Tran­sit Con­nect, un mo­de­lo au­tó­no­mo de re­par­to ur­bano.

La sen­si­bi­li­dad. Con el sis­te­ma Adap­ta­ti­ve Dri­ving, Kia bus­ca per­so­na­li­zar el in­te­rior de un vehícu­lo se­gún las emo­cio­nes del con­duc­tor.

Mi­tad au­to, mi­tad ro­bot. Hyun­dai dio a co­no­cer el Elevate, vehícu­lo ca­paz de so­co­rrer a per­so­nas he­ri­das que se en­cuen­tren en zo­nas de di­fí­cil ac­ce­so.

Op­cio­nes de ma­ne­jo. UBMW mos­tró el Vi­sion iNEXT, con­cep­tual que per­mi­te ma­ne­jar de for­ma tra­di­cio­nal o guar­dar vo­lan­te y pe­da­les pa­ra con­duc­ción au­tó­no­ma.

El gran pro­vee­dor. Bosch pre­sen­tó un ta­xi au­tó­no­mo, el cual pue­de ser re­ser­va­do a ho­ras es­pe­cí­fi­cas y que es ca­paz de ele­gir la me­jor ru­ta por in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.