HIS­TO­RIA / El la­bial: in­con­di­cio­nal alia­do de la mu­jer

La Tercera - Mujer de Lujo - - ENESTAEDICIÓN - POR FLO­REN­CIA SAÑUDO

El lá­piz de la­bios tie­ne una lar­ga y tu­mul­tuo­sa his­to­ria. Uno de los sím­bo­los más po­de­ro­sos de la be­lle­za y se­xua­li­dad fe­me­ni­nas fue ‘con­de­na­do’ mu­chas ve­ces des­de su crea­ción. Pe­ro su as­cen­so fue im­pa­ra­ble. De Ne­fer­ti­ti en el An­ti­guo Egip­to a los la­bios sen­sua­les de Geor­gia May Jag­ger, el ‘rou­ge’ si­gue sien­do el leal ami­go de la mu­jer.

en 1922 un equi­po de ex­ca­va­do­res di­ri­gi­do por el ar­queó­lo­go in­glés Leo­nard Woo­ley des­cu­brió las tum­bas reales de Ur, Su­me­ria. En­tre los mu­chos ar­te­fac­tos ha­lla­dos, una ca­ja de pla­ta del 2600 a. C., mi­la­gro­sa­men­te in­tac­ta, que con­te­nía cos­mé­ti­cos, en­tre ellos pin­tu­ra ro­ja, pre­su­mi­ble­men­te pa­ra la­bios, per­te­ne­cien­te a la rei­na Nin Pua­bi. Se tra­ta, po­si­ble­men­te, del la­bial más an­ti­guo.

Otros ad­ju­di­can su na­ci­mien­to al An­ti­guo Egip­to, don­de tan­to hom­bres co­mo mu­je­res en­ro­je­cían su bo­ca con una mez­cla de ocre ro­jo, car­mín (he­cho de es­ca­ra­ba­jos tri­tu­ra­dos, que te­nían un pig­men­to ro­jo pro­fun­do), ce­ra y gra­sa.

En la An­ti­gua Gre­cia las mu­je­res no po­dían pin­tar­se los la­bios a ex­cep­ción de las pros­ti­tu­tas. Más aun, la ley es­ta­ble­cía que las pros­ti­tu­tas que no se pre­sen­ta­ban en pú­bli­co sin sus dis­tin­ti­vos la­bios ro­jos po­dían ser se­ve­ra­men­te cas­ti­ga­das, mien­tras que en la An­ti­gua Roma la pin­tu­ra la­bial era usa­da tan­to por hom­bres co­mo mu­je­res y ser­vía pa­ra dis­tin­guir cla­se y ran­go.

En la ma­yo­ría de los ca­sos, la pin­tu­ra con­te­nía una can­ti­dad po­ten­cial­men­te mor­tí­fe­ra de in­gre­dien­tes tó­xi­cos. Qui­zás eso ex­pli­ca que la ex­pre­sión “el be­so de la muer­te” sur­gió ya en aque­llos tiem­pos. A lo lar­go del pe­río­do me­die­val (400-1400 d. C.), pin­tar­se los la­bios exi­gía el co­ra­je de en­fren­tar a la po­de­ro­sa Igle­sia, que con­de­na­ba el ma­qui­lla­je co­mo un desafío a Dios. Pe­ro si la Igle­sia los prohi­bió ex­plí­ci­ta­men­te, San­to To­más de Aquino con­ce­dió que no era con­de­na­ble que una mu­jer se hi­cie­ra lo más atrac­ti­va po­si­ble pa­ra evi­tar que su ma­ri­do ca­ye­ra en el pe­ca­do del adul­te­rio (pe­ro no tan­to co­mo pa­ra atraer a otros hom­bres). En fin, en­tre de­li­ca­das ne­go­cia­cio­nes, la cos­tum­bre atra­ve­só esos años os­cu­ros. In­clu­so, el co­lor era una ma­ne­ra pa­ra dis­tin­guir las cla­ses so­cia­les: ro­sa pa­ra las mu­je­res de bue­na cu­na, ro­jo pa­ra las cla­ses in­fe­rio­res.

Si en el si­glo XVII, ya en pleno Renacimiento, el cle­ro se­guía acusando la pin­tu­ra de la­bios co­mo “el tra­ba­jo del Dia­blo”, al­gu­nas mu­je­res, co­mo la rei­na Isa­bel I de In­gla­te­rra, que maquillaba su piel muy blanca y sus la­bios muy ro­jos, ha­cían oí­dos sor­dos. Gra­cias a la in­fluen­cia de la ‘mo­da Isa­be­li­na’, la cos­tum­bre co­men­zó a ser acep­ta­da por la so­cie­dad, aun­que to­da­vía te­nía mu­chas ba­ta­llas que ga­nar: en 1770, el Go­bierno bri­tá­ni­co emi­tió una ley que con­de­na­ba for­mal­men­te pin­tar­se los la­bios y es­ta­ble­cía que “las mu­je­res cul­pa­bles de in­du­cir a un hom­bre al ma­tri­mo­nio por me­dios cos­mé­ti­cos pue­den ser acu­sa­das de bru­je­ría”. Y en al­gu­nos es­ta­dos ame­ri­ca­nos los hom­bres es­ta­ban ‘pro­te­gi­dos’ por la ley del en­ga­ño del la­bial, au­to­ri­zán­do­se la anu­la­ción del ma­tri­mo­nio si la mu­jer ha­bía pin­ta­do sus la­bios du­ran­te el no­viaz­go. En cam­bio, en la cor­te del rey Luis XIV to­do el mun­do se maquillaba: hom­bres y mu­je­res. Las mez­clas se­mi­lí­qui­das ne­ce­sa­rias pa­ra me­jo­rar el as­pec­to de los no­bles (la­bios y me­ji­llas) se lle­va­ban en pe­que­ños en­va­ses, y su co­lor ro­jo se de­bía a las co­chi­ni­llas: in­sec­tos ma­cha­ca-

SI EN EL SI­GLO XVII, YA EN PLENO RENACIMIENTO, EL CLE­RO SE­GUÍA ACUSANDO LA PIN­TU­RA DE LA­BIOS CO­MO “EL TRA­BA­JO DEL DIA­BLO”, AL­GU­NAS MU­JE­RES, CO­MO LA REI­NA ISA­BEL I DE IN­GLA­TE­RRA, QUE MAQUILLABA SU PIEL MUY BLANCA Y SUS LA­BIOS MUY RO­JOS, HA­CÍAN OÍ­DOS SOR­DOS.

dos pa­ra es­te pro­pó­si­to. Pe­ro el ma­qui­lla­je y los un­güen­tos de co­lor pa­ra la­bios ca­ye­ron sú­bi­ta­men­te en des­gra­cia con la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, con­si­de­ra­dos un sím­bo­lo de la de­tes­ta­da aris­to­cra­cia: tan so­lo por el he­cho de te­ner los la­bios pin­ta­dos se co­rría el ries­go de per­der la ca­be­za en la gui­llo­ti­na.

El si­glo de las in­no­va­cio­nes

La dé­ca­da de los años 60 del s. XIX mar­có el co­mien­zo del re­sur­gi­mien­to de los cos­mé­ti­cos en el mun­do en­te­ro. En 1880, la rei­na Vic­to­ria de­cla­ró que lle­var ma­qui­lla­je pú­bli­ca­men­te era ‘des­cor­tés’, pe­ro ese mis­mo año la mar­ca fran­ce­sa Guer­lain lan­za­ba su pri­mer la­bial, rea­li­za­do con una mez­cla de po­me­lo, man­te­ca y ce­ra. Tres años más tar­de, dos dro­guis­tas fran­ce­ses pre­sen­ta­ban en la Ex­po­si­ción In­ter­na­cio­nal de Áms­ter­dam una ba­rri­ta pa­ra pin­tar los la­bios, he­cha de una mez-

cla de ce­ra de abe­ja, se­bo de cier­vo y acei­te de ricino al que las fran­ce­sas lla­ma­ron ‘sty­lo d’amour’, lá­piz de amor. Pe­ro fue re­cién en 1915, cuan­do el ame­ri­cano Mau­ri­ce Levy in­tro­du­jo el pri­mer la­bial en un tu­bo de me­tal deslizable, que na­ció el lá­piz de la­bios co­mo lo co­no­ce­mos hoy en día. Aun así, el uso del la­bial se con­si­de­ra­ba una prác­ti­ca pri­va­da: cuan­do la ac­triz Sa­rah Bernhardt se apli­có su la­bial en pú­bli­co cau­só un fe­no­me­nal es­cán­da­lo. (Cu­rio­sa­men­te, hoy en día, pin­tar­se los la­bios en pú­bli­co es la úni­ca ac­ti­vi­dad re­la­cio­na­da con el ma­qui­lla­je que es acep­ta­da por las re­glas de sa­voir-vi­vre).

En 1912, cuan­do las su­fra­gis­tas ame­ri­ca­nas sa­lie­ron en la más gran­de ma­ni­fes­ta­ción de la épo­ca, con sus la­bios pin­ta­dos de ro­jo, el ges­to se con­vir­tió en sím­bo­lo de la re­be­lión fe­me­ni­na.

Pe­ro los pre­jui­cios de la Amé­ri­ca pro­fun­da con­tra el la­bial co­men­za­ron real­men­te a di­luir­se gra­cias a la po­pu­la­ri­dad de las pe­lí­cu­las de Holly­wood con sus star­let­tes de la­bios exa­ge­ra­da­men­te os­cu­ros co­mo Cla­ra Bow, cu­yo es­ti­lo era el más imi­ta­do en los años 20. En 1930, Max Fac­tor, el es­ti­lis­ta de las es­tre­llas, in­ven­tó el gloss, pe­ro mu­chas fór­mu­las de la­bia­les to­da­vía con­te­nían in­gre­dien­tes po­ten­cial­men­te tó­xi­cos. Fue re­cién en 1938 que el Con­gre­so ame­ri­cano pro­mul­gó una ley pa­ra pro­te­ger la ino­cui­dad de los cos­mé­ti­cos.

‘Efec­to lá­piz de la­bios’

Aun cuan­do la Gran De­pre­sión (1929) afec­ta­ba a gran can­ti­dad de ho­ga­res, la ven­ta de la­bia­les nun­ca dis­mi­nu­yó. Es­te fe­nó­meno ins­pi­ró el lla­ma­do ‘efec­to lá­piz de la­bios’, una ex­pre­sión uti­li­za­da por los eco­no­mis­tas pa­ra ex­pli­car por qué, aun en pe­río­dos de di­fi­cul­ta­des fi­nan­cie­ras, los con­su­mi­do­res con­ti­núan com­pran­do pro­duc­tos ‘frí­vo­los’ pa­ra le­van­tar­se el es­pí­ri­tu. Es por ello que du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, Wins­ton Chur­chill, Pri­mer Mi­nis­tro del Reino Uni­do, de­ci­dió man­te­ner la pro­duc­ción de la­bia­les, por su efec­to po­si­ti­vo en la mo­ral.

Tal era así que los pu­bli­cis­tas de la épo­ca in­tro­du­je­ron cam­pa­ñas car­ga­das po­lí­ti­ca­men­te pa­ra pro­mo­cio­nar co­lo­res co­mo ‘Vic­tory Red’, alen­tan­do a las mu­je­res a con­ti­nuar cui­dan­do su apa­rien­cia co­mo par­te de sus obli­ga­cio­nes cí­vi­cas. Una pro­pa­gan­da pa­ra el la­bial Tan­gee de­cía así: “El lá­piz de la­bios no ga­na­rá la gue­rra, pe­ro sim­bo­li­za una de las ra­zo­nes por las que es­ta­mos lu­chan­do, el de­re­cho de las mu­je­res de ser fe­me­ni­nas y ado­ra­bles en to­da cir­cuns­tan­cia”. Por su par­te, la in­flu­yen­te Eli­za­beth Ar­den creó el Vic­tory Red, a jue­go con los uni­for­mes de las mu­je­res que pres­ta­ban ser­vi­cio en el ejér­ci­to y ac­tri­ces co­mo La­na Tur­ner, Joan Craw­ford y Ri­ta Hay­worth con­tri­bu­ye­ron a im­po­ner­lo.

Ro­jo, nu­de, ro­sa, ma­rrón y más

En la dé­ca­da del 60 la mo­da ‘mod’ y la cul­tu­ra hip­pie exal­ta­ron los la­bios ‘neu­tros’, y el mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta se apli­có a de­nun­ciar el lá­piz de la­bios co­mo un re­cur­so cu­yo úni­co ob­je­ti­vo era dar pla­cer al hom­bre. Pe­ro ha­cía fal­ta mu­cho más pa­ra con­de­nar la per­sis­ten­te ba­rri­ta. Los años 80 im­pu­sie­ron los la­bios bri­llan­tes y os­cu­ros, co­mo lo re­cuer­da la ima­gen de Madonna en sus pri­me­ros años, y en los 90 el la­bial dio prue­ba de su po­der de re­no­va­ción con la nue­va ten­den­cia de to­nos nu­de y ma­rro­nes, si bien en mu­chos paí­ses, co­mo en Chi­le, se lo se­guía lla­man­do ‘rou­ge’ (ro­jo).

Hoy en día pin­tar­se los la­bios sue­le ser el to­que fi­nal y de­ci­si­vo del ma­qui­lla­je y en mu­chas oca­sio­nes el úni­co (se­gún las en­cues­tas, el la­bial es el úni­co ele­men­to del ma­qui­lla­je que las mu­je­res con­si­de­ran im­pres­cin­di­ble). Los días de per­se­cu­ción que­da­ron muy le­jos (a ex­cep­ción de los paí­ses con re­gí­me­nes is­la­mis­tas ra­di­ca­les) y las mu­je­res tie­nen la li­ber­tad de os­ten­tar sus la­bios pin­ta­dos sin te­mor a ser per­se­gui­das. Qui­zás la prin­ci­pal di­fi­cul­tad que de­ben en­fren­tar es la elec­ción del tono per­fec­to.

FUE RE­CIÉN EN 1915, CUAN­DO EL AME­RI­CANO MAU­RI­CE LEVY IN­TRO­DU­JO EL PRI­MER LA­BIAL EN UN TU­BO DE ME­TAL DESLIZABLE, QUE NA­CIÓ EL LÁ­PIZ DE LA­BIOS CO­MO LO CO­NO­CE­MOS HOY EN DÍA. AUN ASÍ, EL USO DEL LA­BIAL SE CON­SI­DE­RA­BA UNA PRÁC­TI­CA PRI­VA­DA: CUAN­DO LA AC­TRIZ SA­RAH BERNHARDT SE APLI­CÓ SU LA­BIAL EN PÚ­BLI­CO CAU­SÓ UN FE­NO­ME­NAL ES­CÁN­DA­LO.

Vo­lun­ta­ria in­gle­sa du­ran­te la gue­rra.

Aun­que el ro­jo es el la­bial fa­vo­ri­to, hoy la pro­pues­ta de co­lo­res es ca­si in­fi­ni­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.