EX­PO­SI­CIÓN / El po­der de las más­ca­ras

/ his­to­ria/

La Tercera - Mujer de Lujo - - ENESTAEDICIÓN - POR FLORENCIA SAÑUDO FO­TOS GEN­TI­LE­ZA DE EX­PO WERELDMUSEUM ROT­TER­DAM

Las más­ca­ras, ín­ti­ma­men­te arrai­ga­das en las cul­tu­ras pri­mi­ti­vas, siem­pre han ejer­ci­do una fas­ci­na­ción en Oc­ci­den­te. Li­ga­das a lo so­bre­na­tu­ral, a ri­tua­les an­ces­tra­les, al jue­go ga­lan­te y has­ta a la mo­da con­tem­po­rá­nea, son ob­je­to de una ex­po­si­ción en el Wee­reem Mu­seum de Rot­ter­dam.

ob­je­to universal en to­das las so­cie­da­des, ar­cai­cas o mo­der­nas, la más­ca­ra ocu­pa un lu­gar im­por­tan­te en la his­to­ria de la ci­vi­li­za­ción. La más­ca­ra di­si­mu­la, es­con­de, ocul­ta y per­mi­te al hom­bre, tan­to al pri­mi­ti­vo co­mo al con­tem­po­rá­neo, ser, por un mo­men­to, otro. Do­ta­da de un po­der so­bre­na­tu­ral, la más­ca­ra per­mi­te es­ca­par tem­po­ral­men­te a la vi­da co­ti­dia­na y dar li­bre cur­so a los ins­tin­tos más ocul­tos y tam­bién, a ve­ces, re­ve­lar fa­ce­tas desconocidas. Se­gún Os­car Wil­de, “una más­ca­ra cuen­ta mu­cho más que un ros­tro: cuan­do un hom­bre ha­bla en pri­me­ra per­so­na no di­ce la ver­dad, den­le una más­ca­ra y lo ha­rá”. El es­ti­lis­ta bel­ga Wal­ter van Bei­ren­donck, miem­bro del cé­le­bre Gru­po de los Seis de An­vers (al que per­te­ne­cían Dries van No­ten y Ann De­meu­le­mees­ter), aco­pió a lo lar­go de los años una im­pre­sio­nan­te co­lec­ción de más­ca­ras de Áfri­ca, Amé­ri­ca, Ocea­nía y Eu­ro­pa que se ex­hi­be ac­tual­men­te en el Mu­seo Vee­reem de Rot­ter­dam (Paí­ses Ba­jos). La mues­tra, co­lo­ri­da e ines­pe­ra­da co­mo la mo­da de Van Bei­ren­donck, in­clu­ye fo­tos e ins­ta­la­cio­nes de ar­tis­tas y di­se­ña­do­res co­mo Dia­ne Ar­bus, Jean-Mi­chel Bas­quiat, Björk, Loui­se Bour­geo­is, Jean-Paul Gaul­tier, Inez & Vi­noodh, Ro­bert Map­plet­hor­pe, Mai­son Mar­gie­la, Paul McCarthy, Cindy Sher­man, Saul Stein­berg, Vik­tor & Rolf y su­yas , unien­do el pa­sa­do con el pre­sen­te.

Las más­ca­ras en la his­to­ria

Si hoy es­tán ca­si ex­clu­si­va­men­te aso­cia­das con el bre­ve pe­río­do de car­na­val y al­gu­nas for­mas de tea­tro (com­me­dia dell’ar­te o el tea­tro Nô ja­po­nés), es­te ex­tra­ño y mis­te­rio­so ac­ce­so­rio desem­pe­ñó un pa­pel im­por­tan­te des­de los co­mien­zos de la ci­vi­li­za­ción.

Más aun: los orí­ge­nes más le­ja­nos de las más­ca­ras se re­mon­tan a la prehis­to­ria. El ejem­plo más an­ti­guo lo cons­ti­tu­ye la pin­tu­ra ru­pes­tre “hom­bre con más­ca­ra” des­cu­bier­ta en las gru­ta de Trois Frè­res en Ariè­ge (Fran­cia), que se pu­do da­tar en­tre 15000 y 10000 a.C., y las re­pre­sen­ta­cio­nes ru­pes­tres de más­ca­ras en el ma­ci­zo de Tas­si­lli, al nor­te Áfri­ca, si­tua­das en­tre 4000 al 2000 a.C.

En efec­to, mu­cho an­tes de con­ver­tir­se en un sím­bo­lo del car­na­val, las más­ca­ras eran uti­li­za­das en ce­re­mo­nias ri­tua­les. En Áfri­ca, don­de exis­ten aún nu­me­ro­sos pue­blos pri­mi­ti­vos, la más­ca­ra sir­ve pa­ra re­pre­sen­tar una fuerza na­tu­ral de ori­gen di­vino, un cu­ra­dor, el es­pí­ri­tu de la muer­te o del bos­que o un an­ces­tro que regresa pa­ra ben­de­cir o cas­ti­gar. Por ejem­plo, los bai­ning de Pa­púa Nue­va Gui­nea usan más­ca­ras de bam­bú que re­pre­sen­tan la na­tu­ra­le­za pa­ra so­li­ci­tar su in­dul­gen­cia, los ka­la­ba­ri de Ni­ge­ria uti­li­zan más­ca­ras de ma­de­ra en ho­nor a los es­pí­ri­tus del agua. Pe­ro tam­bién otros pue­blos en otras zo­nas aún acu­den a ellas, co­mo los es­qui­ma­les de Alas­ka, que creen que las más­ca­ras los pro­te­gen de los es­pí­ri­tus pe­li­gro­sos y ase­gu­ran la ca­za; los apa­ches de Amé­ri­ca, que lle­van más­ca­ras de yu­ca o si­sal en los ri­tos de pu­ber­tad en ho­nor a la dio­sa Mu­jer Cam­bian­te, o bien los iro­quíes, que acu­den a más­ca­ras pa­ra ahu­yen­tar las en­fer­me­da­des del in­vierno.

En la An­ti­güe­dad, las más­ca­ras eran esen­cia­les en el cul­to dionisíaco (Dio­ni­sio era el dios de los vi­ñe­dos y el vino y en su ce­le­bra­ción se aban­do­na­ba to­do ti­po de me­su­ra) y en las ce­re­mo­nias fúnebres. En los an­ti­guos tea­tros grie­go y ro­mano eran imprescindibles en las tra­ge­dias pa­ra en­car­nar dio­ses u hom­bres y mu­je­res de al­ta al­cur­nia, y en las co­me­dias, don­de tam­bién re­pre­sen­ta­ban ani­ma­les o in­sec­tos. Los si­glos XVI y XVII fue­ron los del au­ge de las más­ca­ras en Eu­ro­pa, om­ni­pre­sen­tes en nu­me­ro­sas ex­pre­sio­nes de la so­cie­dad. Por ejem­plo, en una épo­ca en que no exis­tía nin­gu­na li­ber­tad de ex­pre­sión co­men­za­ron a sur­gir in­di­vi­duos en­mas­ca­ra­dos que com­ba­tían los pri­vi­le­gios de la aris­to­cra­cia y la no­ble­za (el ano­ni­ma­to co­mo úni­ca ga­ran­tía de sal­var su ca­be­za).

Des­de una pers­pec­ti­va más frí­vo­la, en el si­glo XVI las mu­je­res de las cla­ses al­tas uti­li­za­ban más­ca­ras pa­ra pro­te­ger­se del sol cuan­do sa­lían a ca­mi­nar o ca­bal­gar a fin de pre­ser­var el tin­te pá­li­do que era la mo­da. Es­ta­ban he­chas de una te­la blan­ca en­du­re­ci­da, con agu­je­ros pa­ra los ojos y la bo­ca y sos­te­ni­das por cin­tas e in­clu­si­ve, de una ma­ne­ra por cier­to curiosa, con un bo­tón que man­te­nían en­tre los dien­tes de­lan­te­ros. En el tea­tro, las com­pa­ñías fran­ce­sas e ita­lia­nas em­plea­ban más­ca­ras pa­ra exa­ge­rar de ma­ne­ra sa­tí­ri­ca las ca­rac­te­rís­ti­cas de los per­so­na­jes.

Fue en ese en­ton­ces en que se hi­cie­ron po­pu­la­res las me­dia más­ca­ras o an­ti­fa-

EN LA AN­TI­GÜE­DAD, LAS MÁS­CA­RAS ERAN ESEN­CIA­LES EN EL CUL­TO DIONISÍACO (DIO­NI­SIO ERA EL DIOS DE LOS VI­ÑE­DOS Y EL VINO Y EN SU CE­LE­BRA­CIÓN SE ABAN­DO­NA­BA TO­DO TI­PO DE ME­SU­RA) Y EN LAS CE­RE­MO­NIAS FÚNEBRES.

ces, que cu­brían la na­riz y los ojos y que se man­te­nían o bien por me­dio de cin­tas al­re­de­dor de la ca­be­za o se sos­te­nían con un pa­li­llo. Es­te ti­po de más­ca­ra –que po­día ser en se­da, sa­tén o ter­cio­pe­lo– per­mi­tía a las mu­je­res res­pe­ta­bles asis­tir a re­pre­sen­ta­cio­nes tea­tra­les que por su con­di­ción les es­ta­ban ve­da­das o man­te­ner ci­tas ga­lan­tes sin ser iden­ti­fi­ca­das.

En es­ta épo­ca tam­bién co­no­cie­ron su au­ge los bailes de más­ca­ras, even­tos muy ela­bo­ra­dos y par­ti­cu­lar­men­te po­pu­la­res en Ve­ne­cia du­ran­te el pe­río­do de car­na­val. Las más­ca­ras en­ton­ces al­can­za­ron al­tí­si­mos gra­dos de so­fis­ti­ca­ción y es­ta­ban rea­li­za­das en to­do ti­po de ma­te­rial, in­clu­yen­do ter­cio­pe­lo, oro o ce­rá­mi­ca. En cuan­to a los ador­nos, po­dían ser de cin­tas de co­lo­res a plu­mas exó­ti­cas. Al­gu­nos mo­de­los de ese en­ton­ces si­guen sien­do re­pro­du­ci­dos hoy en día en las ce­le­bra­cio­nes con­tem­po­rá­neas del car­na­val ve­ne­ciano: el mé­di­co de la pes­te (una más­ca­ra con pi­co que ase­me­ja un pá­ja­ro), Arlequín, Po­li­chi­ne­la o Co­lom­bi­na. Con la caí­da de la Re­pú­bli­ca de Ve­ne­cia, en el si­glo XVIII, el uso y la tra­di­ción de las más­ca­ras co­men­za­ron a de­caer.

Pa­ra el si­glo XIX ya ha­bían des­apa­re­ci­do y su uso que­dó re­le­ga­do a bailes de dis­fra­ces o a los ban­di­dos. Sin em­bar­go, en la se­gun­da mi­tad del si­glo XX el car­na­val de Ve­ne­cia vol­ve­ría a re­cu­pe­rar su po­pu­la­ri­dad. Al­gu­nos bailes de más­ca­ras lle­ga­rían a ser his­tó­ri­cos, co­mo el que ofre­ció Car­los de Beistegui en el Palazzo Labia de Ve­ne­cia el 3 de sep­tiem­bre de 1951, “la fies­ta del si­glo”, o el Bai­le Blan­co y Ne­gro que Tru­man Ca­po­te dio en ho­nor a Kat­he­ri­ne Graham, la di­rec­to­ra del Washington Post, en el ho­tel Plaza de Nue­va York el 28 de no­viem­bre de 1966.

Las más­ca­ras hoy

La mo­da, en cons­tan­te bús­que­da de nue­vos ac­ce­so­rios, tam­bién acu­de a las más­ca­ras, ya sea de ma­ne­ra poé­ti­ca o hu­mo­rís­ti­ca, co­mo Mai­son Mar­gie­la, Vik­tor & Rolf o Ale­xan­der McQueen, o a fin de en­viar un men­sa­je co­mo en el ca­so del me­xi­cano Gian­fran­co Re­ni con sus más­ca­ras de gas cu­bier­tas de strass, o las más­ca­ras pa­ra res­pi­rar de­sign, muy po­pu­la­res en­tre los di­se­ña­do­res chi­nos, una ten­den­cia que ha ido en au­men­to con­jun­ta­men­te con los ni­ve­les de po­lu­ción en ese país.

Bá­si­ca­men­te, hoy en día usa­mos más­ca­ras por dis­tin­tas ra­zo­nes: por di­ver­sión, pa­ra pro­tec­ción o pa­ra ha­cer una de­cla­ra­ción, co­mo, por ejem­plo, las mo­de­los de PETA en la úl­ti­ma Fas­hion Week de Lon­dres con más­ca­ras en for­ma de co­co­dri­lo pa­ra pro­tes­tar por el uso de su piel en car­te­ras. En ám­bi­tos pú­bli­cos tur­bu­len­tos, ocul­tar el ros­tro pue­de pro­te­ger a un in­di­vi­duo y al mis­mo tiem­po ate­mo­ri­zar a los de­más, co­mo es el ca­so de los ele­men­tos per­tur­ba­do­res en las ma­ni­fes­ta­cio­nes o de las or­ga­ni­za­cio­nes te­rro­ris­tas. Pe­ro en la ma­yo­ría de las ve­ces las más­ca­ras tie­nen un rol más de­sen­fa­da­do y per­mi­ten al que la usa par­ti­ci­par en una ce­le­bra­ción y ser otra per­so­na… aun­que sea por un mo­men­to.

1. Fa­cial, Lwal­wa. Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go, 1978. 2. Vik­tor & Rolf. Al­ta Costura Primavera / Ve­rano 2016. 3. Mai­son Mar­gie­la. Primavera / Ve­rano 2015. 4. Le-más­ca­ra, Go­go­da­la. Gol­fo de Pa­púa, 1995.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.