ENTREVISTA / Vanessa Se­ward: “Des­de muy jo­ven com­pren­dí el po­der de la ves­ti­men­ta”

Las co­lec­cio­nes atem­po­ra­les y desen­vuel­tas de la di­se­ña­do­ra Vanessa Se­ward en­can­tan a Cat­he­ri­ne De­neu­ve, Inés de la Fres­san­ge y Ma­rion Co­ti­llard. Cu­rio­sa­men­te, quien pa­ra mu­chos en­car­na la de­fi­ni­ción pu­ra del chic fran­cés na­ció en Bue­nos Ai­res y por sus v

La Tercera - Mujer de Lujo - - EN ESTA EDICIÓN - POR FLO­REN­CIA SA­ÑU­DO FOTOS GEN­TI­LE­ZA VANESSA SE­WARD

en­tre la ca­co­fo­nía de egos, de­li­rios y pre­cios exor­bi­tan­tes que la mo­da pro­po­ne ca­da tem­po­ra­da, su­su­rra una voz de­li­ca­da y dis­cre­ta que ofre­ce a las mu­je­res ro­pa se­xi y a la vez chic, fe­me­ni­na y al mis­mo tiem­po pro­tec­to­ra, pren­das en las que pue­den sen­tir­se ade­cua­das en la ca­lle, en el tra­ba­jo o en una ro­mán­ti­ca ce­na a la luz de las ve­las. Esa voz es la de Vanessa Se­ward, he­roí­na de la mu­jer ‘real’.

Su mar­ca es jo­ven, de ape­nas tres años, pe­ro su ex­pe­rien­cia en mo­da es lar­ga. Qui­zás pue­de de­cir­se que co­men­zó en su in­fan­cia, al ver a He­le­ni­ta, su ma­dre, in­cu­ra­ble fas­hio­nis­ta, siem­pre ves­ti­da a la úl­ti­ma mo­da. “De mi abue­la in­gle­sa y de mi ma­dre apren­dí el sen­ti­do del es­ti­lo, del gus­to, de la ele­gan­cia. Mi ma­dre ado­ra­ba la mo­da, la apa­rien­cia era muy im­por­tan­te pa­ra ella. Pa­ra mí era be­llí­si­ma, exu­be­ran­te, sa­lía mu­cho y usa­ba unos mo­de­los in­creí­bles”, cuen­ta. “Re­cuer­do que usa­ba som­bre­ros con ve­lo que ha­cía ella mis­ma, por­que de­cía que co­mo te­nía que asis­tir a even­tos ofi­cia­les muy abu­rri­dos se po­día dor­mir y na­die la veía” , agre­ga, rien­do.

Vanessa na­ció en Bue­nos Ai­res. Su pa­dre era di­plo­má­ti­co y en 1972, cuan­do ella te­nía 2 años, fue en­via­do a Lon­dres, don­de vi­vió con su fa­mi­lia has­ta 1980. Allí la ni­ña fue tes­ti­go pri­vi­le­gia­do del swin­ging Lon­don de los años 70, cu­yo look ves­ti­men­ta­rio mar­ca­ría más tar­de su es­ti­lo crea­ti­vo. Lue­go de re-es­ta­ble­cer­se en Bue­nos Ai­res du­ran­te dos años, los Se­ward vol­vie­ron a par­tir, es­ta vez a Pa­rís. Tras cur­sar sus es­tu­dios en un tra­di­cio­nal li­ceo ca­tó­li­co, Vanessa in­gre­só en la es­cue­la de mo­da Stu­dio Be­rçot, aun si era su her­ma­na mayor y no ella quien es­ta­ba pre­des­ti­na­da a la mo­da. “Mis dos her­ma­nas eran más ar­ti­cu­la­das, más ex­tro­ver­ti­das que yo, yo tar­dé más tiem­po en ha­llar mi ca­mino”, di­ce.

Ves­tir­se ul­tra­ori­gi­nal y un po­co re­bel­de fue pa­ra ella una ma­ne­ra de afir­mar­se, “pe­ro mi ma­dre siem­pre me de­jó li­bre de asu­mir mis gus­tos. Po­día de­cir­me que al­go no me que­da­ba bien, pe­ro nun­ca se de­ja­ba guiar por el mie­do al mal gus­to. De to­das ma­ne­ras, aun en mi épo­ca más re­bel­de, siem­pre me ves­tí pa­ra se­du­cir. Pa­ra mí siem­pre se tra­tó de eso”.

Vanessa en­con­tró en la mo­da un me­dio de ex­pre­sión y de ha­cer­se no­tar. Con su di­plo­ma de Be­rçot ba­jo el bra­zo, en­tró a Cha­nel pa­ra tra­ba­jar en los ac­ce­so­rios. Si en bro­ma sue­le de­cir que es­ta­ba allí “pa­ra pa­sar­le las Co­ca Light a Karl”, más se­ria­men­te ad­mi­te que en Cha­nel, en­tre mu­chas otras co­sas, apren­dió la im­por­tan­cia de los có­di­gos, “pa­ra te­ner una iden­ti­dad, una co­lec­ción de­be ser un equi­li­brio en­tre las co­sas que se re­pi­ten y las no­ve­da­des”. Por eso en las co­lec­cio­nes de Vanessa Se­ward siem­pre se po­drán ha­llar, por ejem­plo, los jeans de ta­lle alto (con un po­co de elás­ti­co pa­ra el con­fort), los la­més, las po­le­ras con men­sa­jes y los es­tam­pa­dos de Abraham, pro­vee­dor sui­zo que ce­rró en 2002 pe­ro que con­ti­núa re­pro­du­cien­do sus ar­chi­vos pa­ra cier­tas mar­cas.

A los nue­ve años que es­tu­vo en Cha­nel, le si­guie­ron dos años en Yves Saint Lau­rent jun­to a Tom Ford, tam­bién en el de­par­ta­men­to de ac­ce­so­rios, an­tes de en­trar en Az­za­ro, una mar­ca co­no­ci­da so­bre to­do por su ro­pa de no­che. Allí pu­do fi­nal­men­te tra­ba­jar en la crea­ción de ro­pa, du­ran­te un año co­mo mano de­re­cha del fun­da­dor de la mar­ca y lue­go asu­mir la di­rec­ción ar­tís­ti­ca, tras la muer­te de es­te en 2003. “Real­men­te no me lo es­pe­ra­ba. Nues­tra pri­me­ra co­lec­ción, ho­me­na­je a sus gran­des crea­cio­nes, tu­vo mu­cho éxi­to. Él es­ta­ba muy fe­liz por­que ha­bía­mos lo­gra­do re­lan­zar la mai­son. Cuan­do él fa­lle­ció y yo asu­mí su pues­to sen­tí que era mi mi­sión se­guir ade­lan­te en esa di­ná­mi­ca”. Ge­ne­ro­sa, se apre­su­ra a acla­rar que “fue po­si­ble

“LA PA­RI­SI­NA TIE­NE SU PRO­PIA PER­SO­NA­LI­DAD, SA­BE DO­SI­FI­CAR SU ES­TI­LO, MEZ­CLAR LAS PIE­ZAS DE MAR­CA CON OTRAS DE ZARA, NO ES UNA ‘FAS­HION VICTIM’. YO CREO QUE EL HE­CHO DE VIVIR EN UNA CIU­DAD CO­MO ES­TA, QUE HIS­TÓ­RI­CA­MEN­TE DIC­TÓ LA MO­DA TAN­TO TIEM­PO, LE DA UNA ES­PE­CIE DE CON­FIAN­ZA EN SÍ MIS­MA”, DI­CE VANESSA.

ha­cer­lo gra­cias a Jo­sie, mo­de­lis­ta de la ca­sa des­de ha­cía trein­ta años, yo sim­ple­men­te he­re­dé un sa­voir fai­re que ya exis­tía”. En to­do ca­so, en sus ocho años a la ca­be­za de Az­za­ro, Vanessa le dio un nue­vo so­plo in­cor­po­ran­do pan­ta­lo­nes y ro­pa de día e im­po­nien­do su es­ti­lo. Vanessa sos­tie­ne que Az­za­ro así co­mo La­ger­feld “per­te­ne­cen a esa generación de crea­do­res pa­ra la cual el ob­je­ti­vo es ha­cer be­llas a las mu­je­res, y esa es una lec­ción que yo apren­dí”.

“La ro­pa no de­be ‘co­mer’ a la mu­jer”

Tras el na­ci­mien­to de su hi­ja Jac­que­li­ne, en 2011, Vanessa de­ci­dió po­ner tem­po­ral­men­te un freno a su ac­ti­vi­dad. Su ami­go Jean Toi­tou, pro­pie­ta­rio de A.P.C. (si­glas de Ate­lier de Pro­duc­tion et de Créa­tion), mar­ca mi­ni­ma­lis­ta y muy pa­ri­si­na, le pro­pu­so di­se­ñar una co­lec­ción cáp­su­la. Es­ta tu­vo tan­to éxi­to que re­pi­tie­ron la ex­pe­rien­cia otras cua­tro ve­ces, has­ta que, co­mo una con­se­cuen­cia ca­si ló­gi­ca, es­te le pro­pu­so lan­zar su pro­pia mar­ca, pa­ra ocu­par una bre­cha en el mer­ca­do: ro­pa de diseñador a pre­cios ase­qui­bles. El sue­ño se­cre­to de Vanessa se hi­zo reali­dad en 2014.

“Crear mi mar­ca era al­go que yo desea­ba, pe­ro sin un so­cio in­dus­trial me hu­bie­ra si­do muy di­fí­cil. Y no te­nía ga­nas de co­men­zar so­la, co­mo un jo­ven crea­dor. Con él pue­do apro­ve­char su sa­voir-fai­re, su ex­pe­rien­cia, ocu­par­me de la crea­ción mien­tras que los equi­pos de A.P.C. se ha­cen car­go de la ges­tión, la pro­duc­ción, la dis­tri­bu­ción”. Aun así, ella com­pa­ra la ex­pe­rien­cia con un psi­coa­ná­li­sis. “Se tar­da un po­co en ser uno mis­mo. Pri­me­ro te ali­men­tas de to­do lo que hi­cis­te an­tes, lue­go se pro­du­ce una mu­ta­ción. Hay que to­mar un po­co de dis­tan­cia con­si­go mis­mo, pues por un la­do es­tá Vanessa Bur­ga­lat (Vanessa es­tá ca­sa­da con el mú­si­co fran­cés Ber­trand Bur­ga­lat, ndlr), la per­so­na, por otro Vanessa Se­ward, a la ca­be­za de una mar­ca. Yo pue­do en­ve­je­cer, mi mar­ca, no”.

Rá­pi­da­men­te Vanessa Se­ward ocu­pó un si­tio que le es propio en el pa­no­ra­ma de la mo­da fran­ce­sa. Lue­go de tres tien­das en Pa­rís abrió una en Lon­dres (la du­que­sa de Cam­brid­ge y la ac­triz Kris­tin Scott Tho­mas son clien­tas) y otra en Los Án­ge­les (se ha vis­to a An­ge­li­na Jo­lie en Vanessa Se­ward). Nueva York es­tá en los pla­nes “pe­ro es­ta­mos es­pe­ran­do el buen mo­men­to, el lu­gar per­fec­to y es­tar lis­tos”, ase­gu­ra. Los pies so­bre la tie­rra es una de las ca­rac­te­rís­ti­cas de Vanessa, y en ese sen­ti­do su gran preo­cu­pa­ción son las mu­je­res que la eli­gen. “El gran pe­li­gro pa­ra un crea­dor es el ego, es lo que los pier­de, co­mo di­ce Al­bert El­baz. La mo­da de los crea­do­res se ha vuel­to in­abor­da­ble y mu­chas ve­ces im­po­ni­ble y mu­chos se preo­cu­pan de­ma­sia­do de la ima­gen ol­vi­dán­do­se de la clien­ta fi­nal. Por eso yo vi­si­to a me­nu­do las tien­das, pa­ra ha­blar con ella, es­cu­char­la”, cuen­ta. En to­do ca­so, ella co­no­ce muy bien el es­pí­ri-

tu de la pa­ri­si­na. “La pa­ri­si­na tie­ne su pro­pia per­so­na­li­dad, sa­be do­si­fi­car su es­ti­lo, mez­clar las pie­zas de mar­ca con otras de Zara, no es una ‘fas­hion victim’. Yo creo que el he­cho de vivir en una ciu­dad co­mo es­ta que his­tó­ri­ca­men­te dic­tó la mo­da tan­to tiem­po, le da una es­pe­cie de con­fian­za en sí mis­ma”, teo­ri­za.

La con­fian­za en sí es un te­ma re­cu­rren­te en el vo­ca­bu­la­rio de Vanessa Se­ward. “Des­de muy jo­ven com­pren­dí el po­der de la ves­ti­men­ta. La ro­pa pue­de dar con­fian­za y fuer­za, pe­ro lue­go hay que ol­vi­dar­la, de­be con­ver­tir­se en par­te de ti mis­ma. De­be ser neu­tra y, al mis­mo tiem­po, te­ner una di­fe­ren­cia, es un equi­li­brio muy su­til. Yo, por ejem­plo, cuan­do ten­go una reunión im­por­tan­te voy más se­gu­ra cuan­do ele­gí con­cien­zu­da­men­te la ro­pa. Una vez que la ele­gí me ol­vi­do de ella y me con­cen­tro en lo que ten­go que con­cen­trar­me”. La ro­pa no de­be “co­mer” a la mu­jer, afir­ma. “Lo que yo as­pi­ro es a que mi ro­pa pro­yec­te una ele­gan­cia dis­cre­ta, que pon­ga en va­lor la per­so­na­li­dad de la mu­jer. Me gus­ta que ella cuen­te su pro­pia his­to­ria y no la que una mar­ca es­cri­be pa­ra ella”.

Los 70 de Vanessa

Hay quie­nes ‘acu­san’ a Se­ward de ves­tir a la mu­jer bur­gue­sa, ha­cien­do eco de sus pro­pios orí­ge­nes so­cia­les. Ella se ex­pli­ca: “Pa­ra mí, la bur­gue­sía es una fuen­te de ins­pi­ra­ción inago­ta­ble, pe­ro por-

SU MAR­CA ES JO­VEN, DE APE­NAS TRES AÑOS, PE­RO SU EX­PE­RIEN­CIA EN MO­DA ES LAR­GA. PUE­DE DE­CIR­SE QUE CO­MEN­ZÓ EN SU IN­FAN­CIA, AL VER A HE­LE­NI­TA, SU MA­DRE, IN­CU­RA­BLE FAS­HIO­NIS­TA, SIEM­PRE VES­TI­DA A LA ÚL­TI­MA MO­DA. “MI MA­DRE ADO­RA­BA LA MO­DA, LA APA­RIEN­CIA ERA MUY IM­POR­TAN­TE PA­RA ELLA”, RE­CUER­DA LA DI­SE­ÑA­DO­RA.

que alimenta la fan­ta­sía de sus con­tra­dic­cio­nes. ‘Mi’ bur­gue­sa es una mu­jer que pue­de per­mi­tir­se al­gu­nas sor­pre­sas. No evo­co su la­do con­for­mis­ta sino su sen­ti­do de un buen gus­to atem­po­ral, su cul­tu­ra de la ele­gan­cia. Yo par­ti­cu­lar­men­te ten­go mu­chos orí­ge­nes di­fe­ren­tes, na­cí en Ar­gen­ti­na, vi­ví en va­rios paí­ses, es­toy ca­sa­da con un mú­si­co, no soy un es­pé­ci­men tí­pi­co de la bur­gue­sía, pe­ro me ali­men­to de mí mis­ma, de mi his­to­ria”.

Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas del es­ti­lo Vanessa Se­ward es su cla­ra in­fluen­cia de los años 70. “Me gus­ta mu­cho ese pe­río­do, no en­ve­je­ce nun­ca. Las mu­je­res eran fuer­tes y sen­sua­les, ele­gan­tes sin es­tar par­ti­cu­lar­men­te a la mo­da; eran mu­je­res y no ni­ñi­tas. Pien­so en An­je­li­ca Hus­ton, Lau­ren Hut­ton, Bian­ca Jag­ger… Re­ten­go de esa épo­ca al­gu­nos looks que po­drían ser con­tem­po­rá­neos, pe­ro no me gus­tan aque­llos que con­no­tan de­ma­sia­do. Por ejem­plo, yo que ado­ro el vin­ta­ge, no lo si­go al pie de la le­tra, no com­pro al­go que es de­ma­sia­do re­pre­sen­ta­ti­vo de una épo­ca sino que pre­fie­ro pren­das más in­tem­po­ra­les. Nun­ca que­rría caer en el dis­fraz años 70 o en la caricatura. Tam­bién hay otros pe­río­dos que me gus­tan, la dé­ca­da del 30, por ejem­plo, los pre­rra­fae­li­tas…”.

¿Y al­go de sus raí­ces ar­gen­ti­nas se re­fle­jan en su crea­ción? “Creo que es el sen­ti­do de la se­duc­ción y en la aten­ción a la pre­sen­ta­ción y la apa­rien­cia. Tam­bién me gus­ta la ima­gi­ne­ría gau­cha, es­pe­cial­men­te en to­do lo que es la ta­la­bar­te­ría, y el uso del blan­co y ne­gro, que por al­gu­na ra­zón, va­ya uno a sa­ber, lo aso­cio a mi la­do ar­gen­tino…”.

Vanessa pien­sa, sue­ña con la mo­da y di­ce po­seer “un de­seo vis­ce­ral de crear ves­ti­men­tas”. Pe­ro no de­be uno ima­gi­nar­la co­mo Yves Saint Lau­rent en un gran es­tu­dio, ro­dea­da de cro­quis y asis­ten­tes. “Tra­ba­jo en mi ca­sa, pre­fe­ri­ble­men­te en pi­ja­ma, sin ma­qui­lla­je, pues ten­go que es­tar muy re­la­ja­da y ne­ce­si­to dis­po­ner de to­do el día pa­ra mí, sa­ber que no ten­go ci­tas ni otras obli­ga­cio­nes. So­lo pue­do crear en esas con­di­cio­nes”, con­fie­sa.

Tí­mi­da y ex­tre­ma­da­men­te pri­va­da, di­ce que no le “en­lo­que­ce” el con­cep­to de las re­des so­cia­les. “So­la­men­te me gus­ta ha­blar de mi tra­ba­jo, y en ese sen­ti­do es una he­rra­mien­ta muy útil y efi­caz, y has­ta pue­de ser una fuen­te de ins­pi­ra­ción, pe­ro las uso lo mí­ni­mo ne­ce­sa­rio. ¿Y las mi­llen­nials en to­do es­to? Si bien no dictan su crea­ción, tam­bién pien­sa en ellas. “Es­te ve­rano di­se­ñé shorts y mi­ni­fal­das pe­se a que yo no los uso más. Tam­bién ado­ro ver a las chi­cas o a las hi­jas de mis ami­gas apro­piar­se de mi ro­pa o de un ac­ce­so­rio y usar­los de una ma­ne­ra di­fe­ren­te, lo que me ha­ce re­des­cu­brir mi pro­pia co­lec­ción”.

Pa­ra ter­mi­nar, le co­men­ta­mos que nos lla­mó la aten­ción la pre­sen­cia de Cat­he­ri­ne De­neu­ve en su úl­ti­mo des­fi­le P/V 2018.

¿Có­mo lo­gró ese pri­vi­le­gio? “Cat­he­ri­ne y yo te­nía­mos un ami­go en co­mún que fa­lle­ció ha­ce ya tiem­po y ade­más co­no­ce bien a Jean Toi­tou. Yo sien­to una gran ad­mi­ra­ción por ella, co­mo pro­fe­sio­nal y por la ma­ne­ra en que vi­ve su vi­da. Es a la vez una gran es­tre­lla y una per­so­na muy sen­ci­lla. Me sien­to muy or­gu­llo­sa cuan­do eli­ge mi ro­pa”. Tan or­gu­llo­sa co­mo de ha­ber re­ci­bi­do el se­llo de apro­ba­ción de la mu­jer ‘real’.

Mo­de­los de su co­lec­ción P/V 2018.

Arri­ba, de iz­quier­da a de­re­cha, al­gu­nas de sus clien­tas: Maï­wenn Le Bes­co, ac­triz y directora fran­ce­sa, con tra­je dos pie­zas lar­go en el Fes­ti­val de Can­nes 2015; Cat­he­ri­ne De­neu­ve en el des­fi­le de la co­lec­ción P/V 2018; y la du­que­sa de Cam­brid­ge en la fies­ta de Na­vi­dad de la or­ga­ni­za­ción Heads To­get­her, Lon­dres, diciembre 2016.

He­le­ni­ta Se­ward, ma­dre de Vanessa, en Lon­dres (1976).

Mo­de­los de su co­lec­ción P/V 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.