DEL CUER­PO

La Tercera - Mujer - - Homb Res -

LA RE­BE­LIÓN

“Esa mi­na es pu­ra fa­cha, se­gu­ro no tie­ne na­da en la ca­be­za. Preo­cú­pa­te de tus hi­jos y des­pués pien­sa en ti. Re­gia, pe­ro se­gu­ro que es­tá to­da ope­ra­da. Quedó co­mo mono del cir­co. Con ese es­co­te pa­re­ce pu­ta. Es­ta es la tí­pi­ca se­pa­ra­da bus­can­do mino, ten cui­da­do. Se­gu­ro que se hi­zo les­bia­na por­que nin­gún hom­bre la pes­có. ¡Usa ta­lla cua­ren­ta y seis! ¿Por qué no tie­ne po­lo­lo?, si igual es lin­da. ¿Sa­bes qué?, con cin­co ki­los me­nos te ve­rías mu­cho me­jor. Al­go tu­vo que ha­ber he­cho pa­ra que le pe­ga­ra el po­lo­lo. De qué se que­ja, si es­tá to­do el día con los ni­ños en la ca­sa. Ob­vio que le hi­zo un hi­jo pa­ra ase­gu­rar­se. Si an­da ves­ti­da así, que des­pués no an­de llo­ran­do. ¡Es­tás de­ma­sia­do lin­da!, ¿ba­jas­te de pe­so? Es co­mo muy jo­ven pa­ra te­ner tan­tas arru­gas. ¿No tie­ne ami­gas que le di­gan có­mo ves­tir­se? ¿Vis­te co­mo quedó des­pués del embarazo?, ob­vio que por eso la de­ja­ron. ¿Le vis­te la ce­lu­li­tis? No ten­go na­da con­tra las gor­das, pe­ro por lo me­nos que se pon­gan al­go que les que­de bien. Qué pe­na… có­mo se de­jó es­tar así. Si es­tá sol­te­ra es por­que es la tí­pi­ca mi­na lo­ca. ¡Ca­chas­te que la as­cen­die­ron?, es ob­vio que se ti­ró al je­fe”. Es­tos son al­gu­nos de los co­men­ta­rios que ha re­co­gi­do en su úl­ti­ma cam­pa­ña la or­ga­ni­za­ción lla­ma­da La Re­be­lión del Cuer­po, y que ejem­pli­fi­can la for­ma en que mu­chas ve­ces nos re­fe­ri­mos a nues­tras pa­res. Co­men­ta­rios que es­tán lle­nos de una so­te­rra­da en­vi­dia, de pre­jui­cios, de des­ca­li­fi­ca­ción. Co­men­ta­rios que nos en­cie­rran en es­te­reo­ti­pos, que no nos de­jan sa­li­da al­gu­na pa­ra ser no­so­tras mis­mas. Se­gui­mos, sin dar­nos cuen­ta, el jue­go pa­triar­cal y ma­chis­ta, don­de las mu­je­res de­ben no so­lo ser per­fec­tas fí­si­ca­men­te, sino ade­más tie­nen que prac­ti­car un pa­trón de com­por­ta­mien­to ca­du­co y opre­si­vo si quie­ren ser ver­da­de­ras mu­je­res. ¿Por qué nos ha­ce­mos es­to a no­so­tras mis­mas? Por­que aún es­ta­mos atra­pa­das en la creen­cia de que otra mu­jer no es más que una ri­val. Creen­cia que nos des­tru­ye a to­das. Es in­creí­ble có­mo ha que­da­do de­mos­tra­do que cuan­do las mu­je­res nos uni­mos en una cau­sa co­mún los re­sul­ta­dos son in­fi­ni­ta­men­te más fructíferos que cuan­do da­mos las ba­ta­llas so­las. ¿Qué se­ría de no­so­tras sin las su­fra­gis­tas? ¿Sin las ideó­lo­gas fe­mi­nis­tas que hoy sus­ten­tan la re­vo­lu­ción de nues­tros de­re­chos que se lle­va a ca­bo en to­do el mun­do? ¿Qué se­ría de las mu­je­res gol­pea­das si a tra­vés de Hay­mu­je­res el te­ma no se hu­bie­ra he­cho glo­bal? De­be­ría ser ob­vio pa­ra to­das que si que­re­mos res­pe­to, acep­ta­ción de nues­tra apa­rien­cia, li­ber­tad pa­ra ser co­mo que­re­mos ser, ne­ce­si­ta­mos unir­nos en es­ta cau­sa. Unir­nos sig­ni­fi­ca cam­biar nues­tro dis­cur­so del día a día, nues­tra mi­ra­da ha­cia nues­tras ve­ci­nas, nues­tras ami­gas, nues­tras co­no­ci­das, que, co­mo no­so­tras, es­tán lu­chan­do por ha­cer­se un lu­gar en un mun­do que por de­ma­sia­dos si­glos no nos ha per­te­ne­ci­do. Pe­ro hay al­go más, al­go fun­da­men­tal, es­tos son los co­men­ta­rios que es­cu­chan de nues­tra bo­ca nues­tras ni­ñas, y con los cua­les cons­tru­yen una ima­gen de sí mis­mas. De eso se tra­ta la cam­pa­ña La Re­be­lión del Cuer­po, una or­ga­ni­za­ción que bus­ca edu­car so­bre los efec­tos ne­ga­ti­vos que tie­nen los es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro so­bre las ni­ñas y ado­les­cen­tes. Na­ció des­pués de una en­cues­ta de Adi­mark /Uni­le­ver/onu Mu­je­res, que arro­jó ci­fras im­pac­tan­tes so­bre la ima­gen que tie­nen las ni­ñas so­bre sí mis­mas. Una de ca­da dos ni­ñas en Chi­le sien­te pre­sión por su ima­gen fí­si­ca y ca­si el 40% de las ni­ñas en­tre 10 y 17 años de­ja­ron de ha­cer al­go que les gus­ta­ba por­que no se sen­tían se­gu­ras de la ima­gen que pro­yec­ta­ban. En par­te, y no me­nor, so­mos no­so­tras las res­pon­sa­bles de ello. Bas­ta de des­ca­li­fi­car­nos unas a otras. Es­ta­mos no so­lo des­tru­yén­do­nos a no­so­tras mis­mas, sino tam­bién a nues­tras ni­ñas.

ES IN­CREÍ­BLE CÓ­MO HA QUE­DA­DO DE­MOS­TRA­DO QUE CUAN­DO LAS MU­JE­RES NOS UNI­MOS EN UNA CAU­SA CO­MÚN LOS RE­SUL­TA­DOS SON IN­FI­NI­TA­MEN­TE MÁS FRUCTÍFEROS QUE CUAN­DO DA­MOS LAS BA­TA­LLAS SO­LAS.

Em­pren­de­do­ra, di­se­ña­do­ra gráfica y due­ña de la mar­ca de za­pa­tos Ur­co (@ur­co_s­hoes). Josefina dis­fru­ta de los de­por­tes al ai­re libre, los pa­seos y la na­tu­ra­le­za. Su prin­ci­pal mo­ti­va­ción ac­tual es la cons­truc­ción y di­se­ño de su mar­ca, la que sur­gió a par­tir de un in­te­rés per­so­nal: “En la uni­ver­si­dad me man­dé a ha­cer un za­pa­to con un di­se­ño que me gus­ta­ba, pe­ro que no po­día en­con­trar. Ahí fue cuan­do me me­tí 100% en ese mun­do”. Josefina de­fi­ne su es­ti­lo co­mo clá­si­co: los jeans y una po­le­ra bá­si­ca son im­pres­cin­di­bles a la ho­ra de ves­tir­se. En­tre sus pren­das fa­vo­ri­tas se en­cuen­tran, por su­pues­to, los za­pa­tos, de­bi­do a su ca­pa­ci­dad de trans­for­mar un look. Los in­fal­ta­bles de su cos­me­ti­que­ro son: una cre­ma pa­ra la ca­ra, un per­fu­me, un la­bial y blush. Su tip de be­lle­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.