Mi­lla­ray MA­MÁ

VIE­RA “SOY UNA cien­to por cien­to COM­PRO­ME­TI­DA” Ha­ce nue­ve años la pa­ne­lis­ta del ma­ti­nal “Muy bue­nos días”, de TVN, fue ma­dre por pri­me­ra vez de Ju­lie­ta. Te­nía 21 años, vi­vía en Mé­xi­co y es­ta­ba ca­sa­da con el mú­si­co Álvaro López. Hoy, ca­si una dé­ca­da des­pu

La Tercera - Mujer - - E N T Rev I S T A - POR: ALEJANDRA VI­LLA­LO­BOS PRO­DUC­CIÓN: ES­TE­BAN APA­RI­CIO C. FO­TOS: JONATHAN ZAMORA PA­RA ES­TU­DIO SCHKOLNICK MA­QUI­LLA­JE Y PE­LO: JO­SE­FA INOSTROZA

5.30 a.m. Sue­na nue­va­men­te la alar­ma del des­per­ta­dor. Es la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad de Mi­lla­ray (30) pa­ra le­van­tar­se, por­que si no se atra­sa­rá. A las 6.45 sa­le de su ca­sa, lue­go de ha­ber de­ja­do to­do lis­to pa­ra que su hi­ja ma­yor va­ya al co­le­gio. Lle­ga a TVN, don­de des­de fe­bre­ro es pa­ne­lis­ta es­ta­ble en el ma­ti­nal “Muy bue­nos días”, y es­tá allí des­de las 7 has­ta las 15 hrs. –má­xi­mo 16 hrs.– a me­nos que ten­ga que gra­bar al­gu­na no­ta. Si no tie­ne nin­gún com­pro­mi­so comercial con las mar­cas pa­ra las que es em­ba­ja­do­ra, lle­ga el mo­men­to más es­pe­ra­do del día: vol­ver a su ca­sa pa­ra ver a sus dos hi­jas: Ju­lie­ta (9) y Celeste (1); pe­ro tam­bién pa­ra ha­cer ta­reas, cam­biar pa­ña­les, dar co­mi­da,

ju­gar y fi­nal­men­te acos­tar­las. “Es bien ago­ta­dor, pe­ro ver la ca­ri­ta de las dos cuan­do lle­go a la ca­sa es el me­jor re­ga­lo”, di­ce me­dia som­no­lien­ta mien­tras la ma­qui­llan pa­ra es­ta pro­duc­ción.

¿Se te ha­bía ol­vi­da­do lo que era te­ner una gua­gua tan chi­ca? Uy, sí (ríe). De he­cho, es al­go que me hi­zo cues­tio­nar­me har­to te­ner o no otra gua­gua, por­que es­ta­ba, y es­toy, en una eta­pa tan lin­da con la Ju­li, más de part­ners, que, cla­ro, pen­sa­ba ‘chu­ta, ¿to­do de nue­vo?’... pe­ro me atre­ví y va­lió la pe­na cien­to por cien­to. Ob­via­men­te no me acor­da­ba cuán ago­ta­dor po­día lle­gar a ser, pe­ro tra­to de que­jar­me lo me­nos po­si­ble por­que ha si­do un pe­rio­do de­ma­sia­do fe­liz pa­ra to­dos en la ca­sa. Lo es­ta­mos pa­san­do tan bien que el sue­ño y el ago­ta­mien­to pa­san a un se­gun­do plano. Ade­más, gra­cias a la ex­pe­rien­cia con la Ju­li me he po­di­do dar cuen­ta de lo rá­pi­do que pa­sa el tiem­po y lo im­por­tan­te que es po­ner el fo­co en el dis­fru­te. ¡Es un pe­rio­do tan cor­to que hay que apro­ve­char­lo!

¿Y có­mo ha si­do com­pa­ti­bi­li­zar el tra­ba­jo en el ma­ti­nal con la ma­ter­ni­dad? Ha si­do bien di­fí­cil. Y tam­bién su­per­bueno por­que es­toy fe­liz de te­ner es­ta po­si­bi­li­dad, pe­ro, co­mo la ma­yo­ría de las ma­más que tra­ba­jan, lo vi­vo con cier­tas cul­pas… me­nos mal ten­go a Mar­ce­lo, que cum­ple con su par­te a full y nos apo­ya­mos mu­tua­men­te, eso ha­ce que sea más fá­cil, pe­ro igual vi­vo con cul­pa. A ve­ces lle­go tar­de a la ca­sa y me lo cues­tiono to­do, pe­ro na­da que no le pa­se, yo creo, a to­das las mu­je­res que tra­ba­jan. No me sien­to una víc­ti­ma, ni una per­so­na con una vi­da es­pe­cial­men­te te­rri­ble; al con­tra­rio, pe­ro es sim­ple­men­te lo que nos pa­sa a to­das a la ho­ra de com­pa­ti­bi­li­zar las co­sas.

¿La te­le­vi­sión fue un es­pa­cio que bus­cas­te? ¿Que­rías vol­ver? No lo bus­qué, pe­ro sí lle­gó en un mo­men­to en que me em­pe­cé a abrir a la po­si­bi­li­dad. Du­ran­te mu­chos años es­tu­ve ce­rra­da por­que la ex­po­si­ción pa­ra mí siem­pre ha si­do un te­ma, no es al­go con lo que me re­sul­te fá­cil li­diar, me pro­du­ce cier­to te­mor; yo lo atri­bu­yo a mi his­to­ria fa­mi­liar y otras co­sas, pe­ro no me sien­to bien so­bre­ex­pues­ta. Por otro la­do, hay co­sas que me gus­tan mu­cho de es­ta pe­ga.

Par­tis­te bien chi­ca en te­le­vi­sión, tu fa­mi­lia es co­no­ci­da y hoy tra­ba­jas co­mo co­mu­ni­ca­do­ra… ¿có­mo lo­gras res­guar­dar tu vi­da pri­va­da? No es fá­cil, la ex­po­si­ción tie­ne sus cos­tos. Y sí, qui­zás es ra­ro que es­té en es­to por­que con el te­mor que le ten­go de­be­ría tra­ba­jar en otra co­sa, pe­ro re­co­noz­co que me he re­la­ja­do más, es­toy más gran­de, más re­suel­ta, y lle­gó un mo­men­to en que di­je ‘no pue­do de­jar de ha­cer las co­sas que me gus­tan por mie­do’. Sien­to que in­ter­na­men­te lo re­sol­ví. Igual siem­pre tra­to de cui­dar mu­cho a mi fa­mi­lia.

SE­GUN­DA MA­TER­NI­DAD

Era 2006, Mi­lla­ray te­nía 18 años y par­tió a Mé­xi­co a bus­car suer­te. Su idea ini­cial era es­tu­diar, pe­ro es­tan­do allá su­po que es­ta­ban bus­can­do a una ani­ma­do­ra en Te­le­vi­sa. Fue al cas­ting, quedó y du­ran­te un par de años tra­ba­jó ahí. En ese pe­rio­do co­no­ció a Álvaro López, mú­si­co y vo­ca­lis­ta de Los Bun­kers, y a los 21 años, en uno de sus via­jes a Chi­le, su­po que es­ta­ba em­ba­ra­za­da. Aun­que no es­ta­ba den­tro de sus pla­nes, pa­sa­do el im­pac­to ini­cial se lo to­mó con mu­cha ale­gría. “Fue una ni­ña su­per­es­pe­ra­da”, cuen­ta. Vol­vió a Mé­xi­co, y ahí se quedó has­ta el 30 de di­ciem­bre de 2011. El 31 lle­gó a San­tia­go se­pa­ra­da y con Ju­lie­ta de 3 años, y aun­que ve­nía por un par de me­ses pa­ra es­tar con la fa­mi­lia y re­com­po­ner­se, em­pe­za­ron a apa­re­cer un par de pro­yec­tos de tra­ba­jo que le in­tere­sa­ron, y co­no­ció a Mar­ce­lo. “O sea, me re­en­con­tré con él por­que no­so­tros nos co­no­ci­mos el 2005, an­tes de que me fue­ra a Mé­xi­co, cuan­do yo es­ta­ba en cuar­to me­dio... ¡ima­gí­na­te!”. Po­co a po­co Mi­lla­ray fue apla­zan­do su par­ti­da, has­ta que fi­nal­men­te de­ci­dió que­dar­se y co­men­zar una re­la­ción for­mal con Mar­ce­lo. El año pa­sa­do, lue­go de seis años jun­tos, na­ció Celeste, “la gua­gua más bus­ca­da y es­pe­ra­da de Chi­le”, di­ce en­tre ri­sas.

co­si­ta tan her­mo­sa. Aun­que mi fa­mi­lia siem­pre ha si­do muy fe­liz, aho­ra lo es más. Es­ta­mos de­ma­sia­do con­ten­tos, a to­dos nos cam­bió la vi­da.

¿Ha si­do muy dis­tin­ta es­ta ma­ter­ni­dad de la pri­me­ra? Uf, sí, muy di­fe­ren­te. Bueno, par­tien­do por­que es otra edad y otro el con­tex­to. Es otro país y es otra épo­ca. To­do es dis­tin­to. A la Ju­li la tu­ve en un mo­men­to mu­cho más com­ple­jo, te­nía 21, vi­vía so­la en Mé­xi­co, sin fa­mi­lia, y fue bien com­pli­ca­do por­que las hor­mo­nas me hi­cie­ron una ma­la ju­ga­da. Ade­más, no te­nía la con­ten­ción de mi fa­mi­lia por­que es­ta­ban le­jos. Con la Celeste ha si­do lo opues­to, to­do es bas­tan­te más sim­ple, más lle­va­de­ro, ha si­do me­nos an­gus­tio­so. Ya ten­go más ex­pe­rien­cia, más com­pa­ñía y con­ten­ción. Y tam­bién es­toy más re­la­ja­da, más ma­du­ra.

Ha­ce po­co Mi­lla­ray fue no­mi­na­da a los Moms Award 2018 –even­to na­cio­nal que pre­mia a ma­más que se han des­ta­ca­do en di­fe­ren­tes ám­bi­tos– en la ca­te­go­ría Me Fas­ci­na Ser Ma­má. Una no­mi­na­ción que le en­can­tó y que, di­ce, la iden­ti­fi­ca com­ple­ta­men­te. “Me en­can­ta te­ner la po­si­bi­li­dad de co­no­cer ca­da día a es­tas per­so­ni­tas e ir en­can­tán­do­me con ellas. Tam­bién me fas­ci­na el amor in­fi­ni­to e in­con­di­cio­nal que uno ex­pe­ri­men­ta”.

¿Có­mo eres de ma­má? Uy, qué di­fí­cil. La ver­dad es que es una pre­gun­ta que uno se ha­ce muy se­gui­do. Me cues­tiono mu­cho qué es lo que es­toy pro­yec­tán­do­les a mis hi­jas… Pue­do de­cir que soy una ma­má cien­to por cien­to com­pro­me­ti­da con su ma­ter­ni­dad, que vi­vo por y pa­ra ellas y que son mi fe­li­ci­dad com­ple­ta. Eso es en lo que a mí me com­pe­te, lo de­más lo pue­den de­cir la Ju­li y la Ce­le en unos años más (ríe).

ma­má no. En lo que sí nos pa­re­ce­mos es en lo pe­go­tes (ríe), las dos so­mos muy de piel, de de­cir­nos que nos que­re­mos y dis­fru­tar mu­cho la vi­da puer­tas aden­tro; la vi­da fa­mi­liar pa­ra no­so­tras es más im­por­tan­te que cual­quier otra co­sa.

¿Crees que ha cam­bia­do la for­ma de ejer­cer la ma­ter­ni­dad? Sien­to que des­de que fui ma­má de la Ju­li al día de hoy ha cam­bia­do un mon­tón. Si bien hay mu­chos mo­vi­mien­tos que le han he­cho muy bien a las ma­más, tam­bién hay mu­cha más pre­sión por tra­tar de ser una ma­dre per­fec­ta, y eso es ago­ta­dor. Cuan­do al­guien me pi­de un con­se­jo, por­que no me gus­ta dar­los sin que me los pi­dan, les di­go que no es­cu­chen de­ma­sia­do. Si bien uno pue­de apren­der de la sa­bi­du­ría de otras ma­dres, tam­bién hay que sa­ber es­cu­char el ins­tin­to pro­pio. En es­tos tiem­pos hay de­ma­sia­das ma­más que creen que hay una so­la fór­mu­la de ha­cer las co­sas y te ha­cen sen­tir en fal­ta to­do el tiem­po, y eso a la lar­ga ha­ce que uno no dis­fru­te su ma­ter­ni­dad y que vi­va des­de la cul­pa. Y eso es al­go que he tra­ta­do de trans­mi­tir en mis re­des; que so­mos per­so­nas im­per­fec­tas y que no hay una so­la for­ma de ha­cer las co­sas. Ya nos te­ne­mos que en­fren­tar a un mon­tón de pre­jui­cios y de in­jus­ti­cias pa­ra que más en­ci­ma nos ten­ga­mos que ban­car jui­cios en­tre no­so­tras mis­mas... ¡es tan in­ne­ce­sa­rio! Creo que te­ne­mos que apa­ñar­nos más y aplau­dir nues­tras di­fe­ren­cias.

‘MO­DERN FA­MILY’

La re­la­ción, o me­jor di­cho, la bue­na re­la­ción que tie­ne hoy con su ex­pa­re­ja Álvaro López, y no so­lo ella, sino tam­bién Mar­ce­lo Díaz, ha­ce que le pre­gun­ten co­mún­men­te có­mo lo lo­gra­ron. “Aun­que hoy es al­go que se da de ma­ne­ra su­per­na­tu­ral, no fue al­go que sur­gió por ar­te de ma­gia, re­qui­rió de har­ta vo­lun­tad. Y tu­ve la suer­te que no so­lo yo la tu­ve, sino que to­das las par­tes, y di­ría que hoy nos te­ne­mos mu­cho ca­ri­ño, in­clu­so Mar­ce­lo con Álvaro, por eso no te­ne­mos pro­ble­mas en sa­lir to­dos o pa­sar na­vi­da­des jun­tos”.

Que tran­qui­li­dad pa­ra Ju­lie­ta… Sí, ab­so­lu­ta­men­te. Pa­ra ella es­to es lo nor­mal, in­clu­so el otro día ha­bla­mos de es­to mis­mo y le ex­pli­ca­ba que no to­dos tie­nen es­ta suer­te, pe­ro pa­ra ella es al­go tan na­tu­ral que nun­ca se lo ha­bía cues­tio­na­do. Y so­lo pue­do agra­de­cer, por­que es­to es lo que siem­pre qui­si­mos lo­grar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.